Terror Infinity V6 C9-2

A A A

Terror Infinity 

Vol 6: Capítulo 9-2.

 

Ahora que Yinkong tenía su daga en la mano. Ella la clavó en la frente de Imhotep. Enseguida llamas ardieron en la cabeza de Imhotep mientras él gritaba de dolor, pero no aflojó su agarre incluso un poco. Él estaba ejerciendo una fuerza aún más fuerte que Zheng. Imhotep empujó a Zheng y retrocedió con la momia de Anck-su-Namun. Yinkong no tuvo más remedio que sacar la daga, aunque la cabeza de Imhotep ya se había convertido en un cráneo.

Imhotep gritó en el antiguo Egipto y entonces nueva carne creció desde su cráneo. Las momias y Esfinges de inmediato se volvieron al grupo de Zheng y saltaron hacia ellos.

Zheng gritó. “¡Jonathan! ¡Lee las palabras en el libro! ¡Puedes controlar a estas momias!”

Jonathan hizo su camino hacia el centro de todos y dijo. “Hay tantas Esfinges persiguiéndome desde atrás. ¿Cómo puedo encontrar el tiempo para leer?.”

“¡Mierda!” Maldijo Zheng. “Yinkong, cuida de los de detrás, ¡voy a bloquear la parte delantera! ¡Evelyn! ¡Date prisa y lee las palabras en el libro!”

Zheng golpeó a la momia más cercana. Se convirtió en cenizas en cuanto se puso en contacto con el puño. Al mismo tiempo, Zheng sacó el cuchillo progresivo a pesar que el daño físico no era efectivo y cortó a las momias.

Podían oír los gritos de las Esfinges procedentes del túnel detrás. Jonathan entregó el libro rápidamente a Evelyn. “O’Connell, ¡realmente vamos a morir si no vienes!”

“¡Cállate Jonathan!”

Con una serie de disparos, O’Connell, Ardeth y el comisario entraron en la habitación desde el otro lado. Pulverizaron a las momias con sus rifles. A pesar que sólo era daño físico, todavía eran capaces de aplastar a las momias con tantos disparos.

Los tres estaban en ropa interior. Ardeth parecía el más violento de ellos. No sólo estaba usando una ametralladora pesada sacada del avión, también estaba lanzando granadas. Toda la sala se llenó con el olor de la pólvora y explosiones.

Imhotep se transformó en una tormenta de arena y barrió hacia los tres hombres. A pesar que sus armas eran de gran alcance, eran inútiles contra Imhotep en esta forma. Cuando Imhotep estaba a punto de llegar a ellos, Evelyn cantó. “En el nombre de Ra, ¡ordeno!”

Las momias que estaban atacando al grupo de Zheng de repente dejaron de moverse, pero el cuerpo de Zheng ya estaba lleno de cortes. A pesar que podría matar a una momia de un solo golpe, sus armas tenían un alcance más largo que el puño de Zheng. Además, era difícil evitar todos los ataques cuando estaba rodeado por tantas momias. Por suerte Evelyn era fluida en el antiguo Egipto a diferencia de su hermano y era capaz de leer rápidamente las palabras en el libro.

Evelyn gritó. “¡Destruyan a Imhotep y a sus secuaces!”

Las momias inmediatamente se voltearon y apuntaron con sus espadas a Imhotep y a las Esfinges, y luego saltaron hacia ellos.

Imhotep volvió la cabeza y gritó. “¡Dame el libro de Amón-Ra!” Él dejó a los tres hombres y barrió hacia Evelyn. O’Connell y los otros dos hombres se miraron entre sí y luego comenzaron a destruir a los monstruos cercanos. Al disparar sin parar y lanzando granadas, les hacía parecer más locos que Zheng.

Zheng tomó una respiración profunda. Él sabía que la trama había vuelto a la normalidad. A pesar que todavía había ciertas diferencia, pero esta era la escena de la película. Sacó las dos llaves de su anillo y se los entregó a Evelyn. “Que descanse en paz.” A continuación, cargó en la tormenta de arena.

El impacto hizo que tanto Zheng e Imhotep fueran despedidos hacia los lados. Imhotep volvió de nuevo a su forma humana después de ser golpeado por el anillo de Na. Un fuego ardía en su pecho. Después que el fuego se apagó, saltó hacia Zheng de nuevo.

Zheng limpió la sangre de su boca. Él salio del modo desbloqueado. Sentía una sensación mixta cuando se enfrentó a Imhotep. Imhotep no era una buena persona en las películas, pero su amor por Anck-su-Namun era puro y real. Nunca abandonó a Anck-su-Namun ni una vez. Al final de la segunda película, aún amaba a Anck-su-Namun hasta su muerte después que ella le entregó. Imhotep era una persona normal y trágica. Malo, pero no al extremo.

