Maou-sama no machi-zukuri! Prólogo: El Comienzo de la guerra

 

La guerra finalmente había comenzado.

Debo ganar, de ahora en adelante podré ser capaz de hacer medallas originales de los Señores Demonio derrotados permanentemente. Sin mencionar, después de esto, yo sería capaz de concentrar toda mi atención en el desarrollo de mi ciudad y mazmorra.

Sin embargo, si pierdo, mi mazmorra… mi ciudad de Avalon se iría junto con mis monstruos importantes.

Gracias a la bondad del Creador, podríamos reconstruir nuestra mazmorra después de un año, pero eso no se podría decir lo mismo de los monstruos, ellos se habrían ido para siempre.

Incluso si pudiera hacer otras, ya no serían Kuina y los demás. Sería otra persona por completo distinta.

Nos preparábamos para la guerra hasta este momento.

Mis monstruos ya estaban listos y desplegados, cada uno con su arma en la mano.

Y entonces, el sol se alzó. En ese momento, todo mi cuerpo estaba envuelto con poder mágico. Era una indicación de que me estaban trasladando. Entonces pensé que el Creador debería ser el único capaz de lograr tal proeza.

Después de eso, mi conciencia se desvaneció.

Cuando llegué, mi entorno era todo blanco.

Cuando miré a mi alrededor, vi la ciudad de Avalon a mi espalda y tres mazmorras al frente mío.

A partir de la izquierda, estas mazmorras parecían:
-una fortaleza elegante
-Una torre con una atmósfera sospechosa alrededor
– una cueva de piedra caliza que olía a agua salada.

Estaba seguro de que estas mazmorras pertenecían a los tres señores demonios con los que estaba en guerra.

Si las reglas de la última guerra se aplicaban a ésta, este espacio blanco debía servir como nuestro punto de encuentro contra la mazmorra del enemigo. Sin embargo, bajo la misma suposición, cualquier acción dentro de este espacio en blanco destinado a lastimar u obstaculizar a la otra parte sería prohibido.

“¿Son ellos?”

Después de varios segundos, tres Señores Demonio de la misma generación que yo fueron transferidos.

Un hombre de aspecto caballeroso con una chaqueta sólo usada por los humanos, Señor Demonio [Acero] Zagan.

Un hombre grande poco atractivo que parecía una rana bípeda, Señor Demonio [Viscosidad] Ronove.

Un hombre de aspecto diabólico con los cuernos y las alas de un demonio, Señor Demonio [Maldad] Morax.

Representándolos, Zagan caminó hacia mí y habló.

“Estaba cansado de esperar este día. Caerás en la desesperación sabiendo que has perdido todo lo que tienes, y te arrepentirás de rechazar mi oferta.”

Zagan parecía que estaba bajo la suposición de que ganaría.

Era comprensible, ya que de su lado eran los 3 de este 3 vs 1.

Además de eso, estaba el límite de tiempo de 24 horas para esta guerra. Después de que ese límite de tiempo haya pasado, el lado con la mayoría de los cristales ganaría.

A menos que pueda pasar su defensa y romper su cristal, ellos ganarían.

No ayudó que tuviera que extender mi ya pequeña fuerza de combate abrumadora en ofensiva y defensa contra enemigos que estaban fortificando su propia defensa.

Además, en el momento en que ataque y avance habrá menos tropas para defender, los Señores Demonio cuyas mazmorras no ataqué me atacarían también.

Por esa razón, había decidido atacar dos mazmorras a la vez con una increíble velocidad. Separar más a mis tropas podría parecer un plan estúpido, pero atacar con mis mejores tropas haría que funcione. También estaba el punto de que atacando dos mazmorras, sus acciones ofensivas se aligerarían.

Era una táctica que podía hacer precisamente porque tenía tres monstruos de rango S.

“¿Por qué me arrepentiría de algo? Después de todo, para el final de esta guerra, aparte de cumplir mi cuota de guerra, puedo ganar tres medallas originales. No puedo parar de sonreír, después de todo.”

