Terror Infinity V6 C8-1

Terror Infinity 

Vol. 6: Capítulo 8-1.

 

Lamu se sorprendió. Él sólo tenía un brazo izquierdo. No sólo estaba llevando una antorcha sino que también tenía una gran bolsa bajo el brazo. Había perdido todo el valor en el instante en que Manavia murió. Gritó mientras se escapaba por el túnel. Pero disparos procedían detrás de él al mismo tiempo. Varias balas impactaron en la espalda y casi lo hicieron caer. Aunque él definitivamente tenía algunas mejoras y siguió corriendo a pesar de los disparos. Desapareció de su vista en cuestión de segundos.

Honglu suspiró mientras dejaba la pistola. “Las armas de esta época son demasiado débiles, con una precisión mediocre y retrocesos fuertes. Toda mi mano se siente entumecida. La intensidad de los disparos sigue sonando en mis oídos. Heng, ¡di algo!”

Heng estaba vomitando en el suelo. Se levantó débilmente después de un tiempo. “Espera. Espérame. Voy a ir a buscar una antorcha.”

Honglu suspiró de nuevo y gritó. “Ese tipo hubiese muerto si recibe una flecha. ¿De qué estás asustado? Realmente no entiendo esos problemas psicológicos. Si tu psiquiatra fue lo suficientemente inteligente, él debería haberte ayudado con hipnoterapia. Así no habrías dejado que ese tipo escapara.”

Heng fue a coger una antorcha sin responder. Él volvió a encender las antorchas sobre el terreno. Fue entonces cuando Honglu se dio cuenta que su cuerpo estaba temblando y su cara era de color blanco pálido, como si acabara de ver algo aterrador.

“¿De qué tienes miedo en realidad?” Honglu preguntó con curiosidad.

Heng puso a Jie sobre su espalda y se rió con amargura. “Yo ni siquiera sé lo que me da miedo, pero cada vez que me meto en un conflicto con otros o se inicia una pelea, sentiré miedo. Tengo miedo de ser golpeado. Si no hubiese tenido mis flechas bien apuntadas cuando lo vi, probablemente habría huido.”

Honglu le dio una sonrisa fría. “¿Igual que cuando corriste lejos de tu novia?”

La cara de Heng se puso roja, pero no dijo nada durante bastante tiempo. “Si hay una oportunidad, yo quiero morir delante de ella. Ahora que he terminado mi venganza, puedo morir delante de ella para expiar mi pecado. Sé que nunca podré compensar el daño que le causé. Aunque el hecho es que nunca podré tener la oportunidad de hacerlo. Pero todavía quiero verla una vez más, aunque sea por última vez.”

Honglu sacó una manzana del bolsillo y le dio un mordisco. “Si mi suposición es correcta, entonces hay un elemento en esta tumba que es tan valioso como nuestras vidas. Aunque no estoy seguro, pero a juzgar por toda la información, mi deducción es probable. Por lo que aún tienes una oportunidad.”

Heng preguntó en confusión. “¿Qué oportunidad?”

La voz de una niña también le preguntó. “¿Qué oportunidad?”

Heng y Honglu se sorprendieron al oír la voz. Heng disparó su arco inmediatamente y Honglu se ocultó detrás de él. Finalmente se reveló su lado infantil. La chica salió lentamente de la oscuridad y resultó ser Yinkong.

Honglu salió de la espalda de Heng y miró a su alrededor. “¿Lo terminaste con facilidad? No huelo nada de sangre en ti. ¿De verdad? ¿O simplemente huiste?”

Yinkong sonrió. Ella le tendió la mano y acarició la cabeza de Honglu, lo que sorprendió al chico. “No tengo la costumbre de abandonar a mis compañeros. Si vuelvo, eso significa que he cumplido mi misión. Si no lo hago, entonces significa que he sido asesinada.” Se dio la vuelta y se fue más profundo en la tumba.

Honglu tocó su cabello y luego murmuró. “He oído que uno no crecerá más alto cuando las personas tocan tu cabeza. Si puedo ir a la dimensión de Dios vivo, entonces voy a conseguir una mejora que haga que mi pelo se vuelva duro.”

Heng se rió de él y luego miró a la espalda de Yinkong con envidia. Él apretó el agarre en su arco.

