Martial World-43

Capítulo 43 – Denegación de aceptación

Pero en este momento, Muyi abrió la boca y dijo con una sonrisa.

— ¿Qué tal si acepto esa apuesta con Élder Xu?

— ¿Mm? —Élder Xu se sobresaltó al escuchar esto. No creía que Muyi abriera su boca y dijera tales palabras en ese momento, además con una expresión sonriente y una risa alegre como si estuviera lleno de confianza.

Ese momento hizo que la confianza de Élder Xu se sacudiera un poco. Era posible que este chico Lin Ming tuviera algún tipo de tarjeta escondida en la manga, ¿que él no conocía? Pero no podía razonar por qué este mero talento medio de tercer grado, podría de alguna manera exceder al talento superior de cuarto grado, Wang Yanfeng. También había hablado palabras tan altas y altivas en presencia de tantos compañeros. Ya había saltado sobre el tigre, ¿cómo podía bajarse ahora? Así que Élder Xu sólo podía apretar los dientes cuando dijo.

—Bien, por supuesto, ¿qué le gustaría apostar a señor Muyi?

—Para algo de esta naturaleza, una apuesta casual debería estar bien. Es mejor no dañar las relaciones amistosas; Creo que un tesoro del paso humano debería estar bien. —Muyi sonrió.

¡Un tesoro humano! ¿Podría esto todavía ser llamado algo casual?

Los rincones de la boca del anciano Xu se contrajeron. Muyi había sido un famoso maestro de inscripciones durante tantos años que de todos los presentes, es sin duda, el que tenía más riquezas.

El anciano Xu apretó los dientes y dijo.

—Bien, entonces apostaré un tesoro de grado humano de paso bajo, un anillo espacial.

El anillo espacial era un tipo de tesoro de almacenamiento interespacial. Uno podría llevarlo a cualquier parte de su cuerpo y utilizarlo para almacenar cualquier tipo de mercancías que uno quería. Este tipo de tesoro era muy difícil de refinar, por lo que su valor fue también varias veces superior a algo en un grado similar. Un anillo espacial humano de bajo grado, sería aproximadamente el mismo valor que un tesoro de paso medio humano.

—Muy bien. —Muyi estuvo de acuerdo. Él rió casualmente, emitiendo una sensación satisfecha de seguridad.

El asunto de Lin Ming como el primer candidato del lugar fue decidido así.

Sin embargo, la inspección ya había continuado durante la mayor parte del día, y ya era una hora tardía. Los resultados se anunciarían mañana por la tarde; Además de Lin Ming como primer lugar, el segundo lugar a través de los diez lugares, también tuvo que ser evaluado. La edad, los resultados y el talento de estos candidatos restantes, tendrían que ser discutidos entre los siete ancianos de la Profunda Casa Marcial.

—Xingxuan, vamos a saludar a Lin Ming. —Dijo Muyi mientras se levantaba. Aunque Lin Ming ya se había despertado, Muyi estaba sentado con los ancianos de la Profunda Casa Marcial, así que Lin Ming naturalmente no camino hacia ellos.

—Mm. —Qin Xingxuan asintió con la cabeza. Mientras los ancianos de la Profunda Casa Marcial habían hablado, Qin Xingxuan había mostrado etiqueta y cortesía para sus mayores y había estado sentada en silencio y pacíficamente a un lado. Pero la verdad era que en términos de status dentro de la Séptima Profunda Casa Marcial, Qin Xingxuan estaba en pie de igualdad con estos ancianos.

Esto se debía a que Qin Xingxuan era la discípula principal más talentosa que, si en el futuro todo saliera sin complicaciones, entraría en los Siete Profundos Valles y se convertiría en un discípulo oficial.

Esta fue la mayor gloria. Debe saberse que incluso el aprendiz número uno de la Residencia Celestial, Ling Sen, no tenía ninguna posibilidad de entrar en los Siete Profundos Valles. El único ligero resplandor de esperanza que tenía era si pudiera alcanzar el pico de la Transformación del Cuerpo – el límite de la Condensación de Pulso, en poco tiempo.

Pero llegar a ese límite distante, era más fácil decirlo que hacerlo. Ling Sen tenía veinte años y sólo estaba en el pico de la Cuarta Etapa de Transformación Corporal.

Por la noche, Lin Ming y Muyi charlaban unos con otros antes de que Lin Ming volviera a su dormitorio que la Profunda Casa Marcial había preparado para todos los candidatos. Descansó en el dormitorio y meditó.

Pasó una noche tranquila.

Era la tarde del segundo día y el tiempo era claro y hermoso. En el campo de la Séptima Profunda Casa Marcial, muchas figuras importantes fueron reunidas. Entre ellos estaban los 53 candidatos que habían aprobado con éxito.

Hoy fue el anuncio de los resultados.

Después de una noche de debate, los resultados finales habían sido decididos.

