Terror Infinity V6 C3-3

Terror Infinity 

Vol. 6: Capítulo 3-3.

 

“¡Yinkong, tu daga!”

Viendo que Lan era demasiado lenta para sacar al gato a tiempo, Zheng lanzó su arma lejos y señaló a Yinkong mientras saltaba a la tormenta de arena. Él canalizó Qi hacia el anillo de Na, formó un campo de fuerza translúcido alrededor de su puño, luego golpeó a la tormenta de arena con su mano izquierda.

Con un auge, la tormenta de arena fue rechazada como si golpeara una pared. Zheng también fue derribado, chocando contra Jie y Zero. La tormenta de arena volvió a su forma humana detrás del autobús. Imhotep se arrodilló sobre una rodilla. Su hombro seguía ardiendo y corroído. El anillo de Na era realmente muy eficaz contra los seres espirituales, pudiendo dañar a Imhotep cuando las balas mágicas no podían.

Yinkong sacó su daga de inmediato, una daga bañada en una llama. Los guardias momias convocados por Zheng inmediatamente retrocedieron como si estuvieran asustados de la daga. Incluso Imhotep frunció el ceño al verla.

“¡Agarrense!” gritó O’Connell mientras pisaba el acelerador. El autobús corrió a toda velocidad, golpeando a un montón de barriles y algunos zombis. Dejó a Imhotep atrás mientras recuperaba lentamente su cuerpo.

Imhotep abrió la boca y rugió. Un sinfín de moscas salieron de su boca formando una nube negra que volaba hacia el autobús. Evelyn y Zhuiyu gritaron de miedo inmediatamente. Lan no gritó, pero su cara todavía palideció. Yinkong era la única chica que permanecía indiferente.

Cuando las moscas se lanzaron sobre ellos, Heng se quitó la camisa y la giró sobre las moscas. Zheng y los demás siguieron rápidamente su ejemplo, incluso el hombre de negro se quitó la bata para ayudar.

Aunque estas moscas no podían hacerles mucho daño, todavía parecían desagradables y bloqueaban su visión. O’Connell había frenado el autobús y, aún así, seguía conduciendo hacia los postes y las farolas.

De repente oyeron cantar en el antiguo egipcio. Evelyn inmediatamente dijo “Está convocando momias, eso significa en egipcio… Antes que ella pudiera terminar, una momia cayó al frente del autobús con un chasquido y golpeó a O’Connell con su espada.

O’Connell giró rápidamente el volante y tiró a la momia. Todos en el autobús perdieron su estabilidad al mismo tiempo. Sin embargo, las moscas seguían pegándose al autobús.

Jie se levantó del suelo y maldijo, “Mierda, si logro volver vivo, me abasteceré de insecticidas y repelentes de insectos.”

“¿repelentes de insecto… inciensos repelentes? ¡Incensario repelente! ¡Cierto!” Gritó Lan con entusiasmo mientras sacaba dos granadas de humo de su bolsa. Sacó los anillos sin vacilar. Un grueso humo salió de las granadas, pero como el autobús todavía conducía, el humo flotaba hacia atrás. Las moscas estaban cayendo a montones y pronto, O’Connell ganó de nuevo algo de visión.

No tuvieron la oportunidad de celebrar. Podían ver el puerto, pero el camino estaba lleno de innumerables zombis y momias en las paredes y techos. Al menos más de mil momias. Tal vez era debido a que Imhotep recuperó más de su poder o había reunido a todas las momias en El Cairo. De todos modos, las momias en frente de ellos podrían formar un pequeño ejército.

Todos miraron a Zheng pero este sólo pudo forzar una sonrisa. “No puedo convocar otro tornado. Sólo he recuperado un cuarto de mi energía de sangre. Incluso si lo convoco, tendría un poder limitado, al menos no lo suficiente como para lanzar a tantas momias…”

“Entonces, ¿qué debemos hacer?” Todos dijeron. Entonces se dieron cuenta de que habían convertido a Zheng en su núcleo.

Zheng respiró hondo y sacó las restantes balas mágicas de su anillo. “¡O’Connell, ve! No te preocupes por nada. Moriremos si nos quedamos aquí de todos modos así que solo ve y apuesta nuestras vidas en esto… Mierda, ve por el puerto, ¡es nuestra única esperanza!”

O’Connell también tomó una respiración profunda, luego obstinadamente apretó el acelerador, y se dirigió derecho hacia el mar de muertos.

Todos se quedaron en silencio mientras se acercaban más y más a los zombies. Zheng recogió su arma y disparó a la calle, luego todos los demás también abrieron fuego.

Las momias también comenzaron a saltar en el autobús. A pesar de la potencia de fuego de Zheng, Jie y Zero, había demasiadas momias. Cuando la primera llegó a la cima del autobús, muchas otras le siguieron. Luego una espada apuñaló en el autobús desde la parte superior.

