Maou-sama no machi-zukuri! Capítulo 16: [Monstruos del Pacto]

A A A

Al día siguiente, fuimos a la habitación de Marcho para asistir a la [Fiesta del Ocaso] en la que se reunían los Señores Demonios.

“Marcho, ¿qué debo hacer en la [fiesta del Ocaso]?”

Le hice a Marcho una pregunta que le había hecho varias veces antes. Ella no me dio ninguna respuesta excepto su respuesta evasiva que sabré cuando llegue el momento.

“Nada. Sólo debes esperar; vendrá pronto.”

Marcho se rió ligeramente.

A su lado había tres monstruos de guardia.

Sin siquiera mirar su estatus, yo sabía que tenían enormes poderes en el fondo.

El pelo de la cola de zorro de Tenko se puso de punta. Ella estaba afectada por su presencia, pero aún estaba preparada para la batalla.

“Esos tres, ¿son sus [Monstruos del Pacto]?”

“Sí, precisamente. Estos tres son los primeros entre los 1500 monstruos que me siguen. ”

Lo más probable es que todos ellos fueran monstruos de rango A. Además, tenían poder excepcional incluso entre otros monstruos de rango A.

“Marcho, a menudo dijiste algo como que los monstruos generalmente se crean con un nivel estático.”

“¿Te has dado cuenta? Todos ellos son monstruos que son de rango A, han sido creados para poder crecer, y también han alcanzado su nivel máximo. Son comparables incluso a un rango S.”

Los monstruos que fueron capaces de crecer tienen su nivel máximo elevado. También eran mucho más superiores a un monstruo de nivel estático cuando ambos estaban en el mismo nivel. Y cuando tales monstruos alcanzan su nivel máximo posible, eran comparables a un monstruo un rango arriba del suyo.

Tenko podría ser capaz de ganarles en el futuro, pero en este momento, ella no tendría una oportunidad, incluso si utiliza la escopeta Enano Anciano había hecho.

Escopeta modificada: Remilton (personalizado) ED01S

Longitud total: 1160mm

Peso: 3.1 Kg.

Calibre: 4 gauge

Tamaño del cargador: 4 rondas

Comparado con el Remilton básico, era ligeramente más largo y más grande pero debido al cambio de materiales al Mithril, se había hecho más ligero. De acuerdo con el calibre más grande, el número de balas cargadas en el arma había pasado de seis proyectiles a cuatro, pero debido a que ahora era posible cambiar el cargador, esta versión era técnicamente mejor.

Al pasar, parecía que la convención de nomenclatura utilizada era que ED era para Enano Anciano (Elder Dwarf), 01 por ser el primero de una serie, y S para significar escopeta (shotgun).

Por esa señal, un rifle de asalto hecho por Enano Anciano probablemente se llamaría ED01A.

“Supongo que debo decir que es de esperar de los ayudantes de campo de una Gran Señor Demonio.”

“Ahora imagina mi sorpresa cuando vi a tus monstruos; wra por lo menos diez veces la tuya ahora mismo. Bueno, entonces, todos, presenten ustedes mismo … ‘Tan llamativo como sea posible’.”

Uno de los tres monstruos que acompañaban a Marcho estaba a punto de abrir la boca.

Era un monstruo que tenía la cabeza de un león dorado, las alas de un enorme halcón y la cola de una serpiente blanca.

“Soy un León Gryphon. Me ha sido concedido por el Gran Señor Demonio Marchosias-sama, soy Golguna. Zorro Celestial, el poder dentro de ti es considerable, pero todavía eres demasiado verde y poco fiable.” (Lalo: acaban de patearle el orgullo a Tenko)

Tenko se ofendió después de oír a la otra persona hablar. Dio un paso adelante y preparó su escopeta modificada.

“¿Quieres saber lo poco confiable que es Tenko?”

“Kakakag. Perdiste la paciencia tan pronto como te dije que eras verde y poco fiable… Vamos, mira de cerca.”

Cuando Tenko entrecerró los ojos, había hilos finos casi invisibles en su cuello.

Podrían haberle cortado la cabeza si hubiera corrido.

Ella se puso rígida de sorpresa y en ese momento, todo su cuerpo estaba atado por múltiples hilos de araña. Estaba atada al punto de que sólo su rostro desde la nariz hacia arriba no estaba cubierto.

“Nn, nn, nnUgh.”

El monstruo femenino junto al León Gryphon miró a Tenko mientras gemía y se retorcía como una oruga, incapaz de ponerse de pie. El monstruo femenino luego rió y sonrió.

