Martial world-44

Capítulo 44 – Matarle es justo

 

—Sencillo. Quiero luchar contra Lin Ming. Si pierdo, admito totalmente la derrota. Pero si gano, entonces quiero que el primer lugar ¡sea entregado a mí! —Wang Yanfeng repentinamente giró a Lin Ming y con la provocación en su voz, dijo —Lin Ming, ¿te atreves?

Antes de que Lin Ming pudiera responder, Élder Xu se levantó de nuevo y dijo con una sonrisa.

—Esta idea es buena. La verdad es que los ensayos del examen en la casa marcial varían, pero en última instancia están buscando los mismos atributos. El primero es habilidad de combate, el segundo es talento. Wang Yanfeng obviamente gana cuando se trata de talento, pero si la habilidad de combate real también es ganada por él, entonces la situación en principio debe ser suya, y el candidato de primer lugar debe pertenecer a Wang Yanfeng.

Las pocas palabras que dijo Élder Xu, ya habían bloqueado la salida de Lin Ming y lo dejaron sin lugar a donde retirarse. Sin embargo, Élder Xu sintió que esto era insuficiente. Se volvió hacia Lin Ming y dijo con una extraña sonrisa.

—No sólo un artista marcial debe cultivar su cuerpo, y fortalecer la mente, el artista marcial debe tener fe en que pueden superar obstáculos y ganar frente a los desafíos. Si sienten miedo y no luchan, entonces su corazón vacilará. Este tipo de persona no tendría grandes logros futuros.

Las palabras Élder Xu no estaban equivocadas, pero las dijo con intención maliciosa. Bajo este tipo de situación, una vez que alguien perdió entonces sufriría un enorme golpe a su confianza en sí mismo y psique, especialmente teniendo en cuenta que Lin Ming tenía sólo quince años. Si en primer lugar perdía ante el candidato de segundo lugar y la brecha era demasiado grande, entonces podría ser incapaz de recuperarse psicológicamente a la luz de esto.

Élder Xu ya había reconocido que Lin Ming tenía la mayor posibilidad de perder. Después de todo, Wang Yanfeng estaba por delante de Lin Ming por toda una etapa, y en la Pagoda Exquisita no tenía ningún tesoro con él, así que no pudo mostrar la verdadera fuerza de su habilidad familiar “Nueve Caminos de la Verdad”. Las habilidades marciales aumentaron en gran medida la capacidad de combate de un artista marcial. A veces, las habilidades marciales de alto nivel podían permitir que los artistas marciales lucharan contra los que estaban más allá de ellos.

En cuanto a la fuerza divina innata de Lin Ming, era fácil de usar contra las bestias lentas de la Pagoda exquisita, que tenían alto poder defensivo. Pero contra una persona real, la fuerza bruta no era una solución tan simple.

Bajo estas circunstancias, era imposible que Wang Yanfeng perdiera.

Lin Ming dirigió una mirada fría al Élder Xu y tomó nota de él. Luego miró a Wang Yanfeng.

—Podría pelear contigo, pero en esta competencia el único que sufriría una pérdida sería yo. Si lucho con usted, entonces como el candidato del primer lugar, si gano, soy todavía el primer lugar y no gano ninguna ventaja. Pero si pierdo, entonces tengo que rendir mansamente mi lugar. ¿Qué piensas sobre eso?

Cuando Wang Yanfeng oyó a Lin Ming ya con la intención de competir, su corazón inmediatamente floreció con felicidad. Este pequeño compañero está negociando de un lado a otro como si pudiera ganar sólo porque llegó al quinto piso de la Pagoda Exquisita. Humph, realmente es un idiota. Os haré saber cuán feroces son los Nueve Caminos de la Verdad.

Wang Yanfeng sonrió y preguntó: — ¿Qué quieres entonces?

—Si gano, quiero que me des tu píldora Escarlata de Serpiente Dorada. Si pierdo, puedes tomar el primer lugar y también la Píldora carmesí de Médula del Dragón de Oro. ¿Qué te parece?

— ¡Bueno! ¡Desde que lo dijiste entonces lo dijiste! —Wang Yanfeng sintió una gran felicidad en su corazón. ¡De esta manera él podría tener ambas píldoras preciosas para sí mismo! Fue realmente un sueño hecho realidad y dijo con impaciencia — ¡Entonces comencemos nuestra competencia!

—Mm. Por supuesto.

Al ver a Lin Ming de acuerdo con tanta facilidad y felicidad, el Élder Sun sólo podía sacudir la cabeza ligeramente. Lin Ming sin duda perdería, o al menos tenía más de un cincuenta por ciento de posibilidades de perder. Experimentar y luchar con una persona real era diferente. Este Wang Yanfeng vino de una familia aristocrática y tuvo un maestro especial en su juventud que le enseñó a luchar, y también tenía habilidades marciales.

Esta lucha ya era una conclusión inevitable, no había nada más que decir.

Tan pronto como Wang Yanfeng llegó al centro del escenario del campo de batalla, sacudió el sable y lo sacudió mientras rugía.

— ¡Venga!

Viendo el largo sable de Wang Yanfeng, la multitud presente se sorprendió, ¡un arma rara!

Mientras fuera un tesoro raro, el valor sería de varios miles de taeles de oro. Incluso los juniors de la familia aristocrática sólo recibirían uno después de alcanzar la Cuarta Etapa de Transformación Corporal o incluso la Quinta Etapa. Sólo entonces tendrían las calificaciones para recibir un tesoro raro como este. No habían pensado que este Wang Yanfeng, que sólo estaba en la Tercera Etapa de Transformación Corporal, tendría uno, y uno que tenía una inscripción en él. Obviamente este Wang Yanfeng tenía una alta posición dentro de su familia.

