Martial World-34

A A A

Capítulo 34 – Sueño del juicio

—Este Sun Ping ya ha estado en la Tercera Etapa de la Transformación Corporal por un período de tiempo, pero todavía sólo logró llegar a 2300 jin. También tiene sólo diecisiete años; Él no es una amenaza para mí. —Wang Yanfeng dijo mientras agitaba su abanico. Entrecerró los ojos mientras medía a Sun Ping.

La evaluación final del examen de ingreso dependería no sólo de los resultados del ensayo, sino de la edad y el grado de talento de los que pasaron. Cuanto más jóvenes eran y cuanto mayor era el grado de talento, mayor era la evaluación. En los muchos jóvenes artistas marciales y talentos que participaron en el examen, diecisiete años de edad se consideraba un poco viejo.

—Joven maestro, es tu turno.

—Mm. —Wang Yanfeng dobló su abanico y se lo dio a su asistente.

Mientras Wang Yanfeng avanzaba frente a la columna de piedra, mucha gente empezaba a reconocerlo.

— ¡Es Wang Yanfeng de la ciudad de Yuelu!

Cuando la multitud comenzó a difundir la noticia, los candidatos cercanos le dirigieron la mirada. En este grupo de candidatos, Wang Yanfeng tuvo la mayor posibilidad de competir por el primer lugar. No sólo su fuerza era formidable, sino que era un joven de quince años de edad.

Y lo más importante, ¡el talento de Wang Yanfeng era alto!

Wang Yanfeng era un talento de grado cuatro, pero la verdad es que los talentos de grado cuatro y más, también se dividen en baja, media y alta calidad. Wang Yanfeng era de los raros talentos de grado cuatro.

Wang Yanfeng se paró frente a la columna de piedra y soltó un solo suspiro. La respiración se curvó en el aire como serpientes gemelas; Esto fue un signo de la Tercera Etapa de Transformación Corporal, Entrenamiento de Víscera.

La muchedumbre circundante jadeó de admiración.

—En serio, él acaba de entrar en la Tercera Etapa de Transformación Corporal y, sin embargo, ya puede exhalar las serpientes gemelas, y sólo tiene quince años. Esto es verdaderamente talento que desafía la voluntad del Cielo.

—Mm. Los artistas marciales de entrenamiento de Víscera, tienen la esencia verdadera que protege su corazón y pulmones y otros cinco órganos internos principales. Pueden proteger sus frágiles órganos internos de los ataques y, además, su corazón y los pulmones son fuertes. Tienen vitalidad anormal y pueden prolongar su respiración. Sus músculos se fortalecerían naturalmente en estas condiciones y aumentarían. Este Wang Yanfeng ya respira serpientes, pero acaba de entrar en la Tercera Etapa.

Mientras continuaba la discusión, Wang Yanfeng ya había golpeado la columna de piedra. Un “golpe” sonó a través del aire y la columna de piedra tembló. El haz de luz saltó y finalmente se estableció a dos pies y cuatro pulgadas.

— ¡2400 jin!

Hablando en términos generales, el artista marcial promedio que había entrado en la Tercera Etapa de Transformación del Cuerpo, alcanzaría unos 2000 jin. Pero Wang Yanfeng, que acababa de entrar en la Tercera Etapa, tenía sólo quince años, y sin embargo logró mostrar una fuerza de 2400 jin. Realmente fue impactante para todos los espectadores.

No obstante, antes de que la multitud hubiera recuperado su compostura, hubo gritos de alarma y sorpresa de otro lado. Un joven alto y fornido había caminado delante de una columna de piedra y golpeado con su puño. El haz de luz subió y bajó dos pies y cuatro pulgadas.

— ¡2400 jin!

El récord de Wang Yanfeng acababa de nacer, pero ya había sido promediado por otro joven. Lin Ming miró a ese joven alto y fornido y se sorprendió al ver que él era alguien que también estaba en la Segunda Etapa de cultivación.

No fue un desastre ver a alguien en la Tercera Etapa de Transformación Corporal llegar a 2000 jin, ¿pero 2000 jin sólo en la Segunda Etapa? Eso era demasiado excesivo.

A estas alturas, Lin Ming había notado que, aunque el joven parecía tener una apariencia ingenua e inocente, su altura era más alta que la de sus compañeros, y su musculoso cuerpo parecía más grueso y denso que el de un adulto.

