Terror Infinity V6 C2-2

Terror Infinity 

Vol. 6: Capítulo 2-2.

 

Esta escena también ocurría en la película. Cuando Imhotep recuperó la mayoría de su poder, convertiría a los muertos en cadáveres ambulantes. Incluso algunos humanos vivos serían controlados por su poder. Cuando la trama avanza hasta este punto en la película, los personajes principales fueron forzados a un callejón sin salida mientras el comisario fue asesinado por los zombies.

Heng y Liang también entraron en la habitación. Heng dijo: “Eso no es lo único. Esta peli… ahem, también la he visto. ¿No era sólo resucitar a los muertos? Las balas mágicas deben ser capaces de eliminarlos, pero algunos de los cadáveres tenían llagas en la piel, entonces la arena y el suelo formaron armaduras y armas para ellos. Parecían…”

O’Connell continuó su frase, “Sí, esos esqueletos se parecen a los guardias momias que convocaste. Tres o cuatro de cada diez cadáveres se volvieron así. Casi fuimos descubiertos cuando volvíamos. Parecen estar buscando algo. Espero que no hayan encontrado nuestro escondite…”

Zheng suspiró. “La trama cambió. Estamos en una situación horrible…”

Honglu reflexionó. “Estoy curioso. ¿Cuál es la misión del Equipo India? Revivir a Anck-su-Namun. ¿Y cuál es nuestra misión? Eliminar a Imhotep… Esto no parece tener sentido. Ellos fueron puestos casi en el lugar de aliados de Imhotep pero a nosotros nos pusieron en tal posición desaventajada. Esto simplemente no es razonable… Tal vez estamos olvidando algo. ”

De repente oyeron los gritos de un pájaro junto a la ventana. Era un águila blanca de pie en la ventana. El hombre de negro agitó su mano mientras el águila aterrizaba en su muñeca.

Sacó un trozo de papel de su garra. Después de leerlo, sacó un pedazo de papel de su bolsillo y lo ató a la garra. Entonces el águila voló por la ventana.

“Poderosos extraños. Mi tribu y yo somos los descendientes de los guardaespaldas del Faraón. Hemos estado vigilando Hamunaptra durante varios miles de años para evitar la resurrección de Imhotep. Estamos dispuestos a sacrificar cualquier cosa para derrotarlo. Tengan la seguridad de que hemos reunido a nuestros hombres en el camino a Hamunaptra. Ya sea el ejército de muertos de Imhotep o los extraños que tratan de revivir a Anck-su-Namun, nuestra tribu… ¡juramos con nuestras espadas y gloria detenerlos y destruirlos!” El hombre hizo su voto solemne.

“¡La segunda película!”, dijeron Zheng y los demás.

En la segunda película, los Medjai enviaron a todos sus guerreros, más de diez mil caballerías, para luchar contra el ejército de los muertos en el desierto. Su actuación fue asombrosa y derrotaron totalmente a la primera ola del ejército. Así que incluso si fueran a luchar contra el número infinito de zombies y guardias momias, todavía serían capaces de dar pelea.

“¡Sí! Tienen a Imhotep y a los guardias momias. Tenemos la ayuda de nuestros aliados… ¡No perderemos! ¡Ganaremos!”

Aunque que esta nueva fuerza no es individualmente fuerte, pero su gran número era capaz de afectar el final de esta película. Honglu entonces hizo ajustes a su plan para los nuevos aliados.

Zero fue asignado a un lugar no muy lejano de la caballería. Cuando la caballería intercepte al Equipo India en el camino a Hamunaptra, tendría que apuntar durante el caos. Las posibilidades de que descubrieran la ubicación de Zero durante ese caos serían escasas. Al mismo tiempo, el resto del equipo tendría suficiente tiempo para entrar en la tumba y obtener el Libro de Amon-Ra. Una vez que le quitaran la inmortalidad a Imhotep, estarán en una posición favorable.

Ya que el plan fue establecido, todos decidieron que tomarían una pequeña siesta después de comer. Luego se dirigirían al puerto y se apoderarían de un barco. Definitivamente podrían llegar a Hamunaptra antes que el Equipo India. Por supuesto, la forma más segura era interceptarlos con la caballería. Y sería mejor que la caballería pudiera matarlos.

Durante la comida, Yinkong tomó un botiquín de primeros auxilios y una botella de alcohol y salio por la puerta. Zheng la vio y suspiró, luego la siguió en silencio. Yinkong subió unos escalones por las escaleras de la torre del reloj, luego abrió el primer auxiliar y sacó un bisturí.

“El que vigila allí… ven y ayuda”, dijo Yinkong con calma.

Zheng se rascó la cabeza y caminó un poco avergonzado justo a tiempo para ver a Yinkong abrir su camisa y exponer la piel blanca debajo de su cuello y esa horrible lesión en su hombro.

“Los dientes del Hombre Lobo contenían algún tipo de virus. El área lesionada alrededor de mi hombro ha perdido toda sensación. En las leyendas, las personas que son mordidas por los hombres lobo se infectan y se convierten en ellos. A pesar que el virus que tiene no es tan poderoso, esta mitad de mi cuerpo está casi paralizada… ¿Ves esta lesión? La carne que se ha vuelto negra está infectada con el virus. Ayúdame a cortarla…” Yinkong estaba todavía tranquila mientras decía esto. Encendió un quemador de alcohol y calentó el escalpelo sobre la llama. Cuando Zheng se acercó a ella, le tendió el bisturí sin decir una palabra.

Zheng se calmó y luego observó la lesión. Una gran zona de piel y carne se había vuelto negra purpúrea, parecía horrible. La mano que sostenía el escalpelo empezó a temblar. Yinkong dijo con voz ligera. “…La última persona que me ayudó a hacer una cirugía… era mi camarada. Estuvimos en el mismo equipo durante el entrenamiento y en las misiones. Pero él murió bajo mis propias manos… Como un asesino, muchas personas poco a poco se vuelven locas debido a los asesinatos y la crueldad de la formación. De la misma forma que el Hombre Lobo Arot. Cuando un asesino no puede manejar sus pruebas y ellos cambian… ahí es cuando se les haría desaparecer. Arot debe terminar de la misma forma…”

Zheng respiró hondo y, cuando respiró, sus ojos se desenfocaron. Comenzó a cortar la carne negra poco a poco con rapidez y precisión. El escalpelo bailó sobre el hombro de Yinkong…

 

Traductor Tordmund Icestorm

Editor Lykanos  

 

AnteriorÍndiceSiguiente