The Dark King – Capítulo 3: Un nuevo comienzo

The Dark King – Capítulo 3: Un nuevo comienzo

“¿Un médico?” De pronto, una joven vestida de bata gris preguntó a Dudian: “Chico, soy un médico. ¿Estás dispuesto a ser mi hijo?”

Dudian le prestó atención a esta joven una vez que la vio tomar la iniciativa de hablar. Originalmente, mantuvo una actitud aventurera rechazando al jardinero. Los otros adultos tenían miedo de ofender al jardinero de la familia Mel, así que no se atrevieron a elegir Durian. La identidad de esta doctora parecía tener algún peso.

Lo que Dudian no sabía era que tan raros eran los médicos en este mundo. Aunque todavía era una ocupación civil, era una muy rara.

En una manera de hablar, podría clasificarse como una ocupación mayor. Con el jardinero de las familias Mel presente, aquellos con ocupaciones civiles básicas no se atreverían a elegir a este niño, pero si lo comparas con un médico, un simple jardinero sólo estaba al nivel de los trabajos civiles ordinarios, parecido a los trabajos menores como un sastre.

Dudian tenía una buena impresión de esta joven. Sus mejillas estaban enmarcadas por unas líneas suaves. En su rostro aparecieron hoyuelos superficiales mientras sonreía vívidamente. La forma en que miraba a Dudian era como si una madre estuviera mirando a su propio hijo. Su frío corazón empezó a derretirse bajo su suave mirada mientras asentía. “Estoy dispuesto.”

La cara del jardinero de mediana edad se volvió desagradable, pero al mirar a la joven se detuvo y no dijo nada. En secreto, él sentía lástima por Dudian. Después de todo, Dudian era muy joven y tenía futuro prometedor. Los médicos eran buenos, pero no todos los niños de un médico tenían la capacidad de aprender el oficio de sus padres. La ocupación en sí tenía una barrera de entrada muy difícil y requería mucha dedicación y energía. Si Dudian no pudiera tener éxito, sería abandonado como un don nadie.

La jardinería, por otra parte, era diferente. Podrías empezar siempre y cuando tuvieras una buena memoria. Como jardinero de la familia Mel, Dudian viviría lejos de los barrios pobres. En el futuro, sería capaz de heredar el lugar del jardinero. El trabajar para la familia Mel y quedarse en su casa es el sueño de la mayoría de los plebeyos.

“¡Ah, qué desafortunado, qué desgraciado!”

El jardinero de mediana edad sacudió la cabeza.

Las expresiones de los niños se empezaron a volvieron feas cuando vieron que la doctora había escogido a Dudian. Barton y los otros niños deformes estaban mucho mejor, aunque un poco celosos. Sin embargo, Dudian les había robado una valiosa oportunidad, haciendo que el resto de los niños le mantuvieran cierto resentimiento y envidia en sus corazones.

Dudian tenía una sonrisa auspiciosa en la cara. Era uno de los pocos en el orfanato había logrado atrapar los ojos de la doctora. Por un lado, su actitud tranquila y el aspecto de su limpia piel habían causado que la gente se sintiera más cómoda a su alrededor.

La Tía Dai se acercó hacia la joven médico y le dijo: ”Dudian siempre ha tenido un buen comportamiento. Esperamos que usted tome un bueno cuidado de él y les deseamos que ustedes dos tengan una vida feliz.”

“Lo haré”, dijo la joven mientras sonreía. “Esto llena mi corazón de alegría.”

Tía Dai instruyó a la mujer a su lado. “Mina, llévalos para que soliciten los procedimientos de registro de la casa.”

La mujer llamada “Mina” saludó a Dudian y a la joven con una sonrisa. “Vengan conmigo por favor.”

“¡Ve Dean!”

“¡Dean, no nos olvides!”

“¡Recuerda volver a vernos!”

Barton y el resto de los niños deformes gritaron a regañadientes.

“Estaré de vuelta, pero no se desanimen”, dijo Dudian mientras recordaba cómo había sido atendido por ellos durante los últimos tres meses. “Tal vez todos ya hayan sido adoptados para cuando regrese.”

Aunque sabían en sus corazones cuáles iban a ser los resultados, siguieron riéndose.

Cuando se disponía a marcharse, Dudian oyó repentinamente la voz del jardinero de mediana edad. “Yo te elegiré.” Dudian no pudo evitar mirar, sólo para verlo señalando a Lisa. Sonriendo le dijo. “Chica, tienes una mente muy brillante. ¿Qué hay de ser mi hija?”

Lisa lo miró con una mirada de incredulidad pintada en su rostro.

Miró a su alrededor observando a los niños que la rodeaban.

