Terror Infinity V10 C1-3

A A A

Terror Infinity

Vol. 10: Capítulo 1-3.

 

Fuera de la sala de la oficina, una mujer estaba disparándoles a los zombis con una pistola. Después de matar a los zombis en frente suyo, alguien que lucía como su superior vino corriendo hacia ella. “¿¡Estás loca!? ¡Estás matando gente!”

La mujer respondió con frialdad. “¿Realmente son gente?” Luego le disparó a un zombi al lado de un hombre negro y apuntó el arma hacia este hombre.

El hombre negro se asustó e inmediatamente sacudió la cabeza. “No, no me mates. No soy uno de ellos.”

Ella le disparó a las esposas que tenían al hombre encadenado a la silla y dijo con calma. “Sólo mato monstruos.” Caminó fuera de la estación de policía.

Su superior gritó. “¿A dónde mierda vas? ¡Las cosas se nos están saliendo de las manos aquí!”

Ella respondió sin volver la cabeza. “Para el puesto de control. Las autoridades están manteniendo el orden por allí. ¡Oí que la Corporación Umbrella construyó un puesto de control militar y necesito ver si es verdad!”

Una voz la interrumpió. “¿Nos puedes llevar contigo?”

Zheng y los otros salieron de la oficina en ese momento y habían escuchado sus palabras. Él les dio un guiño a los demás y le habló.

La oficial vio a estas ocho personas extrañas y dijo. “Síganme de cerca si quieren ir. Iba a conducir un Cruiser1, con el cual llegaría allí por la tarde. Pero parece que no va a poder ser.”

Un Cruiser no sería capaz de adaptarse a nueve personas por lo que Jill tenía que conducir una Van de la policía en cambio, los que se utilizan para transportar a los criminales. Al final, los ocho de ellos terminaron en la parte trasera de la Van.

“¡Ustedes son terribles! Podría haber estado en el asiento del pasajero. ¡Es una belleza! Mira esa ropa y esos movimientos sexys. ¿Saben las probabilidades que tengo con ella? A pesar que sus pechos no son tan grandes como los de las chicas de nuestro…”

¡Pah! ¡Bang! ChengXiao rápidamente se levantó del suelo y continuó riéndose perversamente. Tenía la huella de una mano en la cara y un círculo oscuro alrededor de uno de sus ojos.

Zheng no le hizo caso y les dijo a todos. “No voy a decir mucho. Todos revisen sus armas de nuevo. Recuerden que estos zombis son sólo una mutación del virus. No tienen nada que ver con los seres espirituales. No se asusten. Reventarles la cabeza con una pistola o algo así, pero tengan cuidado de no quedar heridos. A pesar que tenemos antídotos, no estoy seguro de si funcionan en el Virus-T.”

Los otros se quitaron las mochilas. Heng transportaba en él su arco. Abrió un trozo de tela y sacó el arco. Heng se hacía cargo de él como si fuera su hijo. Luego limpió las flechas +3 con un paño.

Las armas de YinKong eran la misma daga, alambre, una docena de cuchillos para lanzar, y el escudo defensivo. Ella sacó un libro de colecciones de poemas y comenzó a leer en voz alta y sin prestar atención a lo que hacían los demás. Su expresión despreocupada había hecho que ChengXiao se le quedara mirando.

El arma corrosiva de HongLu fue destruida cuando la usó para bloquear el ataque de la Reina en la última película. Canjeó un bastón mágico infundido con proyectiles mágicos. Este bastón sólo puede ser utilizado por los usuarios con las mejoras que tengan relación con La Urdimbre2. Cada bastón podía usar 40 veces el proyectil mágico. Canjeó dos de ellos por lo que debe ser capaz de aguantar una batalla normal.

Lan llevaba una metralleta. Su ofensiva no era importante como usuaria de Fuerza Psíquica. Su valor estaba en las habilidades del Escáner Psíquico y el Enlace del Alma. Todos los demás la protegerían como prioridad.

ChengXiao llevaba el hacha en la espalda. Al igual que Heng, el hacha de guerra estaba cubierta con un trozo de tela. A pesar que se veía grande, el hacha era en realidad bastante ligera. Así que no le importaba llevarla sobre su espalda para mostrar una imagen viril como Zheng le dijo. La verdad era que se veía divertido en él.

Zheng llevaba un buen número de armas. Una Minigun, un montón de balas, un fusil francotirador, una ametralladora, una docena de granadas, y un cuchillo. Afortunadamente, el anillo de Na podía llevar todo esto.