Cuando Lin Ming llegó al campo, la gente allí reunida le enviaba miradas frecuentes llenas de envidia, celos e incluso algo de admiración. Lin Ming se había hecho famoso después de una sola noche. Alcanzando el quinto piso de la Pagoda Exquisita, incluso los aprendices de la Residencia Celestial le prestaron atención.

Enhorabuena. En ese momento sonó una voz un poco fría. Lin Ming lo siguió para ver a Wang Yanfeng de pie cerca, sosteniendo ambas manos en su pecho con una falsa sonrisa.

—Su suerte es realmente buena. Un mero talento medio de tercer grado podría alcanzar el quinto piso, ¡ah, increíble, increíble!

Wang Yanfeng habló muy alto, y la gente a su alrededor lo oyó. Se sorprendieron de que Lin Ming fuera sólo un talento de tercer grado. Aunque un talento de tercer grado era uno entre cien de los talentos de la cosecha, en la Séptima Profunda Casa Marcial esto podría ser considerado sólo ordinario. Pensaban que Lin Ming era al menos un talento superior de cuarto grado; ¿Cómo podría ser que él era sólo un talento medio de tercer grado?

La gente de alrededor inmediatamente comenzó a hablar, y Wang Yanfeng escuchó todo esto con una sonrisa en su cara. Ayer había enviado especialmente a sus lacayos a buscar al talento Lin Ming.

—Tú, el llamado Lin Ming, no sé cuándo un perro callejero como tú logró comer alguna hierba rara en tu niñez y tampoco me importa, pero si crees que puedes confiar en eso para presionarme y ganar contra mí, ¡entonces ve a soñar despierto un poco más! ¿Tú apenas tiene un pedazo de buena suerte y piensas que tu valor del combate es bueno? Usar la fuerza divina innata para lidiar con las torpes y estúpidas bestias de la Pagoda Exquisita es fácil, pero si quieres desafiar a un ser humano real. Humph, con tus estúpidas habilidades básicas que probablemente aprendiste de alguna vaca, ¿crees que puedes derrotar a una persona real?

La verdad era que ayer en la Pagoda exquisita, Wang Yanfeng también había matado a los dos Osos de la Armadura de Hierro de la cuarta planta, pero había sido herido de muerte y por lo tanto expulsado. Esto hizo que Wang Yanfeng se sintiera agraviado. Si pudiera haber aguantado más, también podría haber entrado en el quinto piso.

Si hubiera entrado en el quinto piso, habría tenido el mismo resultado. Wang Yanfeng no podía creer que Lin Ming logró algo en el quinto piso, a pesar de que estuvo allí durante un cuarto de hora. Wang Yanfeng creía que sólo tendría un 10% de su verdadera esencia y sólo habría huido como un pequeño perro con su cola entre las piernas para pasar ese tiempo.

La culpa de Wang Yanfeng era que estaba demasiado ansioso por tener éxito rápido y pasar inmediatamente el cuarto piso. El resultado fue que, tuvo que recurrir a tácticas desesperadas. Si hubiera tomado lentamente su tiempo para lidiar con los dos osos de Armadura de Hierro, no habría sido herido de muerte.

(Celty: Seguí soñando)

Por otra parte lo más importante era que en la pagoda exquisita, ¡él no podría utilizar su equipamiento raro!

Sin sus tesoros, Wang Yanfeng no podía utilizar plenamente el poder de su habilidad familiar secreta, los “Nueve Caminos de la Verdad”. Su fuerza se reduciría en gran medida, lo que haría que su poder sorprendente caiga, lo que le hacía tan difícil pasar el cuarto piso. Pero en las batallas de los artistas marciales, los tesoros y el equipo no estaban prohibidos, al igual que las píldoras. Eran elementos que pertenecían a la superioridad que su propia familia traería, y también formaban parte de la fuerza total de un artista marcial.

Wang Yanfeng tocó su sable y miró a Lin Ming con un rostro colorado con absoluto desprecio.

Si pudiera usar el Sable de Nueve Verdades, ¡matarle sería más fácil que matar a un pollo! —Wang Yanfeng pensó viciosamente en su corazón, aunque no dijo estas palabras en voz alta. — ¿Cómo podría perder contra ti? ¡Ni siquiera en el futuro, pero incluso ahora ganaría!

La gruesa tensión en el aire era palpable. Lin Ming no respondió o disputo las palabras de Wang Yanfeng, ya que no quería un conflicto innecesario. También no estaba dispuesto a prestar atención a este Wang Yanfeng.

—El hijo de mi familia habla contigo. ¿Estás sordo? ¿Eres estúpido? ¿No puedes oír? —Un lacayo dijo con autoridad mientras estaba junto al lado de Wang Yanfeng.

El discurso del sirviente era más grosero que el del amo. Lin Ming detuvo sus pasos, se volvió con calma y le dirigió una mirada de indignación.