¿Era esto lo que llamaban fuerza divina innata?

Aquellos con fuerza divina innata, eran varias veces más fuertes que los de su edad. Aunque eran muy raros, parecía que este joven alto y corpulento, era uno de esos tipos.

Wang Yanfeng también vio a él joven impresionante y dejo salir un humph ligero. No se lo pensó demasiado. ¿Fuerza divina innata? Los artistas marciales luchan no sólo con su fuerza, sino también con sus artes marciales y habilidades. No sólo eso, sino el más alto de la cultivación, más importante es la verdadera esencia. Aquellos que nacieron con esta fuerza divina no necesariamente se convirtieron en una feroz figura de artes marciales.

El juicio continuó, y varios jóvenes pasaron con una fuerza de 1.000 jins que estaban en el pico de la Segunda Etapa.

La Profunda Casa Marcial estipuló que la edad del candidato debe ser entre quince a dieciocho años de edad. Era fácil para aquellos de este grupo de edad haber alcanzado el pico de la Segunda Etapa de Transformación Corporal.

Ocasionalmente también habría aquellos jóvenes que habían alcanzado la Tercera Etapa de Transformación Corporal. Estos jóvenes habían logrado 2000 jin, y algunos llegaron incluso a 2500 jin.

Ahora, finalmente fue el turno de Lin Ming.

Antes de que Lin Ming llegara a la columna de piedra, ya se había dado cuenta de que se trataba de una situación más grave de lo que él pensaba. Aunque estaba seguro de que no perdería ante Wang Yanfeng, su talento natural también estaba lejos del suyo.

Era de tercer grado comparado con un cuarto grado alto. En la evaluación final, ¡Lin Ming sufriría una gran pena!

En cada ronda de este examen, ¡Lin Ming tuvo que poner todo su corazón y alma!

Lin Ming respiró ligeramente y dejó que todo su cuerpo se relajara. Eliminó todos los pensamientos y sonidos que distraían. La Verdadera Fórmula de Caos Primordial’ revolvió silenciosamente en su cuerpo. Comparado con un arte marcial en el mismo cultivo, su verdadera esencia era varias veces más gruesa en sus músculos.

Entrenamiento de fuerza “flujo como la seda”, los principios de dureza y suavidad; Lin Ming grabó estos pensamientos en su mente mientras meditaba con los Meridianos de Combate de las Virtudes Caóticas. Su visión se condensó y su cuerpo relajado de repente se puso tenso como un arco largo. Bajó la cintura y empujó hacia adelante con la fuerza de sus muslos como un elegante y poderoso leopardo.

“¡Explosión!”

El golpe dio en el centro de la columna de piedra. El haz de luz se elevó de manera dramática y saltó hasta que se estableció en 2700 jin.

La fortaleza de Lin Ming era de 2600 jin, pero si ponía todo su esfuerzo, 2700 jin era también posible.

— ¡Dios mío, 2700 jins!

—Este muchacho, ¡este muchacho es simplemente una bestia viciosa en forma humana! ¡Unos cuantos cientos más de jins y él habrían atrapado a alguien en la Cuarta Etapa de Transformación Corporal!

—No, esto no está bien, simplemente no está bien. El joven está solo en la Segunda Etapa de Transformación Corporal. ¿Es también alguien con fuerza divina innata?

La multitud deliberadamente discutió esto, y algunas personas rápidamente reconocieron a Lin Ming. ¡Conozco a esa persona! ¡Hace sólo media hora en la carretera principal, había utilizado su fuerza de brazo para lanzar a alguien en un caballo como un molino de viento! ¡Tiró a alguien que también estaba en la Segunda Etapa de Transformación Corporal y sostenía una lanza sobre un caballo! El hombre fue arrojado, pero el muchacho no se había movido en absoluto. Pensé que era un niño demonio, pero resulta que también era alguien con fuerza divina innata; ¡No es de extrañar que fuera capaz de eso!

— ¿No fue arrestado por las autoridades? ¿Cómo volvió?

Mientras la gente zumbaba, el joven alto y corpulento que había vencido a Wang Yanfeng y alcanzado 2400 jins también miró a Lin Ming. El joven reveló una expresión amistosa mientras sonreía felizmente a Lin Ming. No había pensado que también encontraría a alguien con una fuerza divina innata en este examen, por lo que era muy comprensivo con Lin Ming.