Cuatro patas de araña rompieron a través de su ropa así que en combinación con sus cuatro miembros humanoides, sumaron ocho. Lo más probable es que este monstruo de araña que envolvió a Tenko.

El poder mágico de Tenko aumentó entonces. Estaba tratando de quemar los hilos que la atan con su especialidad: magia de fuego. Sin embargo, no importa cuánto tiempo pasó, su magia nunca fue activada.

Entonces, la mujer de araña se dirigió a Tenko.

“Es inútil; Mi hilo dispersa el poder mágico. Y así, Señor Demonio [Creación] Procell-sama, es un placer conocerlo. Soy una Arachne. El nombre que me ha dado mi señor es Ammolita.”

El monstruo araña me informó de su nombre. Pero justo entonces, un disparo resonó. Elder Dwarf había disparado su rifle de asalto.

Sin embargo, la bala fue atrapada por hilos.

Teniendo en cuenta la cantidad de energía de la bala ejercida, ¿podría realmente ser detenido por sólo hilos?

“Para el juicio de atacar sin ninguna duda, no está mal.”

“¿Para qué estás actuando como si tuvieras la ventaja? Mi [Ojo] ha visto a través de la fuerza de sus hilos. Puede ser capaz de detener una sola bala, pero si disparó rápido, no será capaz de soportar. Si no quieres herirte, suelta a Tenko. Si haces algo mal, no dudaré en disparar.”

Enano Anciano alineó la mira de su arma hacia Ammolite mientras miraba con vigilancia a su enemigo. Tenía la habilidad llamada [Ojo de la verdad] que le permitía analizar cada cosa en este mundo.

“Muy grave el golpe. Estoy de acuerdo en que mi hilo no sería capaz de soportar un ataque de fuego rápido de usted, pero Enano-ojouchan, ¿no has olvidado algo? … Somos tres.”

Antes de que ella terminara su oración, sentí una intensa sed de sangre por la espalda.

Un monstruo nació de mi sombra y una garra entonces fue presionada a mi cuello.

No sabía cuándo, pero el tercer monstruo se había desvanecido de mi vista y había usado ese tiempo para meterse en mi sombra.

“Soy un Tártaro. El nombre que me ha dado el señor es Kurayami. Y Enano, si te atreves a dar un solo paso, le cortaré la garganta.” (Nota: Kurayami significa oscuridad.)

El tercer monstruo que apareció fue un hombre lobo negro. No era muy grande, de pie alrededor de menos de dos metros, pero su cuerpo sugirió que era un guerrero experimentado.

En lugar de liberar a Tenko, Enano Anciano parecía molesta por el hecho de que yo fuera tomado como rehén. Ella rechinó los dientes y luego habló.

“Entiendo. No voy a resistir. Pero recuerda esto: una vez que ya no tengas un rehén, te desgarraré miembro a miembro.”

Si Marcho fuera realmente seria, habríamos sido completamente echados en jaque.

Mientras tanto, el León Gryphon habló triunfalmente con Tenko.

“Zorro Celestial, ¿ves ahora por qué te he llamado verde y poco fiable? ¿Son los compañeros más cercanos de su Señor Demonio, sus manos más fuertes? Éste es el resultado de perder su calma y de dar rienda suelta a sus emociones; usted cayó fácilmente en una trampa y es impotente para hacer cualquier cosa sobre ello.”

Tenko rechinó los dientes y miró a los monstruos de Marcho.

“Enano-ojouchan, tú también has fracasado. Si estuvieras convencido de que tu ataque iría a través de mis defensas disparando tu arma rápidamente, deberías haberlo hecho antes de hacer alguna amenaza. De esa manera, le has dado tiempo a tus enemigos, has perdido la atención de tu más importante Señor Demonio y luego le has permitido recibir un ataque sorpresa… No hay lugar para semejante tontería, ¿no?”

Enano Anciano inclinó la cabeza y apretó los puños.

Era molesto, pero los monstruos de Marcho eran fuertes, además de ser astutos.

Sin embargo, ya era suficiente.

“Así que, Marcho, ¿cuánto tiempo debemos continuar esta farsa? Si en caso de que fueras serio sobre esto, no tendríamos otra opción que usar nuestra carta de triunfo, ¿no estás de acuerdo?”

Sonreí a Marcho mientras la garra seguía presionada contra mi cuello.

Yo sabía cuáles eran sus intenciones generales.

“Me sorprende que puedas hablar así en una situación así. Pero como dice Procell, basta.”

Los monstruos de Marcho volvieron a su lado.

Y los hilos que rodeaban a Tenko se desataron.