Después de una mirada, Dudian retiró su mirada de Lisa y se enfrentó a la tía Mina. Se fue con Mina y su futura madre poco después.

Él y los otros niños del orfanato pronto vivirán en sus propios hogares respectivos. Tal vez nunca volverían a encontrarse.

Los procedimientos para el registro de los hogares en el orfanato fueron muy oportunos.

Primero, verificaban la identidad del padre/madre adoptivo. En segundo lugar, verificaban la ocupación del adoptante para probar su capacidad de apoyar al niño.

El propósito de estas verificaciones era determinar si el padre adoptivo cumplía con los requisitos establecidos por la ley.

Si no trabajaba o si su salario era demasiado bajo, no cumpliría con las especificaciones para la adopción.

En tercer lugar, habría que firmar un contrato para confirmar la relación de adopción.

Por último, y por supuesto lo más importante, ¡el dinero tiene que cambiar de manos!

En este mundo, las adopciones en un orfanato eran su principal fuente de ingresos. En el pasado, los procedimientos de registro estarían terminados con la firma del contrato. No había dinero. Pero en este nuevo día y época, era diferente. La adopción era lo mismo que vender un “producto”. La única diferencia es que ahora era legal para los orfanatos “vender” a los niños.

Dudian nunca había visto el dinero del nuevo mundo. Cuando su “madre” sacó una gruesa pila de notas verdes, la única diferencia notable que pudo discernir fue la imagen de la pared gigante de Silvia impresa arriba. Parece como si la ciudad de Silvia estuviera cubierta por este muro gigante.

Mientras Dudian miraba a su “madre” entregando la pila de billetes a la tía Mina, las cosas se hicieron claras. ¿Por qué más los niños serían aceptados tan fácilmente en el orfanato? El orfanato proporcionó desinteresadamente comida y refugio para los niños, sabiendo que serían adoptados en pocos meses y traerían una gran suma de dinero.

Dudian suspiró. Sentía como si finalmente entendiera la diferencia entre la nueva era y la vieja: La supervivencia del más apto. O se adaptan a este mundo o serán aplastados por él.

Una vez que el procedimiento de pago y firma del contrato fue finalizado y guardado, la joven médica se inclinó para acariciarle el cabello a Dudian.

Mientras miraba a sus pálidos ojos marrones, sabía que esta mujer sería la única persona en la que podría confiar en el futuro. Se quedó en silencio un momento antes de decir: “¿Puedo llamarte tía Ju?”

Jura estaba un poco confundida.

Mina habló al oír las palabras de Dudian. “No doble las reglas. Ella es tu madre ahora y debes ser bueno con ella. No decepciones la reputación de nuestro orfanato.”

Jura sonrió mientras acariciaba el pelo de Dudian de una manera suave. “Puedes llamarme tía Ju hasta que puedas acostumbrarte.”

Un trance de calor fluyó hacia el rostro de Dudian mientras le decía suavemente: “Gracias.”

Estaba agradecido por su gentil temperamento, porque él sabía que una vez adoptado, su vida y su muerte estarían en manos de sus padres adoptivos. ¡Ya había oído de los otros niños que en este mundo era legal incluso si los padres decidieran matar a su hijo!

Jura sonrió. “Vamos a regresar y llevarte a tu nuevo hogar.

La casa de Jura en el barrio…

Todos los habitantes de este barrio tenían trabajos ordinarios, pero el ambiente aquí era totalmente diferente de los barrios pobres a los que estaba acostumbrado. Aquí el aire era mucho más fresco y ya no podía sentir el olor podrido de los barrios pobres.

Incluso en esta enorme zona residencial, las condiciones de vida de Jura pertenecían al estilo de vida más exclusivo. El precio de la tierra aquí era dos veces más alto que los suburbios debido a la distancia de los barrios pobres en el norte y la cercanía a la zona comercial en el sur.

Cualquiera que viviera en el área comercial o militar era uno con una gran cantidad de riqueza o influencia. El costo de una vivienda en estas áreas equivalía a una cifra astronómica que la mayoría de la gente no podría ganar en toda su vida.

Cada área tenía una alta pared como barrera. Las puertas que dividían a Silva sólo se abrían una vez al día. Las puertas de la zona residencial en el sur no se enfrentaban a las puertas de los barrios pobres del norte.

Esto significaba que las personas en la zona residencial eran libres de ir a los barrios pobres, la gente de negocios era libre de ir a la zona residencial, pero los residentes de los barrios pobres no podían. El estatus de los habitantes de los barrios pobres no estaba lo suficientemente cerca para que pudieran acceder a las áreas de una escala superior.

Traductor: Lalocura311

Editor: Lalo

Anterior                                                         Índice                                                Siguiente

 

Índice