Terror Infinity V6 C6-1

Terror Infinity

Vol. 6: Capítulo 6-1.

 

Zheng gritó con locura. Las dos personas que estaban junto a él también estaban dolidas. Yinkong había luchado junto a Zero durante tanto tiempo. A pesar que los dos nunca hablaron entre sí demasiado, pero respetaban la capacidad respectiva de cada uno como asesinos.

Heng sólo llegó a este mundo al principio de esta película. Todavía conservaba la ingenuidad del mundo real. Aunque el grupo de Zheng nunca lo ha reconocido como miembro del equipo, pero alguien que había luchado junto con él acababa de morir.

Mientras que los tres se quedaron mirando el cuerpo de Zero, de repente se oyó un grito procedente de la entrada de la tumba. Zheng y Yinkong gritaron. “¡Imhotep!”

La atención de todos estaba centrada en Zero ya que hizo el primer disparo. El Imhotep incompleto no era una gran amenaza cuando Zheng y Yinkong estaban allí, porque las armas de ambos le pueden contrarrestar. Pero ahora que los dos se acercaron a Zero, el resto del grupo en la entrada no tenía forma de defenderse de Imhotep.

Al llegar a esta conclusión, Zheng y Yinkong corrieron inmediatamente hacia la entrada. A pesar que su velocidad ya era rápida, llegaron demasiado tarde. Un cadáver seco yacía debajo de Imhotep para el momento en que llegaron allí. A juzgar por la vestimenta del cadáver, era el personaje americano restante. El cuerpo de Imhotep convulsionó y las partes podridas de su cuerpo volvieron a ser carne normal. En poco tiempo, un sumo sacerdote completamente resucitado se paró frente a ellos.

Imhotep les sonrió, una sonrisa que envió escalofríos por sus espadas. Levantó sus manos, mientras que todos estaban todavía en shock. La arena afuera de Hamunaptra formó una ola de varios metros de altura y se fue a las caballerías. Las caballerías estaban sólo a un millar de metros de distancia del Equipo India cuando la ola de arena los enterró. Al mismo tiempo, el Equipo India corrió tan rápido como pudieron. Las caballerías no iban a lograrlo antes de que el equipo India llegara a Hamunaptra.

Zheng y Yinkong saltaron hacia Imhotep. Zheng canalizó su Qi en su puño izquierdo, Yinkong sacó su daga. Ambas armas tenían la capacidad de dañar a Imhotep, pero Imhotep había aprendido del pasado. Se convirtió en una tormenta de arena y barrió a Evelyn y a Lan antes que Zheng llegara a él, y luego tomó como rehenes a las dos mujeres en la tumba.

La cara de Zheng se puso pálida. Cogió a Jonathan y le dijo. “¿Qué acaba de decir?”

Ardeth respondió en su lugar. “Dijo… que le demos el Libro de los Muertos o de lo contrario convertirá a las dos mujeres en momias… nos dio aproximadamente una hora…”

El corazón de Zheng latía con fuerza. Lo que supuestamente era una buena perspectiva de pronto se desvaneció en la nada. La muerte de Zero, la regeneración de Imhotep, y ahora Evelyn y Lan fueron secuestradas… ¿fueron destinados a morir aquí?

“¡O’Connell y Jonathan! ¡Ustedes dos encuentren el libro de Amón-Ra!” Zheng suprimió la sensación de desesperanza y les ordenó con firmeza. Luego se volvió hacia Ardeth y dijo. “Ve con ellos y protégelos.”

El comisario también dijo. “Déjame ir con ellos también, puedo leer jeroglíficos.”

Zheng recordó la incompetencia de Jonathan con el lenguaje y asintió. “Jie, protege a Heng y a Honglu, y entra en la tumba antes que el Equipo India lo haga. No tienes que preocuparte por sus ataques a distancia mientras estas en la tumba… pero la mujer del control mental sigue siendo un problema. ¿Jie?”

Zheng hace un momento se dio cuenta de la expresión dolorosa de Jie. Lo que le dio una sensación aún peor fue un repentino destello de luz en los ojos de Jie. Esta luz llegó y se fue en un instante, pero Jie perdió el conocimiento inmediatamente. Su piel comenzó a desgarrarse y sus vasos sanguíneos reventaron, cubriendo todo su cuerpo en sangre.