Zheng apretó los dientes. Se aferró a la pistola con la boca, abrió la ventana y luego saltó encima del autobús. Sus ojos se salieron de foco, señalando que él entró en el modo desbloqueado.

Más de una docena de momias estaban en la parte superior del autobús. Era como si la apariencia de Zheng los sorprendiera por un momento antes que las dos momias más cercanas le atacaran. Pero su velocidad de reacción fue increíble. Sacó el arma de su boca y disparó mientras aún estaba en el aire y aplastó a esas dos momias y a varias de ellas.

La potencia de Zheng aumentó en varios pliegues incluso con sólo la primera etapa del modo desbloqueado. Desde que llegó a la segunda etapa, le fue fácil entrar en la primera etapa. Sólo tenía que creer que estaba en peligro. Además, el efecto posterior se había reducido mucho. En otras palabras, podía entrar en la primera etapa con impunidad ahora.

Zheng eliminó fácilmente a las momias encima del autobús, pero muchos más saltaban hacia el autobús a cada minuto. Sólo podía concentrar toda su atención en esas momias. Tatata. Las balas cayeron de su ametralladora en el autobús como lluvia. Antes de que pasara un minuto, había vaciado el cargador. Luego comenzó a atacar con la mano izquierda y el anillo de Na.

“¡O’Connell! ¡De prisa! ¡La esperanza esta justo ahí!”

Gritó Zheng mientras se movía dentro de las momias. Cada golpe acertaría a una o dos momias. Un golpe completo podría matar a una momia e incluso un rasguño podría dañarla debido al efecto del anillo de Na. Sin embargo también consumía su Qi muy rápido en este estado. Incluso si un golpe sólo tomaba un poco de Qi, su Qi estaba casi vacío después de matar a más de un centenar de momias.

La tormenta de arena venía por detrás del autobús. Esta vez aparentemente más feroz que antes. Podían distinguir una cara en el centro. La enorme cara abrió la boca tratando de tragar el autobús, pero con un débil…

Miau

La cara voló a la parte superior de un edificio en el lado como si hubiese visto algo horrible. Luego se transformó en la forma humana de Imhotep.

Zheng soltó un suspiro de alivio. En el momento en que bajo la guardia, una momia le cortó el hombro con una espada curvada. La esquivó tan pronto como sintió el dolor de modo que la espada sólo cortó parte de su carne y no golpeó el hueso. Zheng no se atrevió a pensar en otra cosa más. Aplastó a esa momia y volvió a concentrarse en la batalla.

El minibús se acercaba cada vez más al puerto. Sólo una vuelta más y podría conducir directamente al puerto.

“Llegamos en el momento correcto.”

El Equipo India se paró en la parte superior de un edificio y miró el autobús de abajo. Shiva miró a Imhotep que había dejado de avanzar. Él se rió fríamente y dijo, “¿Un gato? Lamu, ¡mata al gato! Shainaia, ¡conéctate con la mente de Lamu y muéstrale la ubicación del gato!”

Shainaia asintió con la cabeza. El joven también cerró los ojos y una aguja floto sobre su palma. Entonces la aguja desapareció y cuando volvió a aparecer varios segundos después, estaba manchada de sangre.

Shainaia frunció el ceño y dijo, “La máscara psíquica apareció de nuevo una vez que el gato murió. Ya no puedo sentir las mentes de la gente en el autobús.”

Shiva miró como Imhotep se transformó en una tormenta de arena de nuevo y sonrió. “No importa. Si Lamu hubiera mostrado alguna intención de matar a sus miembros, la máscara psíquica habría aparecido instantáneamente. Era mejor matar al gato… y dejar que Imhotep mate al Equipo China por nosotros.”

De repente oyeron un aullido al lado. Arot, que había permanecido en silencio allí todo el tiempo, comenzó a aullar. Su cabello comenzó a alargarse y el cuerpo se agrandó. Shiva inmediatamente dijo: “¡Shainaia! Controla su mente. Si nos unimos a la lucha ahora, Imhotep puede vernos como enemigos. Con tantas momias aquí… nos meteremos en una dura batalla.”

Shainaia frunció el ceño y su rostro palideció. Escupió sangre cuando Arot se convirtió en un Hombre Lobo completo y huyó. “Líder, no puedo. Su mente ha caído en la locura… No puedo controlarla.”

Shiva suspiró. Las momias venían de todos lados como esperaba. Ya era demasiado tarde.

Zheng tenía su atención en las momias cuando repentinamente sintió una intención de matar agresiva que venía detrás de él. Sólo se dio la vuelta un poco cuando una enorme sombra le saltó encima. La enorme figura lo sacó del autobús y lo lanzó al mar de zombies. Cuando los dos dejaron de rodar, ya estaban a diez metros del autobús.

No fue hasta ahora que Zheng reconoció la figura como el médico rubio Arot, o más bien, el Hombre Lobo Arot. Estaba aullando y cortando a todos los zombis cerca de él con sus escalpelos. Sus dedos y manos se movían a una velocidad apenas visible para ojos humanos. Los zombies fueron cortados en trozos de sólo varios centímetros de grosor.

