Maou-sama no machi-zukuri! Capítulo 17: La otra cara de Avalon

Con mi ataque preventivo el comerciante vaciló.

“Oh mi. Fusilado antes de que tuviera la oportunidad. Por ahora, ¿podrías al menos escuchar mi propuesta por favor? Si yo vendiera las espadas que haces en esta ciudad en Eclaba podría venderlas hasta cuatro veces el precio que estás vendiendo ahora. Eso es si me dejas comprarlas a granel, incluso a tres veces el precio. Creo que es un comercio justo con los dos aprovechando.”

“No puedo aprobar este trato. Por razones que no voy a discutir, mi propósito es reunir a mucha gente aquí, en esta ciudad, aunque deba hacerlo solo. Por lo tanto no puedo venderle las espadas que utilizo para animar a la gente a pasar por aquí.”

Si sentía que necesitaba dinero, podía hacer todo lo que fuera necesario. Lo que era importante para mí eran los propios humanos.

“Hmm, eso es sorprendente. Debería ser más fácil para usted sólo vender a mí a granel y sin embargo… De todos modos, ¿qué hay de venderme el proceso para crear sus espadas? Si lo hace, estoy dispuesto a incluso darle una moneda de oro por cada espada vendida. Así tus ingresos crecerán en cien, no, mil veces.”

Su forma de pensar era verdaderamente la de un comerciante. Si yo estuviera de acuerdo con lo que él proponía, Avalon ganaría dinero aunque permaneciera ocioso y no produjera nada.

“Me estoy repitiendo, pero no tengo la intención de vender los productos de esta ciudad en otros lugares. Ninguna cantidad de dinero puede cambiar eso.”

“¿Tu propósito significa más para ti que el dinero?”

“Reunir a mucha gente aquí y hacer que la ciudad se desarrolle es todo. Cualquier otra cosa no significa nada para mí.”

El mercader me miró a la cara y soltó un suspiro.

“Ya veo. No puedo moverte, ni siquiera una pulgada. Parece que estás siendo sincero y no es sólo farol.”

Asentí en silencio.

“Parecería que estamos en un callejón sin salida. Bueno, permítame agregar una propuesta adicional: Me gustaría mucho que pudiera abrir una tienda de mi empresa de Curtrude en su ciudad.”

En cuanto a la ciudad no podía proponer nada mejor que eso, Avalon carecía de muchas cosas. En este momento la única comida que se vendía en Avalon eran el pan, la manzana y la carne seca. A pesar de que podían ser baratos, los seres humanos todavía querían más variedad.

Después de mucho tiempo de vida aquí, también querrían algo de ropa y calzado, mientras estoy en ello creo que también debería abrir una tienda que está abierta por la noche para servir una variedad de cocinas. En realidad, ya había aventureros y pequeños vendedores ambulantes que traían sus propios productos para vender.

No teníamos suficiente mano de obra por lo que era problemático para cada vez que se abastecían de los artículos que se podían comprar de Eclaba. Pero una vez que Avalon tuviera una tienda de una gran firma, entonces tendríamos un suministro constante de los artículos esenciales.

Lo más importante, sería liberado de preocuparme por esos productos y luego ser capaz de centrame en el pensamiento de nuevas formas de atraer a los seres humanos.

“Creo que este es un acuerdo fantástico para Avalon, Procell-sama. Como tal, quisiera preguntarle dos cosas. La primera es sobre la tarifa…”

“No habrá ninguna. Puedes traer tantos productos como quieras.”

“¿Qué…?” (Lalo: así pones a comer pinole a un viejo comerciante)

Conanna levantó la voz en su sorpresa. Normalmente los aranceles eran una importante fuente de ingresos, renunciar a ello era inaudito.

“¿En serio?”