Wang Yanfeng miró a Lin Ming y frunció el ceño. ¿Este muchacho también tenía una fuerza divina innata? Realmente era molesto. Era como si estos raros jóvenes se arrastraban fuera de la madera.

—Hermano Feng, este chico salió de la nada y se atrevió a robar el resplandor de usted. El hermano Feng fue verdaderamente robado. —Un hombre al lado de Wang Yanfeng dijo.

—No es nada especial. Tener este resultado en la Segunda Etapa de la Transformación Corporal, es decente. La destreza de la batalla no depende sólo de la fuerza. Aunque los que tienen una fuerza divina innata son raros, no muchos de ellos tienen grandes logros en el futuro.

Wang Yanfeng dijo esto con un tono de exasperación. A pesar de que ya había determinado que iba a tomar primero durante este examen de ingreso, que fue repetidamente eclipsado una y otra vez por estos jóvenes compañeros, que le hizo sentir muy incómodo.

—Lo que el hermano Feng dijo es absolutamente correcto. En el futuro, en lo que uno necesita enfocarse es la verdadera esencia. La superioridad de la fuerza sólo es útil al principio. Este chico sólo estará feliz por algunos años. —El séquito de Wang Yanfeng se hizo eco.

Después de Lin Ming, fue el turno de Lin Xiaodong. A medida que se acercaba a la columna de piedra, empezó a girar el cuello de un lado a otro y mover la cintura. Él continuó esto por unos minutos hasta que los oficiales del examen parecían estar cada vez más molestos e impacientes. Entonces Lin Xiaodong finalmente gritó y golpeó la columna de piedra.

Se oyó un ruido sordo mientras el haz de luz de la columna de piedra, temblaba un poco y luego se acomodó.

El examinador frunció el ceño mientras miraba a Lin Xiaodong.

—750 jins … pero también tienes dos oportunidades más.

El resultado fue muy malo considerando que cualquier persona menos de 900 jins no se atrevería a registrarse. Nadie quería gente ociosa en esta enorme multitud sólo para acabar avergonzándose. Pero en el punto de vista de Lin Xiaodong este resultado fue muy bueno, y él tenía esta capacidad desvergonzada natural de ignorar los pensamientos de otros. Él movió su cintura y estiró su cuello nuevamente, y luego golpeó de nuevo.

¡Peng!

 —700 jin.

¡Otro golpe!

– 750 jins

Sin sombra de duda, Lin Xiaodong había sufrido una derrota miserable.

Para Lin Xiaodong, este fue un resultado decente. Tenía sólo quince años y su padre había decidido que sólo a los dieciocho años tendría alguna posibilidad de entrar en la Profunda Casa Marcial. Lin Xiaodong no había planeado romper el período de la condensación del pulso desde el principio, y su único ideal y deseo era preservar su posición dentro de la familia.

—Te di las pastillas Ciervo de oro, ¿no tomaste ninguna? —Lin Ming preguntó cuándo Lin Xiaodong regresó.

—Yo las comí todas; De lo contrario no había manera de que pasara de 600 jin —Lin Xiaodong inocentemente se encogió de hombros. Dejó a Lin Ming sin palabras.

Sin embargo, Lin Ming también pensó que esto era normal. Después de todo, antes de que él practicara los Meridianos de Combate de las Virtudes Caóticas, su mejor resultado era 850 jins. Su entrenamiento diligente e incansable estaba muy por encima de Lin Xiaodong, que sólo había conseguido 600 jins en ese momento.

Era difícil para alguien con solo un talento de grado tres y sin antecedentes aristocráticos formidables, ingresar a la Profunda Casa Marcial a los quince años de edad. Incluso la primera ronda del examen de ingreso era prohibitivamente difícil de pasar.

El ensayo de fuerza finalmente terminó alrededor del mediodía, y a los candidatos se les permitió un breve descanso antes de que el examen de admisión continuara.

Debido a que el tiempo de descanso era demasiado corto, Lin Ming simplemente comió una pequeña comida antes de sentarse en meditación y luego correr hacia la plaza.

La segunda inspección fue el Sueño. Era una prueba del corazón de un artista marcial.

Para un artista marcial, necesitaban no sólo el talento y el apoyo de sus antecedentes, sino que además tenían que ser alguien con un corazón marcial sincero e infatigable.

Traductora: Celty Strulson

 Editora: Aucifer Sakuya

Anterior– InicioSiguiente

Índice