Entonces el Hombre Lobo saltó hacia Zheng y lo golpeó con los escalpelos a una velocidad extrema.

La premonición de Zheng del peligro alcanzó inmediatamente su límite. La intención de matar se sentía como cuchillas. No tenía ninguna duda de que se convertiría en un trozo de carne picada en el próximo segundo al igual que los zombies. Zheng entró en la segunda etapa antes de que los escalpelos llegaran hasta él. Levantó la mano izquierda para bloquear la muñeca del Hombre Lobo mientras lo golpeaba en el estómago con la mano derecha. Sus músculos se expandieron repentinamente cuando atacó.

Boom.

Era como si hubiera golpeado una gruesa llanta. Su mano izquierda se sentía entumecida después de bloquear. Como si hubiera sido golpeada con metal.

Después de perder su ataque, el Hombre Lobo se levantó de un salto y buscó la cabeza de Zheng con las piernas. Zheng sacó su cuchillo y cortó hacia la cabeza del Hombre Lobo. Ninguno de los dos retrocedió.

Ambas partes estaban en el modo desbloqueado y habían puesto sus vidas en la línea. No podían dedicar su atención a nada más que matarse unos a otros.

Imhotep entró en el autobús, se apoderó del último americano y lo empezó a drenar. Yinkong entró en el modo desbloqueado mientras lo seguía afuera.

Ella dio una patada a la ventana del autobús y utilizó la fuerza para saltar hacia Imhotep. Entonces apuñaló su daga en el corazón de Imhotep antes que pudiera drenar al americano. Una llama ardía desde su pecho. Imhotep soltó al americano mientras gritaba. Yinkong inmediatamente le dio una patada al estadounidense para mandarlo de nuevo al autobús y luego corrió hacia Zheng y el Hombre Lobo.

Los escalpelos del Hombre Lobo habían asestado algunos golpes en el pecho y el estómago de Zheng. La sangre le caía como agua. El brazo del Hombre Lobo también estaba cortado.

Yinkong se apresuró inesperadamente. El Hombre Lobo estaba tan concentrado en Zheng, que cuando finalmente sintió el ataque por detrás, la daga de Yinkong ya lo había apuñalado en su pecho. Luego la golpeó y corrió antes que Zheng pudiera atacar de nuevo. Zheng no tuvo más remedio que ir tras Yinkong y salvarla del mar de zombis.

Zheng llevó a Yinkong mientras golpeaba a las momias con su cuchillo. El autobús estaba cada vez más lejos de ellos. Zheng persiguió al autobús tan rápido como pudo. Al mismo tiempo, el autobús había hecho su último giro. Sólo había un último camino recto hacia el puerto.

Fue una montaña rusa de emociones para ellos durante todo el viaje. Como ahora que no había barcos en el puerto. Varios barcos estaban a más de cien metros de profundidad en el río. Incluso el barco más cercano estaba a diez metros del puerto. Zheng se quedó allí en estado de shock. Una sensación de desesperación lo alcanzó a él y a todos en el autobús mientras que el mar de zombies y varios cientos de momias se acercaban por detrás. No tenían a dónde ir.

“¡O’Connell! ¡Cree en mí! ¡Ve! ¡No pienses en nada y simplemente aplasta el acelerador hasta el suelo!”

Zheng cerró los dientes y gritó. Corrió a toda velocidad hacia el autobús.

En el asiento del conductor O’Connell comenzó a gritar, empujó el acelerador hacia abajo, y condujo el autobús locamente hacia el río. Todos se sentían perdidos cuando miraban el barco que navegaba.

Zheng sacó el Libro de los Muertos mientras corría. Cantó un hechizo que Tengyi le había enseñado, un hechizo que podía controlar las rocas y el suelo. Podría ser utilizado para enterrar cadáveres o… ¡cambiar el terreno!

La carretera en frente del autobús se elevó gradualmente. Todos notaron la anormalidad, pero nadie dijo nada. Todos miraron fijamente ese barco en el río. La voz de O’Connell se volvió ronca por los gritos. Mantuvo el pie apretado en el pedal del acelerador y las manos en el volante. Luego el autobús se dirigió hacia el camino elevado.

El Libro de los Muertos drenó la resistencia de Zheng con el hechizo. Tropezó y estaba a punto de caer cuando Yinkong saltó de él y lo llevó sobre su hombro. La niña ejerció una fuerza increíble en este momento. Llevó a Zheng con un brazo y sacó una cuerda con gancho con su otra mano y la arrojó al autobús. El gancho atrapó la ventana y los sacó del suelo cuando el autobús voló hacia el barco en el río… hacia la esperanza.

 

Traductor Tordmund Icestorm

Editor Lykanos  

 

AnteriorÍndiceSiguiente