“Sí. Avalon se convertirá en un lugar donde su empresa está exenta de aranceles y puede negociar en paz con la gran cantidad de personas aquí reunidas. Al hacerlo espero que conduzca a un aumento en la variedad de artículos en la ciudad que se ofrecerían a un precio bajo. Además la tienda administrada directamente por Avalon sólo venderá productos elaborados con los ingredientes que se producen aquí o de los que se pueden comprar en la ciudad… Por eso me refiero a los productos hechos con los ingredientes que se pueden comprar en las tiendas que se han abierto aquí en esta ciudad, esperanzadamente incluyo la suya. Si su tienda también venderá carne seca, estamos dispuestos a dejar de hacerlo. Pero de nuevo, es un asunto completamente diferente si tu tienda no vende los artículos que necesitamos.”

El comerciante tragó saliva.

En esta época cada ciudad solicitaba tarifas a cualquiera que trajera bienes. Por otro lado, hacer negocios fuera de las ciudades donde los monstruos corrían rampante era preocupante, por decir lo menos.

La creación de una tienda en una ciudad donde se podía comerciar con seguridad, mientras no se paga ninguna tarifa estaba destinado a ser un negocio muy rentable.

Además, diciendo que sólo venderíamos las cosas que dije que haríamos, dejé claro que los comerciantes no tenían que preocuparse de competir con nosotros y que no se preocupan por obtener ganancias.

La nuestra era una ciudad donde mucha gente se reunía, que tenía muchos productos de especialidad y tenía mucha capacidad de atraer a las multitudes, sin embargo carecía de muchas cosas. Había innumerables oportunidades para obtener ganancias.

“Déjeme entonces mi segunda petición.”

Conanna sonrió sorprendido.

“Antes de eso, déjenme informarles que recobraré un impuesto del 10% de sus ganancias brutas mensuales. Eso y nada más.”

“¿Nuestro beneficio bruto y no nuestro beneficio neto? Todavía es barato. Muy bien, bien. Ahora bien, me gustaría ponerme en marcha lo antes posible, pero ¿es posible comprar un terreno?”

“Te daré un edificio ya construido. Usted puede renovarlo a su gusto. Cuenta con servicios públicos incluyendo un pozo de agua, un sistema de drenaje y acceso al agua de la fuente termal. También daré a su firma un Golem de plata. Que sirva como mi disculpa por no poder conseguir los productos de mi ciudad… Al menos, no de mí.”

“Estoy muy agradecido. ¿Puedo preguntar qué significa esa última parte, Procell-sama?”

Supongo que era natural estar intrigado. Si se trataba de un comercio normal el comerciante traería artículos para vender y, al regresar, compraría artículos que podría vender en otras ciudades. Ser incapaz de lograr este último reduciría a la mitad sus ganancias.

“Tarde o temprano esta ciudad tendría sus primeros inmigrantes y, cuando hayan crecido sus propios productos, ya sean las manzanas que has elogiado o el trigo de alta calidad que no puedes encontrar en ninguna otra ciudad los inmigrantes serían capaces de vender algunos a usted. Además muchos aventureros están obligados a pasar por esta ciudad y con ellos los tesoros que han ganado en la mazmorra cercana. Tesoros que deben estar a la venta. No tengo ninguna intención de regular el comercio con estas personas que he mencionado.”

“Sí, parece que puedo conseguirlos por esos medios. Es lamentable que no tengo manera de conseguir lotes de sus espadas más especiales, pero esto debe ser suficiente. ¿Y entonces, sobre ese Golem?”

Cuando preguntó por los Golems, sus ojos cambiaron de color. Un comerciante probablemente reconocería su significado de inmediato.

“Espero que dejes que tire de tu carruaje en lugar de un caballo. No pueden correr tan rápido como un caballo, pero a lo largo de una larga distancia, un Golem de Plata será capaz de superar a uno. Con su fuerza le permitirá cargar más en el carro. No come, ni bebe, ni siquiera se cansa y con su poder, que rivalizará con un monstruo de rango C, también podría actuar como guardia.”

Esos eran los llamamientos de un golem. Los caballos necesitaban tiempo y dinero para criar y cuidar, cuando los monstruos ataquen también necesitaban ser defendidos.

