Maou-sama no machi-zukuri! Capítulo 4: la amenaza que no debería estar ahí

“Kuina, nuestras balas son limitadas, así que conserva todo lo que puedas.”

“Muy bien, Rorono-chan”

Después de salir de la primera habitación, Kuina encabezó el primer pelotón hacia adelante.

La segunda habitación era un complicado laberinto, pero gracias a los Altos Elfos, nunca se perdieron.

Aumentando sus sentidos con el viento, los Altos Elfos podían comprender la estructura de su entorno. Por supuesto, explorar tanto como unos cuantos kilómetros como Elfo Antiguo es demasiado para ellos. Dicho esto, la exploración de varios cientos de metros fue fácilmente manejable.

“Kuina-sama, hay un enemigo tendido en una emboscada en la esquina de delante.”

“Te pesco.”

Kuina, con una bola de fuego en su mano, corrió hacia la esquina. Tan pronto como tomó el turno, soltó la bola de fuego, lo que resultó en el slime -que era resistente a los ataques físicos pero era débil al fuego- que se suponía que hacía la emboscada violentamente estallando en llamas.

“Vamos a prisa.”

Kuina lo dijo a todos en el primer pelotón. Su fuerza inspiró confianza y que a su vez llevó a un aumento de la moral.

“Kuina-sama, hay un monstruo volador patrullando allí.”

“¿Puedes derribarlo?”

“Está dentro de nuestra gama”.

“Entonces te lo dejo a ti.”

“¡Sí!”

El Alto Elfo preparó el rifle anti-material que colgaba de su espalda. A diferencia del de Elfo Antiguo, su arma no fue personalizado. Dado que los Altos Elfos no podían realizar plenamente un barril hecho de viento y también eran incapaces de negar un nuevo retroceso, un rifle personalizado como Elfo Antiguo en realidad conduciría a una disminución en el rendimiento en lugar de mejorarlo.

Dicho esto, un rifle anti-material no modificado era lo suficientemente poderoso para disparar a través de vehículos blindados y lo suficientemente preciso como para disparar a largas distancias incluso sin la ayuda de la magia.

Y así, el Alto Elfo cuidadosamente apuntó su rifle y derribó al demonio patrullando en el cielo. Estaba a más de 500 metros de distancia, pero esa distancia les era trivial.

“Kuina, debes comer esto.”

Rorono el Anciano Enano lanzó una manzana a Kuina.

“¿Es una manzana de Elf-chan?”

“Mhm. Es del primer manzano.

“¡Gracias!”

Kuina comió la deliciosa manzana y, al hacerlo, la fuerza de su cuerpo brotó. Sentía que su fatiga había desaparecido y que su recuperación de poder mágico se había acelerado. Estos fueron algunos de los efectos de las manzanas cultivadas por Elfo Antiguo. Aumenta los poderes curativos naturales junto con su tasa mágica de recuperación de energía; elimina algunas condiciones anormales que uno siente; y otorga resistencias variadas pero temporales.

“Rorono-chan, come algunos también”

“Si gracias”

Kuina lanzó la manzana a Rorono.

Al cogerlo, Rorono lo mordió y luego colocó una mano en la pared. Al hacerlo, un grito se oyó varios metros más adelante.

La fuente del grito fue el monstruo enemigo que fue atravesado por las lanzas que Rorono creció fuera de la pared de barro.

Al igual que los Altos Elfos aumentando sus sentidos con el viento, Rorono fue capaz de armonizarse con la tierra. Además de conocer las ubicaciones de los monstruos enemigos, también podía detectar las trampas que habían sido colocadas de antemano.

“Buen trabajo, Rorono-chan”

“Igualmente, Kuina”

Las dos se felicitaron mutuamente.

Las chicas estaban usando magia principalmente debido al hecho de que los enemigos eran tan débiles, las armas eran innecesarias. Pero incluso con eso, gracias a que las chicas eran monstruos de rango S con cantidades tan grandes de poder mágico así como manzanas de Elfo Antiguo, las chicas estaban recuperando poder mágico antes de que pudieran quedarse sin él.