“¡Oto-san!”

Tenko volvió a mí. Entonces se paró frente a mí y miró a Marcho con mirada de vigilancia.

“Está bien, Tenko. Marcho solo estaba…”

Justo cuando comencé a hablar, Marcho también lo hizo.

“Hablaré por mí misma. La actuación en este momento fue para hacerte consciente de lo ingenuos que eran. Si realmente quisiera, podría haberlos aniquilado. No estabas preparado. ¿Diría que algo así era cobarde? Otros Señores Demonio no lo crerían. Procell, dices que tenías una carta de triunfo; pero incluso si eso fuera cierto, probablemente no saldría como planeabas.”

“Bueno, ¿quién sabe?”

Yo tenía una tarjeta de triunfo.

Es un secreto que hice con la ayuda de Enano Anciano. Se hizo en preparación para cuando Marcho se volviera hostil contra nosotros. (Lalo: ¿hostil? Si te la vas a… Mierda, spoiler)

Dependía de la forma en que se utilizara, pero sin duda sería capaz de cambiar la marea.

“Quería que supieras el temor de ir en contra de un Señor Demonio antes de conocer a otro. En particular, viejos señores demonios. Y tú te las arreglaste para enfrentarse a mí de una manera tranquila. Es mejor que recuerdes esa calma porque si no lo haces, te tragarán entero.”

“Seguramente lo tomaré en serio. Es demasiado doloroso no recordar, después de todo.”

Sin la experiencia necesaria, Tenko y Enano Anciano no podían hacer pleno uso de sus habilidades.

Y no importa una batalla frontal; en una pelea como esta vez, serían derrotados.

Yo también me avergüenzo de mi incapacidad para responder al monstruo que atacaba desde mi sombra. Hubo innumerables puntos en los que deberíamos reflexionar.

“La lección terminó. Ah, justo a tiempo. Vendrá pronto. Muy bien, es tiempo para la [Fiesta del Ocaso].”

Al mismo tiempo que esas palabras, una voz hablaba en mi mente.

「Niños de las estrellas. El tiempo es ahora. Reúnanse, brillen y hagan alarde de su existencia.”

Creo que conocía esa voz.

Los niños de las estrellas, el sonido de ella era extrañamente familiar.

Mi conciencia se estaba alejando.

Tenko agarró fuertemente mi mano y cuando me agarré, ella sonrió.

Y entonces, mi conciencia se había ido.

Me desperté.

El cielo estaba azul. Pero no era el azul familiar del cielo, sino el azul profundo del mar.

Las estrellas parpadearon. Pero esas estrellas eran literalmente de diversos colores.

Cuando miré a mi alrededor, había un jardín, pero de alguna manera se sentía antinatural.

No había manera este lugar estaba en algún lugar en el mundo natural. Era un mundo que alguien había creado.

Miré hacia delante y me quedé atónito ante el, demasiado grande, demasiado impresionante y demasiado hermoso, palacio blanco como la nieve.

No sabía cuándo, pero Marcho estaba a mi lado y habló.

“Allá es el lugar donde el Creador, el que nos creó a los Señores Demonios, está. El Palacio del Señor Demonio”

La [Fiesta del Ocaso], donde todos los lores demonios se reúnen ahora comienza.

(Lalo: y se viene la guerra)

Traductor y editor: Lalo

AnteriorIndice / Siguiente

Índice

  • Otakueagle01

    Ohhh! Muchas gracias por el capítulo. Lalo eres malo, como dar un spoiler, es fácil ver a donde va el asunto con Marcho, sólo espero k Loli, UPS, quise decir Procell la salvará, estoy seguro de ello. Aunque no tengo ni idea de como lo hará.

    • Ecle-chan

      Bueno la culpa es de Marcho (osea del autor) quien nos ha lanzado la bomba XD

    • Lalo

      Si te dijera como terminará Marcho, solo te diré algo de ello: que lindaaaaaa.

  • Ecle-chan

    Umu.. por eso dije que no me gustaban mucho las armas de fuego, ellos con ataque de ninja se acercaron al enemigo y los habrían destrozado si hubiesen querido, por eso creo que debe también enfocarse en otras armas y en el combate cuerpo a cuerpo para esos casos.

    • Lalo

      Na, sólo más experiencia, déjame con mi arco y te mantengo a rata lo que quieras.

      • ian steinbrecher

        Para!!! Makoto quien te conoce XD.

  • santiago de vargas

    gracias por la traduccion

  • Max

    Eso de la fiesta del ocaso, me suena como el de la cosecha…