Después de comprobar sus armas, Zheng golpeó la pequeña ventana entre el asiento del conductor y la parte posterior. Jill abrió y les dio un vistazo.

“¿Cuál es el tiempo estimado en el que vamos a alcanzar el puesto de control?”

Jill respondió mientras conducía. “Toma asiento. Todavía es temprano. Si mantenemos esta velocidad deberíamos llegar a las 19:00. Demasiados autos están bloqueando el camino, de lo contrario podría haber sido más rápido.”

Zheng miró por la ventana. Muchos vehículos dañados estaban tirados en las calles. Por suerte, las calles eran suficientemente anchas de modo que la Van podía pasar sin mucho problema. Cerró la ventanilla y dijo. “Tomen un buen descanso. Vamos a permanecer en esta película por un buen tiempo. Preserven su resistencia.”

Los demás asintieron. La mayoría de ellos cerraron los ojos. YinKong seguía leyendo sus poemas. Jiang dijo. “Lo siento. ¿Me pueden dar un arma? Si este es el mundo verdadero de Resident Evil, puede ser que entremos en peligro en cualquier momento. Incluso un arma de fuego es mejor que nada. No quiero estar impotente cuando sea atacado.”

Los otros miembros estuvieron de acuerdo sin ningún problema, por lo que Zheng sacó dos Águila del Desierto y cuatro cargadores. “Tengan cuidado con las armas de fuego. A pesar que tienen estas armas, es probable que no se separen del equipo. Ustedes son demasiado débiles después de todo, y esto es una batalla de equipos. Sólo tengan cuidado y sígannos.”

HongLu se retorció el pelo, pero no dijo nada. Mantuvo los ojos cerrados.

El tiempo pasó sin que nada ocurriera. Salieron de la estación de policía a las 9 a.m. y ahora eran las 24:00. Jill aparcó la Van en un supermercado. Esta zona era tranquila, sin peatones ni vehículos que pasaran. El supermercado sufrió saqueos. Los vidrios estaban hechos añicos en el suelo. La entrada estaba rota.

A medida que el grupo salía de la Van, Jill dijo. “Vamos a conseguir algo de comida en el supermercado. Recuerden, únicamente saquen alimento en latas o paquetes, y sólo líquidos enlatados o embotellados. No coman nada que esté expuesto. He oído que pueden causar la mutación.”

Zheng rió. “¿Por qué apretaste el gatillo en la mañana? ¿No tienes miedo de matar a gente normal si es que todavía hubiesen estado vivos?”

Jill sacudió la cabeza. “Vi a una persona aplastada por la mitad en el camino. La parte superior de su cuerpo todavía se arrastraba y luego él empezó a comer un cadáver. Fue entonces cuando me di cuenta que ya no eran seres humanos que siguen vivos. No sé qué clase de ser humano puede permanecer vivo cuando su sangre se ha solidificado.”

Siguieron a Jill en el supermercado. Este lugar parecía que fue saqueado por mucha gente. Ya no quedaban alimentos enlatados y agua. Todo lo que quedó fueron aperitivos esparcidos en paquetes, y agua embotellada.

Jill suspiró. “Vamos a tener que soportarlo. Podemos tener comida con los demás cuando lleguemos al puesto de control. ¿Alguien necesita ir al baño? No voy a parar después.”

Zheng dijo con una sonrisa. “Toma esta comida comprimida en cambio, como un gracias por haber manejado.”

Sacó dos botellas de cristal del anillo. “Come éstos. Uno tiene alimentos comprimidos y el otro tiene agua solidificada.” Entonces le entregó la comida en forma de píldora y el agua a Jill.

Ella esperó hasta que Zheng se comió su porción antes de ponerlos en su boca. De repente, se oyó el sonido de los helicópteros que volaban cerca. Los veteranos corrieron inmediatamente fuera del supermercado, dejando a Jill y a los dos novatos detrás.

Tres helicópteros pasaron justo por encima de ellos. Ellos podrían suponer que los helicópteros estaban llenos de mercenarios. ¡Esta era su esperanza para completar la película!

 

Traductor Tordmund Icestorm

Editor Lykanos

 

AnteriorÍndiceSiguiente

 

[1] Cruiser: es solo un tipo de auto.

[2] La Urdimbre (The Weave): gracias a Kikepg por la información en el volumen anterior.

Índice