Los Golems eran inherentemente lentos así que iba a dar al comerciante un Golem de plata para satisfacer mi declaración. Por otra parte, en esta época en que los monstruos corrían desenfrenadamente, era necesario contratar aventureros como guardias.

Un Golem de Plata es capaz de cumplir con todos esos papeles y por lo tanto, reducir en gran medida el costo del transporte.

“Además, prepararé casas para los empleados de su tienda. Aunque permítanme decir una cosa: tendrían que pagar el impuesto que mencioné anteriormente sobre su tienda: 10% del dinero que han ganado.”

Mis términos propuestos eran increíblemente buenos.

“Espera, espera un minuto, Procell-sama, ¿qué pasa con esos términos? ¿Hablas en serio con ellos?”

“¿No lo expresaste tú mismo? Que su tienda se convertiría en una bendición definitiva para mi ciudad. Por lo tanto, estos términos. Considérelo una inversión para hacer crecer mi ciudad, si lo desea. Si de alguna manera estos términos no son de tu agrado, siéntete libre de rechazarlo ya que podría ofrecer el mismo trato a otra empresa.”

En eso, el mercader se estremeció.

Probablemente pensó que mi oferta era demasiado buena para ser verdad y, aunque todavía dudaba de ello, temía que el trato llegara a la firma de otro. Con eso en mi mente, decidí apaciguar la suya.

“Conanna-san, todo lo dicho, a cambio de una condición tan generosa me gustaría pedir algo a cambio.”

“… ¿Qué es?”

“Me gustaría que promovieses esta ciudad y sus encantos a los contactos de tu empresa y también para difundir el hecho de que estamos buscando recibir inmigrantes.”

Le entregué un pedazo de papel.

Escrito en él eran las cosas que detallaron el proceso del reclutamiento.

“¿Esto es?”

“Esta ciudad no estará compuesta solamente de aventureros que pasen por aquí, sino también de residentes permanentes que esperamos puedan reclutarse. Por el momento estamos buscando especialmente a agricultores arrendatarios para que se ocupen de las tierras de cultivo no utilizadas.”

“Este impuesto es demasiado barato, Procell-sama. Los arrendatarios encontrarían esto más fascinante. ¿Sabía usted que en Eclaba, el impuesto es del 70% de lo que puedas cosechar? ¡Y el suyo es sólo el 30%! Me estoy preguntando honestamente cómo esta ciudad podría funcionar con estos impuestos.”

“Fácil es mi respuesta. Gracias, en parte, a los Golems que protegen nuestra ciudad de forma gratuita y también a la magia de los demi-humanos que habían construido las diversas infraestructuras como las vías fluviales. Es mucho más barato de esta manera que si los humanos estuvieran encargados de cuidar la ciudad.”

Naturalmente hacer que los humanos hagan ambas tareas costaría una cantidad impensable de dinero. Sin mencionar que construimos la ciudad en una semana mientras que los seres humanos tomarían más de una década para hacerlo.

“… Muy bien. Utilizaremos nuestros contactos para difundir la noticia de que su ciudad está buscando inmigrantes. Uf, carece de codicia, Procell-sama. Sin embargo, si tuviera esa mentalidad, debería ser capaz de ganar mucho más.”

Diciendo que no soy codicioso es grosero, ¿no? De todos modos, soy codicioso. Es sólo que no es dinero por lo que soy codicioso. Conanna y yo nos estrechamos la mano, y con eso nuestro contrato fue sellado.

La distribución de bienes en la ciudad aumentaría de inmediato, mientras Avalon se promocionaba. Si yo le consultaba, incluso me recomendaría personas con talento.

… Una gran firma como la suya seguramente tendría algún poder político, en cierta medida confiaba en ello.

“Conanna-san, déjame darte un consejo. Sabe que Avalon y yo negociaremos con vosotros con toda honestidad, pero también sabemos que no perdonaremos a nadie que nos traicione. No nos importa especialmente lo que hagas en las sombras, pero recuerda que no hay secretos que me puedan ocultar aquí en esta ciudad.”

“Entiendo. No mataré al ganso que pone huevos de oro.”