He actuado intencionalmente presumido en lo que dije.

“Tsk, bonito farol. No hay forma de que los tres perdamos. Sabemos de tus tácticas y puntos débiles. ¡Eres un tonto para demostrar tu poder en tu exposición!”

Con eso, estaba convencido. Convencido de que aunque actuaba como alguien inteligente, no era más que un idiota.

“Oh, eso es más impresionante. Pero entonces, ¿no eres el tonto por decir abiertamente que sabes sobre los puntos débiles de tu oponente y tienes medidas contra ellos?”

Con lo que dije, Zagan ardió en rojo.

Él era un tonto, sí, pero yo estaba seriamente superado en número y eso me preocupaba así que pensé que sería bueno si pudiera desestabilizarlo, incluso por un poco, pero no me imagine que tendría tanto efecto en él.

Aun así, él anunciaba orgullosamente que tenía contramedidas planeadas, me pregunté, ¿si él no se detendría y pensaría, ni siquiera por un segundo, que yo había tomado eso en consideración y tenía medidas para contrarrestar sus propias contramedidas como era natural?

<< Niños del Planeta, debemos conmemorar esta [Guerra] porque este es el primero de muchos a seguir para los participantes. Los participantes de esta lucha serán [Creación] y el grupo de [Acero], [Viscosidad] y [Mal]. Durante mucho tiempo, había visto muchas guerras, pero esta es la primera vez que presento a tres contra uno como su primera guerra. Fufufu. Interesante, estoy deseando que llegue. Ahora, la guerra comenzará dentro de una hora. Puedes hacer cualquier preparación final que tengas en mente.>>

Escuché la voz del Creador en mi mente informándome que la guerra comenzará en una hora.

Como había adivinado, las reglas eran en su mayoría las mismas que la última vez.

Mis tres oponentes se apresuraron a retirarse a sus respectivos calabozos. La vida de un Señor Demonio era importante porque morir equivaldría obviamente a que perdieran. Por lo tanto, retirarse a su propia mazmorra sería la apuesta más segura. Si tuviera los números, también querría hacer eso. Sin embargo, siendo tan superado en número como yo, holgazanear era algo que no podía permitirme hacer.

Nosotros, los Señores Demonio, nos fortalecemos al recibir algo de fuerza de nuestros [Monstruos del Pacto]. Yo, que había dado nombres a dos de rango S, Kuina, el Zorro Celestial y Rorono, el Enano Anciano, era tan fuerte como cualquier otro monstruo de rango S y también era capaz de usar una fracción de los poderes de las chicas.

Además, los Señores Demonio tenía la capacidad de usar [Almacenamiento]. Esta habilidad me permitió almacenar hasta 10 monstruos en una dimensión diferente y llevar a esos monstruos donde quiera que fuera. Con esto, podría hacer un truco como liberar mis monstruos lentos pero poderosos en medio de la fortaleza enemiga.

Así que por esas razones, yo iba a salir a conquistar la mazmorra de mi enemigo en lugar de estar a salvo dentro de la mía.

Dicho esto, tuve que regresar a mi sala de cristal por el momento.

Todavía había muchas cosas importantes que necesitaba hacer.

Hice uso de mi privilegio como Señor Demonio de la mazmorra y me trasladé a la sala de cristal. Cuando llegué, Stolas estaba ocupada observando los acontecimientos dentro de la mazmorra a través de la pantalla proyectada por el cristal.

“Así que comenzará pronto, ¿eh? ¿Has venido a hacer algunos preparativos finales?

Ella era mi última línea de defensa y, como tal, ella estaba de guardia en la sala de cristal.

Si llegara al punto de que incluso esta habitación fuera a ser atacada, habíamos acordado que lucharía por defender mi cristal.

No era más que una sola persona, pero con su capacidad, valía como un ejército.

“Si, algo así. Después de todo, tengo que proteger la ciudad por la que trabajamos tan duro.”

