Terror Infinity V6 C4-2

A A A

Terror Infinity 

Vol 6: Capítulo 4-2. 

 

“Desembarcamos aquí, entonces, vamos a ir hacia el mercado en el desierto. Si todo va bien, podemos comprar nuestros suministros y camellos allí. Debemos llegar a Hamunaptra en unos pocos días.” O’Connell sacó una bandeja de arena y dibujó su camino en la arena.

Ellos estaban teniendo el desayuno en la cabina, pero debido a las amenazas que hicieron ayer, la tripulación rechazó su invitación a comer juntos. Aunque a ninguno de ellos realmente le importaba.

“¿Dónde están nuestros aliados?”, preguntó Honglu.

Ardeth Bay (El hombre de negro) se detuvo por un momento y luego trazó una línea en la arena. “Entre el mercado y Hamunaptra. Ya que el desierto es demasiado grande, sólo podemos esperar en el centro y luego enviar a nuestros hombres para buscar a nuestros enemigos. Esto es lo máximo que podemos hacer.”

Honglu asintió. Zheng estudió la bandeja de arena por un momento y dijo: “Así que esto se decide. Todavía tenemos un par de días. Cada uno tomará un buen descanso y entonces tendremos que luchar por nuestras vidas… No huiremos esta vez. Sólo un lado puede vivir. O’Connell, ¿podemos obtener armas y municiones en el mercado?  Balas normales están bien.”

Ardeth le respondió en su lugar, “Tenemos hombres y un pequeño almacén en el mercado. Debe haber algunas armas, a pesar que ellas no son tan poderosas como las que ustedes tienen, pero debe haber suficiente munición.”

Zheng rió. “Eso es lo suficientemente bueno. Balas normales pueden matar a las momias regulares… Ok, ¿preguntas? Después que nos encontremos con nuestros aliados, Zero irá por su cuenta para asesinar a la mujer del Equipo India. Honglu, Liang, Heng, y Zhuiyu se unirán al grupo grande. No debe ser demasiado peligroso bajo la protección de tanta gente. En cuanto a Jie, Lan, Yinkong, O’Connell, Evelyn, Jonathan y yo, nosotros siete vamos a seguir hasta Hamunaptra y obtener el libro de Amón-Ra antes que nadie. A continuación ¡vamos a quitarle la inmortalidad a Imhotep y matar al resto del Equipo India!”

“¿Y yo qué?”, ​​preguntó Ardeth rápidamente.

“Por supuesto que vas a permanecer con tu gente. La batalla en el interior de Hamunaptra no tiene mucho que ver con los dos de ustedes. Causamos el problema por lo que vamos a asumir la responsabilidad por ello. Es una gran ayuda el bloquear a las momias de Imhotep y posiblemente asesinar a una o dos personas en el Equipo India.”

“¿Cómo puedo evitar la batalla cuando yo soy un descendiente de la guardia del Faraón? ¡Eliminar a Imhotep es en un principio nuestra responsabilidad! ¡Ni siquiera Dios me impedirá unirme a la batalla! Debería estar en el grupo Hamunaptra.”

Zheng suspiro. “Entonces los ocho vamos a ir a Hamunaptra. El comisario no es joven y debe permanecer con el grupo grande.”

El comisario abrió la boca, pero al final no dijo nada. Zhuiyu de pronto le preguntó a O’Connell, “¿Hacia dónde va este barco si seguimos navegando por el río? ¿Al océano?”

O’Connell respondió: “Sí, se debe seguir el río hasta el océano. Habrá transatlánticos que se llevarán los cargamentos de este barco.”

Zhuiyu rió. “¿Qué tal esto? Nosotros, los novatos nos iremos en el barco hacia el océano, ya que no les podemos ayudar de todos modos. Si morimos en la batalla, solo causaremos más carga para ustedes. No creo que el Equipo India pueda saber que estamos viajando para el océano y llegara a perseguirnos… Estaremos en condiciones de seguridad absoluta y no van a tener que preocuparse por nosotros.”

Zheng le preguntó a Honglu, “¿Qué opinas? Creo que no es una mala idea. Ellos pueden estar seguros y no pueden ofrecer mucha ayuda. Si perdemos la batalla, entonces no importa si están o no…”

Honglu se retorció el cabello y luego sonrió. “Vamos a dejar que elijan ellos mismos. Pueden navegar hacia el océano si lo desean. Aunque espero que se queden con el grupo grande. Heng, ¿cuál es tu elección?”

Heng hizo una pausa por un momento y luego dijo: “También quiero permanecer con el grupo… Jeje, siempre he querido ver como es cuando miles de caballos cargan en una batalla. A pesar que este no es el mejor momento, yo todavía no quiero perder la oportunidad.”