Entonces ambos sonreímos.

Después le mostré algunas de las casas, decidió cuál de ellas tomar y luego labramos los detalles. Fue sólo de pasada, pero mencionó que aparte de su tienda también querría algún día abrir burdeles, bares y similares, todo lo cual consideré positivo.

El método más eficiente en los negocios era no trabajar duro para desarrollar un producto y luego venderlo. Más bien era preparar un lugar donde el comercio pudiera hacerse y dejar que la gente y los comerciantes reunidos allí para hacer su propio comercio le dieran una parte de sus ganancias.

Pero de nuevo, si pudiera ahorrarlo, creo que me gustaría abrir incluso un restaurante sólo para divertirme. En cualquier caso, con esta conclusión, mi ciudad crecería rápidamente.

Vi a Conanna mientras se alejaba en su carruaje tirado por un Golem de Plata. Como muestra de nuestra amistad se lo entregué más pronto que tarde. Si no honra nuestro trato y acaba huyendo con él, no habría ningún daño real así que no dudé en hacerlo.

Cuando traté de regresar a casa, sentí que algo tocaba suavemente mi hombro.

“Oh, ¿has venido otra vez?”

En mi hombro estaba un pájaro azul. Supongo que vino a entregar una carta de la Señor Demonio [Viento] Stolas.

En la carta ella declaró que también había construido su propia mazmorra, logró atraer a aventureros a ella y ganó el DP que dieron. También, como su rival, ella preguntó, de una manera bastante provocativa, cómo estaba yo.

“Ohh, nada menos de Stolas. En este corto período de tiempo, ha logrado reunir su propia mazmorra adecuada. Sin embargo, realmente, ese tipo…”

Sin embargo, a medio camino, a través de la provocativa carta se transformó en una carta que parecía decir que ella se preocupaba por mí. Es un consejo detallado que recibió de su padre, el Señor Demonio Astaroth. Ella también remarcó que en caso de que una [Guerra] fuera declarada en mí, ella me apoyaría.

En realidad me he hecho un buen amigo.

“No tienes que preocuparte, Stolas, todo va bien aquí también.”

Escribí mi respuesta a su carta cuando pasé por la entrada ubicada dentro del área de la [Mina]. Esta entrada, hábilmente escondida por Enano Anciano y Elfo Antiguo, llevó a la mazmorra subterránea, la otra cara de Avalon. Una mazmorra diseñada para aniquilar completamente cualquier cosa que se atreva a desviarse dentro.

Si alguien pasara por la primera sala custodiada por los Golems de Mithril y sus ametralladoras pesadas, los no-muertos los recibirían en su favorecida área de cementerio en la segunda habitación.

También estaban las fábricas de pan y de artillería.

Los Esqueletos hicieron diligentemente pan en la fábrica de pan, mientras algunos de ellos continuamente hacían bombas con los materiales que producía usando [Creación]. Para 20 DP cada uno, los esqueletos seguro eran una gran adición a nuestra fuerza de trabajo.

Esta habitación también tenía un cielo y si se miraba encontrarían al Grifo volando allí. Volando con él estaban los monstruos dos filas debajo de él, los hipogrifos que llevan una roca. Mediante la creación de un Grifo vía síntesis, pude comprar monstruos de rango D que podría volar y llevar una cierta carga. Eran convenientes de varias maneras. También ayuda a que fueran baratos y pudieran ser producidos en masa.

Recogían repetidamente piedras del suelo y lo dejaban caer desde lo alto del cielo.

“Bien, tu entrenamiento ha dado fruto. Te has vuelto increíblemente preciso, ¿verdad? Incluso nuestro entrenamiento en la unidad de ataque aéreo ha ido bien, ¿eh?.”

Debían servir como escudo y lanza en nuestra fuerza de combate.

Ahora mis preparativos preliminares estaban completos. Es hora de centrarse en la otra cara de Avalon para que las sombras de la [Guerra] se arrastran dentro.

Traductor y editor: Lalo

AnteriorIndice / Siguiente

Índice