—Este es el campo de la competencia de la Séptima Profunda Casa Marcial. ¿Cómo podría estar un pequeño lacayo como tú, que está solo en la Primera Etapa de Transformación Corporal, aquí?

— ¡Tú…! —El lacayo se puso rojo de ira y vergüenza. Según las regulaciones, él realmente no tenía las calificaciones para entrar.

El ambiente era tenso, pero en este momento un anciano de la Séptima Profunda Casa Marcial caminó al escenario y dijo.

—Silencio. Ahora anunciaremos los resultados del examen de ingreso.

La gente en el escenario naturalmente guardo silenció. Incluso el lacayo, sólo podía maldecir en su corazón y silenciosamente se quedó allí.

El anciano sacó una larga lista.

—Para los resultados de estos exámenes, los candidatos fueron juzgados sobre los resultados de los tres ensayos, su edad y su talento. Los tres factores fueron considerados y discutidos para la evaluación final por los ancianos. Ahora anunciaremos los diez primeros como sigue. Décimo lugar, Zhou Zhenyang, premio: diez  píldoras Alma Creciente. Noveno…

El anciano poco a poco anunció los resultados en una voz sin prisas hasta llegar al segundo lugar…

—Segundo lugar, Wang Yanfeng, premio: una píldora Escarlata de Serpiente Dorada. Primer lugar, Lin Ming, premio: una píldora Carmesí de Médula del Dragón de Oro. Los resultados han sido anunciados. Enhorabuena a todos. Si no hay objeciones, entonces hemos invitado a Élder Sun a entregar los premios.

— ¡Espera un momento! ¡Tengo una objeción! —Wang Yanfeng levantó la mano.

El anciano Xu de la Profunda Casa Marcial fue el buen amigo de su padre, por lo que ya había conocido los resultados de la evaluación. Esta vez se había opuesto por el consejo de Élder Xu.

—Mmm ¿Qué objeción tiene?  —Dijo el anciano que había leído el anuncio mientras fruncía el ceño.

Wang Yanfeng sonrió y salió al frente de la plaza. Su voz era clara y resonó cuando dijo.

—Por lo que sé, el talento de Lin Ming es sólo un mero tercer grado. Mi talento es de cuarto grado superior. El anciano dijo anteriormente que los resultados de la evaluación final tienen en cuenta los tres ensayos, la edad y el talento. La decisión final está en manos del anciano, pero el factor subjetivo es demasiado grande. Me niego a aceptar la elección de primer candidato.

Para Wang Yanfeng, la píldora Carmesí de Médula del Dragón de Oro, era algo que no podía dejar de darse por vencido. Si tenía esta píldora, estaba seguro de que podría romper la Cuarta Etapa de Transformación Corporal antes de cumplir los dieciocho años de edad, e incluso llegar a la cima de la Cuarta Etapa antes de cumplir los veinte años. Con tanta fuerza a su disposición, ni siquiera necesariamente perdería ante el aprendiz mayor de la Morada Celestial, Ling Sen.

Si esto sucediera, entonces nadie en su familia dudaría de su estatus.

En ese momento, Élder Sun se puso de pie y, con un resoplido frío, dijo.

— ¿Te atreves a cuestionar la evaluación final de los ancianos? —Este resoplido frío estaba lleno de verdadera esencia. Cuando salió, los que estaban en la periferia se sorprendieron con un helado frío cuando la temperatura bajó varios grados. Wang Yanfeng no podía soportar el peso de esta presión desdeñosa y se vio obligado a retroceder varios pasos.

— ¿Sun Sifan, un anciano como tú está intimidando a los jóvenes? —Dijo Élder Xu. A él tampoco le gustaba originalmente Sun Sifan.

Por ahora Wang Yanfeng dijo.

—Elder Sun, por favor cálmate, no me atrevo a cuestionar las decisiones de los ancianos, pero sólo pienso que no es justo. En la tercera prueba de examen, también maté a dos bestias viciosas. Fue sólo porque estaba demasiado apresurado para la victoria que me hice una fatal herida y no pude entrar en el quinto piso. Si hubiera progresado lentamente, también yo habría alcanzado el quinto piso. Por lo tanto, no puedo hacer otra cosa que negarme a aceptar este resultado. ¡No creo que mi fuerza sea peor que la de Lin Ming!

— ¿Entonces qué quieres?

—Sencillo. Quiero luchar contra Lin Ming. Si pierdo, admito totalmente la derrota. Pero si gano, entonces quiero que el primer lugar ¡sea entregado a mí! —Wang Yanfeng repentinamente giró a Lin Ming y con la provocación en su voz, dijo —Lin Ming, ¿te atreves?

Traductora: Celty Strulson

Editora: Aucifer Sakuya

Anterior– InicioSiguiente

Índice