Zhuiyu se volvió rápidamente hacia Liang y lo miró con los ojos de un gatito. Liang se limitó a mirarla por un segundo antes de ceder. “Entonces elijo navegar. Los dos de nosotros van a navegar hacia el océano. De esta manera también podemos cuidar de nosotros.”

Zheng asintió. “Así que se decide entonces. Yo te daré algunas balas normales, dos rifles, aerosol hemostático y unas vendas. Pero no te daré un dispositivo de comunicación. Una vez que nos separemos, sólo pueden confiar en sí mismos. No quiero ser notificado que de repente de perdimos dos puntos. ¿Bueno?”

Honglu rió y dijo: “Dales un dispositivo de comunicación. Los dos pueden usar uno y podemos conocer su situación en cualquier momento, o hacerles saber lo que estamos haciendo. Nosotros no tenemos que preocuparnos de que caigan en manos del Equipo India de todos modos por lo que está bien el darles uno…, también necesitan algo de dinero para los gastos en el camino. Dales algunas barras de oro.”

Zhuiyu y Liang asintieron. Parecían aliviados, pero no se dieron cuenta de la sonrisa de Honglu.

El grupo decidió bajar a tierra después del desayuno. Zhuiyu y Liang se quedaron en el barco y navegaron por el río.

Después de correr durante diez minutos, Honglu miró el dispositivo de comunicación y de repente dijo, “Cambio de planes. El cebo se ha establecido.”

Todos lo miraron con confusión. Zheng preguntó, “¿qué cebo?”

Honglu le entregó el dispositivo a él. “Ellos… los dos que se fueron navegando lejos. Ellos deben estar bajo el control mental de la mujer del Equipo India en este momento.”

Zheng veía el dispositivo. Uno de los puntos se movía lento mientras que el resto de ellos se agruparon en el centro de la pantalla. “¿Por qué dices eso? ¿Qué pasa?”

“Ellos desaceleraron. Para ser precisos, se detuvieron hace dos minutos y luego comenzaron a moverse lentamente, mucho más lentamente que cuando estábamos en el barco… Si mi suposición es correcta, la mujer del Equipo India puede controlar a la gente desde lejos, y pone un marcador en ellos. Una vez que están fuera del rango de la extraña protección que nos rodea, esa mujer podría sentirlos y controlarlos.”

Zheng pensó por un momento. “Pero todavía están vivos.”

Honglu rió. “Esto se debe a que aprendió de nuestro plan desde su memoria. Si los matan inmediatamente entonces hubiésemos comenzado a sospechar y cambiado nuestro plan. Dado que estas dos personas no tienen poder, pueden dejarlos con vida hasta que estemos muertos.”

“A juzgar por la desaceleración del barco, hay un límite al alcance de su control mental. Ella hizo desacelerar el barco para que pudiera pasar y tomar a los dos para Hamunaptra. Entonces van a esperar allí y emboscarnos… Si quieren que ir a una distancia así y todavía esperar llegar a Hamunaptra antes que nosotros… Entonces el único medio de transporte es el avión de la trama original…”

Al mismo tiempo, en la entrada a El Cairo. “Este es el plan, líder. ¿Qué debemos hacer con estas dos personas? ¿Traer al barco de vuelta aquí?”

Al lado de la mujer india, estaban Shiva e Imhotep. Shiva negó con la cabeza. “Que continúe la navegación a baja velocidad… ¿cuánto tiempo más hasta que vaya fuera de rango?”

“Seis horas a esta tasa.”

Shiva asintió. “Entonces deja que el barco mantenga esta velocidad. Arot y Lamu ya se han ido a buscar al aeropuerto. Una vez que tengamos el avión, rápidamente podemos perseguirlos incluso si se trasladan fuera de rango… Sumo Sacerdote Imhotep, tal como se ve, somos enemigos del equipo que está tratando de detenerte. Enemigos de sus enemigos son sus aliados. Vamos a ayudar a revivir a Anck-su-Namun pero necesitamos su ayuda para derrotar a ese otro equipo. ¿Puede su ejército seguir hasta Hamunaptra? Después de enterarse de las diez mil caballerías, su ejército es la única fuerza que puede detenerlos y nosotros ganar tiempo para revivir a Anck-su-Namun.”

Imhotep asintió y dijo algo en el antiguo Egipto. Luego se dio la vuelta y rugió. Un mar denso de momias estaban en las calles detrás de él. Rugían como uno con él. Este trascendental, aterrorizador rugido parecía como si podría causar que toda la ciudad de El Cairo se cayera…

 

Traductor Tordmund Icestorm

Editor Lykanos  

 

Anterior ÍndiceSiguiente

Índice