Martial World-63

Capítulo 63 Salón del Arma Divina.

 

— ¿¡¿126?!?

¡Por el cielo! ¡Sólo tiene 15 años!

Después de que los más de 100 discípulos vieron la posición de Lin Ming, hubo un jadeo colectivo entre la audiencia.

¡Incluso Ling Sen, Ta Ku y Zhang Guanyu, no lograron tal anormal clasificación! Durante su primera guerra de clasificación, Ling Sen había sido clasificado 145, Ta Ku 142, y Zhang Guanyu los había destruido a ambos y pasó por los primeros 140 puestos para llegar a la posición 138, e incluso eso era un resultado muy inferior al rango de Lin Ming 126. ¡Tenía que saber que cada escalón de la clasificación era cada vez más difícil!

¡Este fue realmente un monstruoso genio!

Algunas personas todavía estaban mirando obstinadamente la Piedra de Ranking, como si no creyeran los resultados mostrados arriba.

— ¿Hay algún problema con la matriz mágica del acantilado? Sólo han sido dos y medio palos de incienso, ¡no hay manera de que podría haber alcanzado el puesto 126 º!

—Las inscripciones de la piedra de clasificación fueron dibujadas por un maestro de Xiantian de los Siete Profundos Valles, ¿cómo podría haber un problema? El resultado no estaba mal, si uno quería avanzar más allá de los 130 rankings, normalmente tendría que pasar alrededor de tres palos de incienso de tiempo. El único escenario en el que podrían haber obtenido más puntos es, si su fuerza era alta, y no se involucraron en una pelea extendida con el enemigo, sino, que los mató con sólo unos pocos movimientos … —Una persona dijo lentamente. Esta persona era instructora de Lin Ming, Hong Xi.

Escuchando las palabras de Hong Xi, la manzana de Adan de algunas personas se espasmo mientras tenían la boca abierta. La fuerza que superó al enemigo, suficiente que ni siquiera podían creer … ¿este niño tiene, incluso un poder tan grande?

¡Esto era demasiado aterrador!

Zhang Cang tenía una fea expresión facial mientras miraba a Lin Ming. ¡126! Aunque estaba lejos de su posición actual, ¡este joven era tres años más joven que él!

—Este Lin Ming, ¡no sé qué tipo de material piadoso has comido para ser tan poderoso, pero él está sólo en el pico de la Segunda Etapa de Transformación Corporal! ¿Fue realmente capaz de absorber tanto de la eficacia de la Píldora carmesí de Médula del Dragón de Oro y de la Píldora Escarlata de Serpiente Dorada, con sólo su talento medio de tercer grado?

Lin Ming miró fijamente a Zhang Cang, y una pizca de espíritu de lucha brilló en sus ojos. Con el resto del mes, ¡superar a Zhang Cang no será un problema!

—Bueno … ¡Muy bien! —susurró una voz en el oído de Lin Ming. Fue un saludo de Zhang Cang enviado por la verdadera esencia, —Usted realmente logró darme una buena sorpresa. Aunque eres sólo un talento medio de tercer grado, lograste absorber la mayor parte de la eficacia tanto de la Píldora carmesí de Médula del Dragón de Oro como de la Píldora Escarlata de Serpiente Dorada y alcanzar el rango 126. Pero eres demasiado ingenuo si piensas que, con sólo este rendimiento miserable, usted será capaz de derrotarme en el tiempo sobrante. También tenías algún tipo de habilidad para poder obtener medicamentos tan maravillosos como la Píldora carmesí de Médula del Dragón de Oro y la Píldora Escarlata de Serpiente Dorada, pero tu suerte acaba en mí. Incluso si llegas tan lejos, este tipo de crecimiento masivo que te otorgan las píldoras, solo significa que tu verdadera esencia es impura. ¿Realmente crees que puedes purificarlo en el corto tiempo que tienes? ¿Realmente crees que puedes hacerlo, muchacho? ¡Tú perderás!

