Hiraheishi Vol 02 Capítulo 4: Maná Fuera de Control

Traductor – SpawFall: Red

Editor: Alphard: Green (O en todo caso todo lo que no sea rojo porque soy daltónico… Bueno puede ser que ponga rojo tambien…)

 

(En capitulos anteriores, vimos como Malfoy acosaba a Ron mientras Harry el sucio Poter se hiba a defender a su pelirrojo amigo)

(Mientras tanto, Hermaiony esta terminando su Gender Bender para seducir a Ron)

 

Al principio quería que Morado solucione el problema como encargado de la clase pero él no estaba lo suficientemente cerca para lograrlo, Norm estaba siendo acosado con magia. En cualquier momento podía salir lastimado, necesitaba inmediatamente ayuda. Sería muy difícil que Morado pudiera hacer algo en esta situación, corrí hacia ellos colocándome entre los dos.

 

– ¿Qué piensas que estás haciendo…? Piérdete ¿o acaso, quieres ser el objetivo?

 

El chico frente a mí claramente no piensa resolver este problema pasivamente, este muchacho, que estaba claramente usando magia, tenía el aspecto algo afeminado. Es seguro pensar que es el hijo de un aristócrata, además tiene cierto aire de desprecio y burla hacia el resto. En estos momentos hago que mi voz se escuche como si estuviera completamente indignado:

 

– Acaso no escuchaste, el maestro Morado dijo que no hagamos uso de la magia para bromas. ¿Y qué es lo primero que estás haces?

 

Al escuchar mis quejas, el rostro del aristócrata se tornó rojo, se preparaba para discutir, a pesar que no había nada que objetar, declaro con un tono desagradable.

 

– ¡Cierra la boca! ¡Un plebeyo no me puede decir nada! ¡Sal de mi vista el será mi objetivo, así que no me interrumpas!

 

(Norm, mi amigo, te doy permiso para matarlo, a su familia y a todos aquellos que tengan aun quesea 1% de su sangre… Odio este tipo de personas, y más aun a los padres que lo criaron)

 

– No son mis órdenes, son órdenes directas del maestro Morado, ¿acaso no piensas escuchar lo que nos dice un maestro?, es mejor que pienses en ello.

 

Le explicaba pacientemente todo pero al que le explicaba solo era un niño, para esta persona todos sus puntos de vista eran los correctos. Un problema que surgió por el poder, este es el resultado de mal educar a un niño con malas prácticas y descuidos, creo que un entorno favorable y una buena educación pueden hacer que un hombre sea digno.

Antes de la guerra, este punto, era ampliamente conocido, pero con el inicio de las luchas los aristócratas y los plebeyos se apoyaron, permitiendo que ambos crezcan y se desarrollen. Aunque Kelkeyr era un caso especial, incluso antes de la guerra se juntaba y no veía distinción entre aristócratas y plebeyos. Cuando la guerra empezó había una lucha de poder, que estaba trayendo pesar a los humanos.

Pero con el pasar del tiempo todo se hacía más difícil, las cosas comenzaron a ir cuesta abajo, los aristócratas empezaron a notar que las cosas eran graves, llegado a ese punto los aristócratas fueron totalmente imparciales.

Ese hecho sorprendió a muchos, inclusive los que eran considerados como los peores aristócratas se unieron a la lucha. Al principio, las personas tenías cierta duda. ¿Acaso solo lo hacen por las apariencias?

Pero no fue nada de eso, en realidad ellos se habían corregido, cada vez que nos acercábamos al final de la guerra podíamos ver en ellos nuevas personas. Tanto plebeyos como aristócratas nos llamábamos Hermanos de Armas, y en cada lucha, como soldados, tuve la oportunidad de hablar con ellos.

En nuestro campamento un día antes de asediar el castillo del señor de los demonios los aristócratas, ellos, estaban con la gente del pueblo, anteriormente ¿cuándo un noble se arriesgó para defender a un plebeyo?

Por supuesto este accionar no solo se vio en esa batalla, pero al igual que ellos, si un aristócrata estaba en problemas un plebeyo acudía a cubrirle la espalda. Tal vez por eso sus valores han tenido un gran cambio.

Muchas personas jóvenes murieron, incluso jóvenes aristócratas, aunque era más común que sobrevivieran los aristócratas, con el tiempo eso también los afectaban pues muchos perdían seres queridos amigos.

Cuando el mundo empezó a dirigirse a su caída estos no eran las mismas personas, a ellos les daba igual las demás personas incluso había aquellos que consideraban que solo simples plebeyos cayeron en la guerra con los demonios, de ese grupo casi todos habían desaparecido.

Pero, felizmente, las personas pueden cambian, el tiempo nos lo enseño. Lo mismo puedo decir de este pequeño aristócrata, el mismo que en este momento está acosando a Norm, en este momento es solo un niño inmaduro. Si uno se comunica constantemente con él es seguro que cambiara, por esa razón estoy intentando explicarle todo a este niño.