Ronove, por el contrario, estaba traumatizado con el genocidio de al principio y estaba enviando tan pocos monstruos entre intervalos amplios. El resultado fue que las chicas no estaban cansadas en absoluto y estaban bastante complacidas por ser servidas con puntos de experiencia en conjuntos como cursos en una comida.

“Aun así, aunque sólo es una fruta, tiene efectos tan sorprendentes.”

“Estoy de acuerdo. Es tan efectivo como las pociones de las leyendas. Como un [Alquimista], estoy envidiosa.”

“Si tiene tales efectos, ¿no sería mejor tener aún más como él?”

“Tal vez, pero dudo que sea probable sin embargo. Puede que no siempre sea obvio, pero Elfo es la cabeza sobre los talones de maestro. Así que cuando incluso el maestro trata al primer árbol como especial, debido a los recuerdos que todos compartimos bajo ella, ella se esfuerza por darle más cuidado que a los otros árboles. Incluso llega a rociarla todos los días con el [Agua de la Vida] ​​que hizo, que fue infundida con cantidades estúpidas de su poder mágico. Su cuidado lo había cambiado tanto que siento que es más apropiado llamarlo Árbol del Mundo que un manzano.”

“Como alguien que bebe la mezcla de Elf-chan de jugo de alto rango cada día, y como alguien que sabe el trabajo que pone en las manzanas, estoy de acuerdo. ¿Qué crees que pasará si ese árbol es derribado?”

“Alguien probablemente será asesinado. Cuando está seriamente enojada, es, después de todo, la más espantosa entre nosotros.” (Lalo: me spoilearon eso, es un demonio tan pero tan malvado que me enamoró)

Conversaban como si exploraran la mazmorra, pero ni una sola vez bajaron la guardia. Aún tenían bastantes balas y poder mágico, por no mencionar que nadie en su pelotón estaba de alguna manera herido.

Y así, en una velocidad que ni siquiera Procell hubiera podido predecir, llegaron a la última sala de la mazmorra.

La última habitación de la mazmorra de [Viscosidad] era idéntica a la primera: un lago subterráneo en el centro de una cueva expansiva.

No parecía haber ningún tipo de trampas en particular. Y si el pelotón se veía obligado a comentar, dirían que había más monstruos rango B aquí que en la primera habitación.

“Por fin, ya no tenemos que conservar nuestra munición.”

“Esta debería ser la última sala, así que vamos a agitar tanto como podamos.”

Kuina manejaba la Curtana EDS-03 -una escopeta modificada por Rorono- mientras que Rorono estaba equipada con un MK417-un rifle de asalto similar al poderoso MK416 pero estaba hecho para poder disparar balas de 7,62 mm.

“Así que al final, ¿no pudiste terminar tu propia arma, Rorono-chan?”

“Lo he terminado y realmente lo traje, pero mi arma no es un arma.”(Lalo: ya la vi, está hermosa)

“¿Está dentro de esa bolsa que llevas en la espalda?”

“Mhm, lo usaré si alguna vez nos enfrentamos a un enemigo fuerte.”

Rorono hizo una cara algo presumida. Era consciente de que su propia fuerza de lucha palideció en comparación con la de Kuina y la de Elfos Antiguos. Así, para salvar esa diferencia, ella sabía que tenía que desarrollar una nueva arma.

Había hecho innumerables prototipos, pero ninguno de ellos la satisfacía. Sin embargo, con sus poderes recién despertados cuando se convirtió en un [Monstruo del Pacto], su desarrollo de armas mostró un gran progreso y, por último, la exclusiva arma de Rorono fue completada.

En su opinión, si todos fueran a demostrar a fondo sus habilidades, ella debería ser capaz de superar a Kuina y Elfo Antiguo. (Lalo: esa es mi niña)

Además, se había unido a su arma. Era, después de todo, un arma fabricada con un poder especial que obtuvo después de haber sido influenciada por los poderes propios de Procell. Para ella, en cierto sentido, era hija de Procell y suya.

“Pero no parece que puedas probarlo hoy.”

“Estoy de acuerdo; el Señor Demonio aquí es débil.”

No habían encontrado nada que les diera verdadera resistencia.