Zheng le dio un puñetazo a Imhotep y lo tiró lejos. Al mismo tiempo, Imhotep le golpeó en la cara. Después de aterrizar, la voz de Evelyn finalmente llegó. “¡Kadeesh mal! ¡Kadeesh mal! ¡PARED OOS! ¡¡PARED OOS!!”

Imhotep la miró asustado. Un carro salió del altar y cuando pasó por Imhotep, se llevo a un Imhotep translúcido lejos de su cuerpo.

Zheng suspiró. Activó el cuchillo progresivo y se acercó a Imhotep y murmuró. “Algunas cosas deben ser olvidadas. Aunque no sé si existe la transmigración del alma en Egipto. No ames a alguien que no corresponda tu amor en tu próxima vida.”

El cuchillo cortó a través de Imhotep y su cabeza cayó.

Las esfinges y las momias volvieron de nuevo a la arena y desaparecieron. Toda la tumba empezó a temblar violentamente como si un terremoto la estuviese sucediendo. Al mismo tiempo, los jugadores recibieron una notificación de Dios.

“Cambio de misión. Escapar del colapso de Hamunaptra. O’Connell, Evelyn, y Jonathan no pueden morir. Cada muerte reducirá 5000 puntos.”

“¡Mierda!”

Todo el mundo maldijo cuando lo supieron. Zheng gritó. “¡O’Connell! Sal por donde llegaste. ¡Vamos a reunirnos fuera de la tumba! Yinkong, ¿todavía recuerdas el camino? Toma la iniciativa. Lan, danos hechizos de aceleración. ¡Date prisa!” Se acercó al altar y recogió el libro de los muertos. Luego siguió detrás de Evelyn en el túnel.

No pasó mucho antes de llegar al acantilado donde obtuvieron el libro de Amón-Ra. Jonathan dijo. “Fuimos atacados por varias Esfinges. Afortunadamente, el comisario encontró un camino para salir de aquí. Jaja. Es una lástima que no podamos conseguir esa base de oro.”

Evelyn miró a la estatua de Ra, pero antes que pudiera decir algo, la tierra en la que estaba de pie colapsó y se deslizó por el precipicio. Zheng estaba corriendo detrás de ella, inmediatamente saltó sobre ella y la agarró. Sus pies se entrelazaron sobre una roca en la pared. Con una mano agarrando a Evelyn, su mano izquierda fue por el libro de Amón-Ra que se caía.

“Objeto de misión obtenido. Aprendizaje de hechizos de resurrección desbloqueados. El usuario debe poseer Qi, Fuerza Psíquica, Maná, Nen, o Energía Xian. Pueden aprender a través de descifrar las palabras o por medio de Dios. Los costos de aprendizaje son 1000 puntos. Poseyendo el libro, mientras se esté en la película, permitirá la resurrección de cualquier miembro del equipo que el usuario haya visto. Cada miembro puede ser revivido una sola vez en el estado exacto antes de la muerte. Resurrección requiere el doble de puntos y recompensas clasificadas que el miembro poseía.”

Zheng se sorprendió. Entonces, una piedra que caía golpeó su mano y antes que pudiera recuperarse de la impresión, el libro había caído al fondo del acantilado.

“¡Ah!”

Zheng gritó mientras lanzaba a Evelyn hacia arriba. Jonathan y Lan atraparon a Evelyn. También subió y gritó con una cara pálida. “¡Corran! ¡Este lugar va a colapsar!”

El túnel se derrumbaba detrás de ellos mientras corrían pero ya que Yinkong conocía el camino, finalmente fueron capaces de salir de la tumba antes que colapsara. Entonces corrieron hacia el exterior de la ciudad.

Una vez que todos estaban afuera de la ciudad, miraron el polvo que cubría las ruinas y vieron tres figuras corriendo hacia ellos. O’Connell, Ardeth y el comisario también lograron salir.

“Adiós a todos. Estamos muy agradecidos por su ayuda en esta aventura. Les doy las gracias en nombre de mi equipo. Jonathan, aquí está el oro que te prometí. Vayamos a tomar una copa si nos encontramos de nuevo.”

Al ver que los tres salieron de la ciudad, Zheng tomó la llave de Evelyn y murmuró. Sacó las barras de oro restantes del anillo y cerró los ojos.

“Espera. Espera. Sólo hay cinco barras de oro aquí.”

Zheng ya había entrado en el estado semidespierto cuando oyó la voz de Jonathan.

 

Terror Infinity 

Fin del volumen 6

 

Traductor Tordmund Icestorm

Editor Lykanos  

 

Anterior Índice Siguiente

Índice