Pero esta vez parece que no logre mi objetivo. El pequeño aristócrata libero su poder mientras decía:

 

– … Bueno, considera esto tu culpa, “Viento escúchame, viento golpea, trae dolor al enemigo que se encuentra frente a mi – Ventus”.

 

(Pero que originales son estos hechizos…)

 

De la punta de la varita del aristócrata se crea un torbellino y va directamente hacia mí con intención de golpearme, Norm se encuentra detrás de mí así que esquivar el poder no es una opción. No tome acción alguna ya que considero que la magia actual no es efectiva al punto de matarme.

No pienso gastar dos años aprendiendo magia que no usare pero tampoco quería dar a conocer esta técnica que representa el honor de Naklur.

Con esos pensamientos recibí el golpe el cual me produjo algunas heridas. Pero el pequeño aristócrata no mostraba indicios de detenerse, me parece que ya tiene mucho tiempo que está usando esa magia.

Era una magia simple que podía ser invocado con una simple palabra, por lo que es extraño que este durando tanto tiempo, ya había pasado diez segundos desde que activo su magia. Pensando que era extraño di un vistazo a la cara del aristócrata. Su rostro estaba pálido, respiraba con dificultad, no se veía nada bien, al parecer…

 

– … ¡Perdiste el control del maná, intenta concentrarte!… ¡Hey, detente, deten el flujo de mana!

 

Le grité, pero el chico no quería escucharme.

 

– Cierra la boca… … … … Maldito plebeyo…

 

(Callate marginal)

(Y es por esto que no deben jugar con viento)

 

Incluso sin fuerzas se mostraba impertinente, estaba empezando a escupir sangre, esto no era bueno, ¿acaso no piensa escucharme, o no puede controlar su magia? Más bien parece que es la última opción, él ya se encuentra mirando hacia abajo claramente inconsciente sin poder detener la magia…

Hay que detenerlo, tengo que acercarme y lograr darle un golpe a este aristócrata.

 

– … Esto, no es bueno.

 

Oí una voz detrás ahí se encontraba Morado, ¿acaso él no se encontraba al otro lado de la arena?, no importa lo ágil que uno puede ser, su llegada es considerada muy rápida. Al darse cuenta de mis dudas Morado se acarició la barba y dijo:

 

– En este campo, puedo movilizarme en un abrir y cerrar de ojos.

– Entonces, ¿podías haber venido un poco antes?

– Si algún joven realiza algo osado, naturalmente, tengo que interferir, la directora me hablo acerca de ti pero al parecer las cosas se te fueron de tu control, es por eso que decidí acercarme, ¿te importa si lo paro?

– Por supuesto que no.

 

(Rómpanse la madre, que de aquí veo, si están por sacarse un ojo ahí recién iré)

(Exacto mi joven Watson, ¿porque molestarse con unos pequeños niños si lo único que pueden llegar a hacer es crear un pequeño tornado a cambio de su vida?)

 

Morado realizo un hechizo y el viento rápidamente cesó, ni siquiera pude ver el movimiento de sus labios. ¿Cuál de todos los hechizos fue el que realizo?, ¿cuánto tiempo se dedicó a su técnica mágica? ¿Cómo logro leer ese hechizo y en qué momento lo uso?, había escuchado que los magos más fuertes son capaces de leerlos en un abrir y cerrar de ojos pero nunca logre ver ese espectáculo, veo que Morado puede hacerlo.

Tan pronto como el viento se disolvió el pequeño aristócrata cayo, en este momento es evidente que se encontrará de rodillas o este sentado. Él no recibirá la expulsión como castigo, pero en este momento es más importante su recuperación.

Aunque él sea un aristócrata no se ira sin un castigo por este delito, por cierto para ser expulsado, como condición, es tener cierta edad mínima, así que espero que no vuelva a repetir estos errores. Me di la vuelta y hablé con el aterrado Norm.

 

– ¿Estás bien?

– Sí… Lo siento. Me has salvado…

– No te preocupes, no hice nada especial.

– No digas eso… Y, claramente, deberías ir a la enfermería, también estás herido.

 

De hecho en todo mi cuerpo se notaron pequeños cortes, si fueran heridas más profundas sería necesario acudir a la enfermería y ciertamente estos raspones no eran nada dolorosos así que no veo la necesidad de ir allí.

 

– Esto, no es la gran cosa, esto se puede…

– No hay un no como respuesta, ¡Vamos!

 

(¡FUJOSHIS! ¡DEJEN DE CORROMPER ESTA NOVELA CON SUS DESEOS INMUNDOS! ¡AQUÍ SOLO SE PERMITEN MIS LOLIS!)

 

Norm me tomó por el brazo y me arrastro hacia la enfermería.

 

(Algo corto el capÍtulo, esperaba que al fin apareciera Hermione, aunque este Ron, parece algo irrelevante)

(Tan irrelevante que casi lo matan el segundo capítulo que aparece.

PD: ¿Alguien juega Grand Blue Fantasy? ¿Me dice donde descargarlo? (Doy loli (si leyeron bien…)) )

Anterior Indice Siguiente

Índice