Y para Kuina, no parecía probable que un monstruo que pudiera representar una amenaza para ellos- monstruos rango S- aparecer en cualquier momento pronto. Ya estaban en la última habitación y, sin embargo, todavía estaban dominando a sus enemigos en la batalla.

Muy pronto, la entrada a la sala de cristal estaría a la vista.

Fue cuando Kuina pensó todo esto que un Alto Elfo gritó algo.

“¡Kuina-sama, algo grande, fuerte y rápido viene de arriba!”

Kuina, actuando de acuerdo con la advertencia del Alto Elfo, inmediatamente hizo un retroceso.

En el momento que siguió, un sonido trueno fue oído mientras el suelo fue arrancado, signos de que algo que viajaba a una velocidad más rápida que la velocidad del sonido descendía desde arriba.

Sin siquiera confirmar lo que era algo, Kuina inmediatamente disparó el gatillo de su escopeta. Al cargar el Curtana EDS-03 con poder mágico, sus balas se aceleraron al doble de la velocidad y por lo tanto fue más destructivo.

Golpeó directamente al enemigo y, sin embargo, el disparo quedó rechazado.

En eso, Kuina se mordió el labio.

“¿Incluso Curtana no puede perforarlo?” (Lalo: esto ya se puso feo)

Eso no era normal. Si, por casualidad, Kuina recibiera ese disparo, la ronda seguramente atravesaría su cuerpo. Lo que esto significaba era que las capacidades defensivas del enemigo superaban las suyas.

Claro, su defensa no era nada espectacular, pero todavía era comparable a la defensa de un rango A superior. Así que si el enemigo podía defenderse de su ataque…

“¿Podría tener fuerza comparable a un rango A superior o incluso un rango S normal?”

No hubo respuesta, pero el humo se aclaró. Lo que reveló fue una estructura de piedra con alas masivas. Era un monstruo popularmente conocido como una gárgola. Su cuerpo tenía un resplandor metálico de orichalcum, como en el arma que amaba.

Era un monstruo tan fuerte que [Viscosidad] obviamente no podría haberlo creado.

Como pensaba Kuina, la gárgola de orihalcum rugió.

Uno, dos… Diez sombras en total descienden entonces desde arriba. Todos demostraron ser también gárgolas, pero en vez de estar hechos de orichalcum, sus cuerpos eran de adamantite.

Puede que no se sientan tan poderosos como la primera gárgola, pero todavía eran comparables a un monstruo ordinario.

“Rorono-chan, esto no parece tan bueno.”

Sabía por instinto que no era compatible con sus enemigos. Los enemigos eran muy resistentes a sus llamas y como podían volar, podían superarla. Y entonces, su escopeta que era su última opción aquí, había demostrado ser ineficaz.

Además, necesitaba combatir a esos enemigos al mismo tiempo que protegía a sus aliados que no tenían ninguna posibilidad, a excepción de Rorono, por supuesto.

Y sin embargo, a pesar de todo esto, Kuina hervía de alegría. Había pasado un tiempo desde su última pelea en serio y era capaz de probar su verdadera valentía.

“Kuina, pareces estar disfrutando.”

“Oh, ¿lo has notado?”

“Mhm, por supuesto. Pareces alguien que ha encontrado un juguete nuevo, después de todo.”

“Bueno, ha pasado un tiempo desde que esperaba una pelea.”

“… Lo siento, pero hoy es mi turno.”

Rorono cogió la bolsa que llevaba en la espalda. En ella estaba su arma secreta y ella no podía resistirse a probar su nuevo arsenal aquí. ¿Dónde más podría su arma secreta demostrar su verdadera fuerza pero contra un poderoso enemigo?

“Mhm-kay, es un concurso, ROoono-chan!”

Y así, la lucha entre los monstruos de rango S y los monstruos de rango A bien entrenados -una batalla normalmente imposible de presenciar en una Guerra de compañeros nuevos Señores Demonios- había comenzado.

(Lalo: solo se los digo, esa arma de Rorono es, bueno, tan destructiva como yo con hambre, enojado y viendo como quebran mi computadora, es decir, muerte instantánea)

Traductor y editor: Lalo

Anterior Indice / Siguiente

Índice