Zhang Cang dijo con enojo mientras se movía hacia la Matriz de las Diez mil formaciones para Matar. No pudo recuperar la calma otra vez.

El último discípulo que había participado en la evaluación con Lin Ming fue finalmente derribado por la Matriz de las Diez mil formaciones para Matar. Aunque había estado dentro de la ilusión durante mucho tiempo, su clasificación era realmente inferior a la de Lin Ming. También había logrado superar los primeros 130 puestos, pero el suyo era sólo 129º.

La Matriz de las Diez mil formaciones para Matar, comenzó a activarse de nuevo como sus símbolos y runas se iluminaron. Entre los discípulos que se encontraban en los 12 lugares, estaba Zhang Cang. ¡La evaluación comenzaría!

Cuando el conjunto mágico empezó a brillar con luz, Zhang Cang se sentó tranquilamente sobre el altar con una apariencia tranquila, inmóvil y cada respiración uniforme y larga, como si estuviera aquí en una meditación pacífica.

Aunque la Matriz de las Diez mil formaciones para Matar era un conjunto mágico, el mundo ilusorio interior, era inseparable de la realidad. Consumir verdadera esencia o fuerza física, haría que la respiración y su ritmo cardíaco aceleraran. Incluso las lesiones causan que sus cuerpos palidecieran y dolieran por todas partes.

Con Zhang Cang tan relajado, los enemigos que estaba enfrentando en la Matriz de las Diez mil formaciones para Matar, no eran su partido actual en absoluto.

—Este compañero aprendiz es Zhang Cang, él es un maestro en rango 109. ¡Verdaderamente un feroz artista marcial!

Cuando un nuevo discípulo escuchó esto, sus ojos se llenaron de emoción y asombro; Esta fue la primera vez que había visto a un discípulo de alto rango.

—Sí, he oído que la última vez que participó en la guerra de clasificación fue hace tres meses. Debería haber hecho más progresos ahora. Incluso podría llegar a la cima 100 …

Lin Ming observó la quemadura del incienso, y pronto el segundo palo de incienso estaba llegando a su fin.

En el tiempo que tomó el quemarse estos dos palos de incienso, la Matriz de las Diez mil formaciones para Matar, ya había expulsado a varios discípulos. Uno de ellos fue uno de los nuevos discípulos del Salón de la Tierra. Su nuevo ranking fue 215, que no fue una actuación demasiado terrible para su primera guerra de clasificación.

El tercer palo de incienso comenzó a quemarse, y rápidamente se quemó a la mitad. Con esto, Zhang Cang había superado el tiempo de Lin Ming. Pero con su fuerza y su edad, era natural que pudiera persistir en el mundo de los sueños por más tiempo.

Ninguno de los presentes pensó que esto era un error, sólo si Zhang Cang fallaba aquí, sería extraordinario.

Cuando el tercer palo de incienso completamente quemado, Zhang Cang, finalmente pareció sentirse débil.

Cuando el cuarto palo de incienso empezó a arder, Zhang Cang tosió. Había sido claramente herido en la Matriz de las Diez mil formaciones para Matar, y cuando el cuarto palo de incienso estaba a medio quemar, Zhang Cang fue expulsado del altar.

¡Clasificación final, 103!

Después de que Zhang Cang saliera de la fila de la Matriz de las Diez mil formaciones para Matar, miró su nuevo ranking y frunció el ceño, como si este resultado no fuera satisfactorio. A pesar de haber superado su antiguo ranking por más de 5 posiciones, sus esperanzas originales habían sido atacar los 100 mejores rankings.

Miró a Lin Ming, y dijo con transmisión de voz:

—En la batalla decisiva de un mes a partir de ahora, te esperaré allí.

Pero Lin Ming no había prestado atención a las palabras de Zhang Can, pensaba en el arma que había elegido: la lanza.