Al mismo tiempo, el Equipo India se llenó de alegría. Sabían que Imhotep había recuperado sus poderes cuando la tormenta de arena golpeó a las caballerías. La tormenta de arena salvó a todo su equipo, de lo contrario, mil caballerías armadas serían suficientes para acabar con ellos. No sólo esto, sino que también mataron al francotirador. Ya no tenían de qué preocuparse al estar en la mira.

“¡Lamu! ¿Estás bien? “El monje gritó sin darse la vuelta.

El brazo izquierdo del joven se había roto y estaba tosiendo sangre. Se apoyó en las dos mujeres a su lado para seguir adelante. “Mi aguja lo alcanzó primero, de lo contrario, habría golpeado mi corazón… qué poder tan terrorífico. Simplemente me rozó el brazo pero aun así casi me lo arranca…”

Shainaia dijo entre dientes. “No hay nada de lo que estar sorprendidos. Hemos aprendido de sus memorias que ese rifle Gauss puede disparar a través de un vehículo de combate con un disparo. No eres… ¡Ah!”

De repente dio un grito de dolor y rodó por el suelo con las manos en la cabeza. Todos los demás pararon su movimiento en estado de shock. Shiva y Arot corrieron inmediatamente hacia ella. Aunque su capacidad de combate no era la mejor, era el núcleo de este equipo. Podía ser considerada como la líder sin los poderes otorgados al líder.

Su voz se volvió ronca por los gritos. “Líder… El Guía me atacó. No tendría que haber sido capaz de atacar. Yo estaba buscando su ubicación, entonces de repente invadió en mi red mental… contrafuego…”

Su voz se hizo más y más baja. En el momento en que dijo estas últimas palabras, la sangre estaba saliendo a través de cada parte de su cabeza y todo su cuerpo se convulsionaba.

Arot había vuelto a su forma humana cuando llegó a su lado. Él le sujeto la cabeza y luego le tocó el pecho. Varios segundos después, la soltó. “Su corazón sigue latiendo, pero sus ondas cerebrales son anormales… su conciencia fue borrada por la fuerza. Su cuerpo va a morir en pocos minutos.”

Shiva tomó una respiración profunda y murmuró. “¿Alguna forma de salvarla? ¿Incluso si tenemos que dar nuestra energía vital para ella?”

Arot negó con la cabeza. “No. El dominio mental es el campo más misterioso. Ella todavía tiene una cantidad vigorosa de energía vital. Esa persona es un maestro en este campo. Invadió su red mental y borró todo de ella. La energía vital no puede traer su mente de regreso…”

La cara de Shiva se tornó terrorífica. Él levantó la mano y luego apareció la serpiente. Mordió a la mujer y se la comió ante sus ojos. Dijo con odio. “Incluso si ella tiene que morir, ¡morirá por nuestras propias manos! ¡No le daré al Equipo China ni un punto! Están con un punto negativo ¿verdad? No voy a permitir que se salgan con otro punto… ¡Equipo China! ¡Quiero que todos mueran con ella!”

Mientras hablaba, una mujer en ropas de la India, que actuaba como una muñeca, de repente gritó. Miró a la gente a su alrededor con confusión. Ella era Zhuiyu que había sido controlada mentalmente todo este tiempo. Cuando Shainaia murió, ella recuperó la conciencia, pero eso sólo fue una desgracia. Todos en el Equipo India la miraban con odio. Por el contrario, Liang, que murió estando inconsciente, estuvo mucho mejor que ella.

“Equipo China… Jajaja, ¡Equipo China! ¡Todos ustedes van a morir en la miseria! Jajaja…”

Zheng estaba confundido por la repentina caída de Jie. Los únicos que aún podían seguir luchando eran él y Yinkong. Por otra parte, uno de los brazos de Yinkong no estaba en buenas condiciones. Sin embargo, si ella no protege a Honglu ahora, sería difícil conseguir a otra persona con su talento.

“Si no les importa, déjenme proteger a Honglu y a Jie.” dijo de repente Heng.

 

Traductor Tordmund Icestorm

Editor Lykanos  

 

AnteriorÍndiceSiguiente

Índice