El primer piso de mi mazmorra contenía mi ciudad, mientras que el suelo debajo de ella servía como mazmorra propiamente diseñada para aniquilar a todos y cada uno de los intrusos.

Si se dejó como estaba, la ciudad que trabajamos tan duro para construir y desarrollar sería destruida.

“[Compondré]”

Recité las palabras de poder y saqué un libro.

Y luego, utilizando [Intercambio de piso], intercambié el piso de la ciudad y la mazmorra propiamente dicha.

Además, cambié la apariencia exterior de la mazmorra en la más barata y más estándar: una cueva.

De ser una ciudad llena de vegetación exuberante, mi mazmorra dentro del espacio en blanco se convirtió en una cueva poco impresionante.

Y así, la ciudad estaba protegida. Eso era, por supuesto, a menos que el enemigo de alguna manera hubiera conseguido pasar el calabozo propiamente dicho.

“Los humanos verdaderamente desaparecieron, ¿eh?”

“¿Lo sé, cierto? Lo he oído antes, pero todavía estoy sorprendido.”

Como se nos explicó de antemano, los seres humanos, los animales que crían, e incluso las criaturas salvajes en la ciudad habían desaparecido.

Cuando las mazmorras participantes estaban conectadas al comienzo de una guerra, todas las criaturas excepto los Señores Demonio y monstruos dentro de las mazmorras fueron transferidas a un lugar donde el tiempo fue detenido.

Por otra parte, el tiempo en este espacio blanco fluyó mucho más rápido que lo hacía normalmente en el mundo. Incluso si hubiera pasado un día aquí, ni siquiera diez segundos habrían pasado en el mundo normal. Los humanos ni siquiera sabrían que había una guerra.

Yo que dirigía una ciudad encontramos este conjunto extremadamente oportuno.

El intercambio de piso estaba completo así que el siguiente era movilizar las unidades para la conquista de la mazmorra.

Debería mover mis tropas atacantes fuera de la mazmorra antes del comienzo real de la guerra, a menos que quisiera que los monstruos enemigos atascaran la entrada de mi mazmorra y bloquearan efectivamente a mis tropas de salir. Pero entonces, si mis tropas salían demasiado pronto, mis enemigos se darían cuenta de mis planes.

Para llegar a un acuerdo, había decidido situar a mis tropas muy cerca de la entrada donde podían salir tan pronto como comenzara la lucha.

“Pero es frustrante no poder colocar una matriz de transferencia en ese espacio en blanco, ¿no?”

“¿Es eso así? Gracias por decirme.”

Incluso con la ayuda de un monstruo que podría usar [Transferir], la transferencia fuera de su propia mazmorra sólo se podía hacer saltando de una matriz de transferencia a otra.

Yo estaba pensando que si había una matriz en algún lugar en el espacio en blanco, podría enviar libremente algunos de mis monstruos para realizar una maniobra de pinza en los enemigos atacantes.

“Pero entonces, sólo puedo hacer una matriz, siempre y cuando esté dentro de la mazmorra del enemigo.”

El monstruo cuervo que el Señor Demonio [Tiempo] me había proporcionado podía usar [Transferir] así que iba a traerlo conmigo.

Ya había preparado una matriz en mi mazmorra y tan pronto como rompa el cristal de un enemigo, me transferiría de vuelta.

“Y eso concluye mis últimos preparativos. Terminé, Stolas.”

“Buena suerte. Veré su defensa de mazmorra desde aquí y analizaré cuidadosamente cada una de tus tácticas.”

Dijo Stolas mientras hacía una sonrisa maliciosa.

Estaba dudando pero era lo menos que podía hacer por ella.

“Sí, claro, pero ten en cuenta que mi calabozo habrá cambiado una gran cantidad la próxima vez, así que realmente no hay punto de conocer mi calabozo como lo es actualmente.”

Ella sonrió y por un momento, pensé que ella estaba asombrada.

Y ahora, me transfiero afuera.

Editor: Lalo

Traductor: AltairMaster

AnteriorIndice / Siguiente

Índice