Al mismo tiempo, en el otro lado de la tumba. Zheng estaba persiguiendo a Shiva con su cuchillo. Su cara se veía como la de un loco deseoso de sangre, con sangre alrededor de su boca. Parecía que iba a dar a Shiva un corte tan pronto como le pueda atrapar. Aunque la imagen de su persecución era similar a la de gángsters regulares. Excepto que uno estaba cubierto con una llama mientras que el otro estaba cubierto en una luz dorada.

“Puta madre. ¡Deja de correr! ¿No quieres pelear conmigo? ¡Aquí estoy! ¿No eran tan fuertes que se mantuvieron cazándonos? ¿No fuiste capaz de matar a Zero y a Tengyi? ¿Qué pasó con el novato? ¡No corras!”

Aunque ambos estaban en la segunda etapa del modo desbloqueado, Zheng había llegado a un nivel más profundo que Shiva. El aumento de los músculos en sus piernas era más fuerte que los de Shiva. Aplastó todas las rocas que pisaba mientras cargaba hacia adelante como el viento. Finalmente cerró la brecha y cortó en la espalda de Shiva. ¡Clank! Shiva cayó y casi se agarró de la mano izquierda de Zheng. Eso le daba miedo, pero fue capaz de extender la distancia un poco.

“¡Mierda! ¡Sal!”

Shiva acaba de recordar que todavía podía invocar a la serpiente. El miedo le hizo olvidar todo lo que no sea correr. Esta era la primera vez que fue empujado a una situación tan horrible y también su experiencia más vergonzosa. Él nunca pensó que llegaría a esto, huyendo de la persecución de otra persona. La vergüenza encendió la ira en su corazón, sin embargo, tan pronto como él pensaba en el asesino detrás de él, no podía sacar el coraje para luchar. Así que no tuvo más remedio que seguir corriendo.

La serpiente apareció junto a él mientras gritaba. Shiva dio un paso en una de las cabezas y dejo que se lo llevara mientras que la otra mordió hacia Zheng. La cabeza de serpiente lo empujó contra la pared, pero esa llama fácilmente evaporó la cabeza. Recuperó su velocidad de nuevo corriendo tras Shiva.

La persecución continuó hasta que llegaron a un acantilado. En la parte superior del acantilado, estaban de pie O’Connell y los otros personajes. Dieron vueltas alrededor de una estatua y parecían estar discutiendo algo. Ellos se sorprendieron ante la aparición de Zheng y Shiva.

Shiva ordenó a la serpiente subir el acantilado. Zheng estaba ansioso y quería gritar para avisarles pero la serpiente disparó un rayo de luz en donde los personajes estaban. Jonathan estaba a punto de saludar a Zheng cuando la roca se desplomó y cayó por el precipicio. Afortunadamente se agarró a una roca, pero estaba demasiado lejos de las otras tres personas en la parte superior y no podían llegar hasta él.

Ese hecho provocó en Zheng un odio hacia Shiva que era tanto que podría comérselo vivo, pero Zheng no tuvo más remedio que parar su persecución. Shiva gritó mientras se alejaba corriendo. “¡Son una mierda Equipo China! ¡Te reto a que vengas por mí! ¡Voy hacia Imhotep! ¡Te vas a arrepentir si no me matas ahora! Jaja, ¡estúpido hipócrita! ¡Voy a matarlos a cada uno de ustedes!” Su voz sonaba más y más lejos.

Zheng aspiró profundamente mientras miraba la espalda de Shiva. De repente, cogió una piedra y la lanzó hacia él. Pudo distinguir un grito débil que vino de lejos.

Jonathan todavía estaba colgado en el acantilado con una cara pálida. Ni siquiera podía gritar más para pedir ayuda. Sus dedos se agarraron firmemente en la roca que sobresalía pero él se estaba deslizando poco a poco. Finalmente no pudo aguantar más y gritó. “¡No! ¡La base de la estatua está hecha de oro!” Entonces cayó.

Zheng estaba a unos metros de distancia de donde Jonathan estaba cayendo. Sólo necesitaba un poco de aceleración para saltar por encima del acantilado pero necesitaba tiempo para atrapar a Jonathan en el salto.

Zheng tomó una respiración profunda. Cuando Jonathan estaba a sólo tres metros por encima de él, saltó y atrapó a Jonathan por un pelo. Los dos llegaron a la pared del acantilado. Entonces, Zheng golpeó su brazo izquierdo en la pared. Su mano izquierda empezó a sangrar pero también los mantuvo en la pared.

 

Traductor Tordmund Icestorm

Editor Lykanos  

 

AnteriorÍndiceSiguiente

Índice