La gente miró a Lin Ming para ver si también podía poner alguna arma igualmente rara. Pensando en la historia de su familia, no era posible que tuviera ningún tesoro raro.

Aunque esto puede no parecer justo, pero en el Reino Fortuna Celestial, los concursos artistas marciales siempre han sido así. Era imposible intercambiar armas para usar momentáneamente, e incluso si era posible, entonces no estarían familiarizadas con él.

La familia también era una forma de fuerza. Si el arma es injusta, entonces las píldoras u otras medicinas que aumentan el cultivo también son injustas. Sería imposible prohibir a los artistas marciales ayudar a cultivarlos con píldoras.

Por lo tanto, Lin Ming sólo podía tragar esta desventaja.

—Este Lin Ming probablemente no tiene ninguna buena arma.

—Mm. No hay manera de que tenga algo digno de varios miles de taeles de oro. La persona promedio no tiene esas ventajas. Esperemos que Lin Ming no saque algo demasiado inferior y se termine inmediatamente. De esta manera podría tener una oportunidad.

Mientras estas personas hablaban, Lin Ming sacó un arma de su bolsa. Éste era su cuchillo de deshuesar que había utilizado para cortar la carne en el Pabellón de Gran Claridad.

Al ver este cuchillo deshilachante, los ojos de todos se ensancharon de inmediato. Esto era… ¿era esto… un cuchillo de carnicero de cerdo?

Aunque nadie había pensado que Lin Ming tendría una buena arma, no pensaron que sacaría un arma tan inferior. Sólo tenía un pie de largo. Como decía el dicho, una pulgada más es una pulgada más fuerte. Este cuchillo deshuesador de un pie, en comparación con un sable de tres pies de largo, era un poco más que una desventaja. Además, ¿podría un cuchillo utilizado para matar cerdos ser fuerte? ¿Qué pasaría si fuera cortado por la espada del oponente?

Wang Yanfeng vio este cuchillo de deshuesar y se echó a reír.

— ¿Usaras eso para desafiarme? ¡Eso es sólo un cuchillo para matar cerdos! ¡Eres un idiota!

Lin Ming parecía un poco sorprendido.

—No me di cuenta, pero parece que tenías razón, esto realmente es un cuchillo para matar cerdos. Normalmente lo uso para matar cerdos, así que por hoy, matarte con él es justo.

(Celty: Alguien inserte meme de turn down for what, por favor)

Las palabras de regaño de Lin Ming insinuaron que Wang Yanfeng era sólo un cerdo. Esto hizo a Wang Yanfeng furioso.

— ¡No sabes el significado de la muerte!

Mientras Lin Ming subía lentamente al escenario para la competencia, Wang Yanfeng había sacado su sable, ya había estado usando la fuerza del alma de un maestro de inscripción para estudiar la fuerza de la espada y su inscripción. En esto, Lin Ming era un experto.

El sable de Wang Yanfeng parecía poderoso e impresionante, pero en los ojos de Lin Ming sólo podía considerarse bienes comunes. Incluso esa inscripción ni siquiera normalmente atraería su atención. Mientras un maestro de inscripción conocía la técnica apropiada, podía usar la fórmula de la ley del alma para filtrar su fuerza del alma en el tesoro y juzgar si su calidad era buena o mala. Lin Ming había aprendido sus habilidades de inscripción de los recuerdos de un anciano que provenía del Reino de los dioses, por lo que también conocía naturalmente una técnica de observación. Aunque sólo había estudiado esta técnica un poco, ya era mucho más que suficiente para echar un vistazo al sable de Wang Yanfeng.

El sable fue capaz de mejorar en gran medida la fuerza de combate de un artista marcial, pero Wang Yanfeng estaba sólo en la Tercera Etapa de Transformación Corporal y no había alcanzado alteración de musculo o forja de hueso. Así, Lin Ming no estaba preocupado, ya que sólo podía mostrar un efecto muy limitado del sable.

Por supuesto, incluso si Wang Yanfeng no podía mostrar la verdadera fuerza del sable, en comparación con el cuchillo de deshuesar de Lin Ming en la mano, sería inmediatamente cortado si Lin Ming lo utiliza para recibir un ataque. Aunque se trataba de un cuchillo bueno y de confianza que había utilizado durante incontables horas, era hecho de hierro ordinario de un herrero ordinario.

Pero esto no le importaba a Lin Ming. Lin Ming no había planeado usar este cuchillo de deshuesar originalmente; Él confiaría en la fuerza de sus propios puños. ‘Meridianos de Combate de las Virtudes Caóticas’ era una inigualable todopoderosa habilidad de transformación corporal manual, que era la esencia de la luz y el Yang. Para aquellos que practicaban esto, sus propios músculos y huesos ¡eran ellos mismos las mejores armas!

Con el cultivo de segunda etapa de Lin Ming, su fuerza de puño alcanzó 2700 jin. Con esta fuerza podía golpear directamente a través de un grueso árbol de madera de hierro. Si este puño golpea directamente el cuerpo de una persona, ¡incluso un maestro en la etapa de alteración de musculo o forja de hueso, no podría resistirlo!

 

Traductora: Celty Strulson

Editora: Aucifer Sakuya

Anterior– InicioSiguiente

Índice