¡Tenía que encontrar una buena lanza!

La inspección continuó durante toda la mañana. Durante la mañana, la mayoría de los artistas marciales que llegaron a ser evaluados, estaban en un nivel inferior de cultivos, Segunda Etapa y Tercera Etapa de Transformación Corporal, y sus clasificaciones estaban fuera del top 100.

Poco antes del mediodía, los discípulos más ancianos finalmente llegaron a la Matriz de las Diez mil formaciones para Matar. Estos fueron los maestros en la Cuarta Etapa de Transformación Corporal, Alteración del Músculo, y su fuerza estaba en un nivel completamente diferente al de los discípulos anteriores. Varios de ellos lograron clasificaciones en el top 50.

Muchos de los nuevos discípulos de la Profunda Casa Marcial, fueron jóvenes llenos de entusiasmo que se quedaron a observar la guerra de clasificación, pero Lin Ming en su lugar se fue temprano. Si realmente pudiera ver a estos maestros luchar en combate, entonces ciertamente se habría quedado, pero lo único que podía ver en la actualidad eran todos ellos sentados en la Matriz de las Diez mil formaciones para Matar, por lo que, no sería capaz de recoger nada de ello y por lo tanto no tenía ninguna inclinación por quedarse.

Poco antes del mediodía, Lin Ming atravesó varios callejones y calles y llegó a la tienda de armas más grande y prestigiosa de la Ciudad Fortuna Celestial, el Salón del Arma Divina.

El Salón del Arma Divina era la tienda de armas más antigua de la Ciudad Fortuna Celestial. Había sido manejado y transmitido generación tras generación de la dinastía anterior; ¡Su historia podría incluso haber sido más gloriosa que el Reino Fortuna Celestial! Hace 200 años, el Reino Fortuna Celestial había sido fundado como nación, pero el Salón del Arma Divina ya había estado allí por lo menos durante 100 años.

Lin Ming miró la Sala del Arma Divina desde una distancia. El enorme edificio de estilo pabellón, tenía nueve historias decoradas, y había soldados dispersos que daban una sensación de suprema moral. La entrada se forjó con oro dorado, finamente formado. Encima de la entrada, había una bandera de madera con personajes dignos, cepillados con gruesos trazos negros y enganchados por cadenas de plata. Con solo echar un vistazo a la entrada, parecía que había un aura impenetrable, imponente, que se precipitó hacia él. Sin duda, el hombre que escribió los caracteres, era un maestro de las artes marciales.

No había muchos invitados en la tienda, pero de los que se encontraban, más de la mitad, eran expertos en artes marciales, y varios de ellos eran potentes en el pico de forja de hueso. Esto hizo que Lin Ming secretamente se sorprendiera. Estos expertos estaban a sólo un paso del Período de Condensación del Pulso, por supuesto, queriendo dar ese paso adelante y alcanzar ese reino era un paso incomparablemente difícil.

Antes de que Lin Ming abandonara la Profunda Casa Marcial, se había puesto el uniforme único de su escuela. Así que, aunque su edad era joven todavía, logró atraer la atención del vendedor. Él era solamente un discípulo de la Séptima Profunda Casa Marcial, pero su estado era todavía muy alto.

—Joven héroe, ¿qué tipo de arma te gustaría comprar?

— ¡Lanza! —Lin Ming respondió.

— ¿Oh? —preguntó el vendedor, ligeramente aturdido.

No había mucha gente que viniera a comprar lanzas. Incluso si lo hicieran, normalmente sería un hombre alto y corpulento. El 99% de los jóvenes y estudiantes que vinieron aquí, venían a mirar sus espadas. No había pensado que tan pronto, este joven de 15 o 16 años entrara, abriera su boca y pediría comprar una lanza.

(Celty: Y como si no tuviera plata el maldito)

 Traductora: Celty Strulson

 Editora: Aucifer Sakuya

Anterior– InicioSiguiente

Índice