Terror Infinity V5 C9-2

A A A

Terror Infinity

Vol 5: Capítulo 9-2.

 

Evelyn se ocultó inmediatamente detrás de O’Connell. Jonathan también se había querido ocultar, pero O’Connell lo detuvo. Él y los americanos sacaron sus armas y las señalaron al hombre de negro.

El antiguo comisario se encogió de hombros. “¿Quieres disparar o saber por qué él está aquí? Tomen asiento. Les diré lo que está sucediendo.”

Se miraron el uno al otro y finalmente se sentaron. Los seres humanos podrían morir a causa de los disparos después de todo, a diferencia de la momia. Así que preferían sentarse cara a cara con su enemigo que con la momia.

“… Esa es la situación. Pertenecemos a una organización secreta que custodia la ciudad de los muertos y su secreto. Ha sido así durante más de tres mil años. Hemos matado a cualquier persona y cualquier organización que trató de poner sus manos sobre la ciudad. Juramos proteger todo, utilizando cualquier medio necesario. ¡Queríamos evitar que Imhotep regresara al mundo humano a cualquier precio!” Dijo en voz alta el comisario.

El hombre de negro frunció el ceño. “Sin embargo, ¡no hemos podido cumplir nuestra misión gracias a ustedes!”

O’Connell y los otros dos parecían torpes. Evelyn dijo en un tono horrorizado, “¡¿Y creen que eso justifica matar a personas inocentes?!”

“¿Por la organización y para parar a esa criatura? Déjame pensar…” El comisario se encontró con los ojos del hombre, luego dijeron al mismo tiempo, “¡Sí!”

El grupo de O’Connell había perdido sus palabras. Después de bastante tiempo, O’Connell murmuró, “Pero, ¿por qué nos persigue? ¿Solo por el hecho de que entramos en la pirámide? ¿No traicionó al faraón? ¿Por qué es que todavía vigila la tumba?”

El hombre dijo: “Él no traicionó al faraón. Traicionó su responsabilidad como un sumo sacerdote… Después que él haya resucitado como un monstruo, no matara a las personas que entraron en la tumba, sino más bien a las personas que abrieron el sarcófago. Él va a recuperar algo de energía por cada persona que mate. Además, tiene que recuperar los vasos canopos para revivir a Anck-Su-Namun. Esa es la razón por la que los persigue. Por supuesto, el Libro de los Muertos también es algo que necesita.”

Los estadounidenses palidecieron. O’Connell dijo, “¿El Libro de los Muertos? Zheng se lo llevó. También… Zheng podría convocar a una tormenta de arena usando el libro. ¿No sabían de su poder después que custodiaron la tumba durante tanto tiempo?”

El comisario y el hombre gritaron, “¡Imposible!” Luego se miraron el uno al otro en estado de shock debido a que O’Connell no parecía estar mintiendo, y el libro no esta sobre ellos.

El comisario se puso de pie y dijo con entusiasmo: “Si eso es cierto, tal vez podamos matar a ese monstruo… Alguien que puede utilizar el Libro de los Muertos. Había sacerdotes que podían utilizar el poder del libro en los registros históricos. Después que ellos utilizaran el libro, el símbolo de Osiris aparecería en sus manos. Nadie más puede utilizar el libro hasta que mueran, incluso el encantamiento que puede revivir a los muertos sin necesidad de utilizar ningún poder. Así que, mientras Zheng no muera, ¡Imhotep no será capaz de utilizar el libro!”

El hombre de negro también estaba excitado. “No sólo eso, ¡sino que también puede usar el poder del libro para luchar contra ese monstruo y darnos el tiempo para encontrar un método para acabar con él!”

O’Connell le preguntó, “¿Tienen una forma de matarlo?”

“¿Matarlo? ¡Por supuesto no!”

O’Connell se rascó la cabeza. La situación se volvió incómoda hasta que Evelyn le preguntó: “¿No hay dos libros? El Libro de los Muertos y el Libro de Amón-Ra. Si el libro de los muertos resucita a este monstruo, ¿no será que el libro de Amón-Ra sería capaz de acabar con él?”

“A pesar que somos los guardianes de la tumba, no tenemos acceso a estos dos libros. De hecho, ni siquiera se nos permitió entrar en la tumba. Como los descendientes de los guardias del faraón, la ciudad de los muertos es una tierra sagrada, un lugar donde los muertos descansan en paz. Nosotros no podemos perturbar su paz.”

Evelyn dijo. “Sé eso. ¿Pero no estamos protegiendo al mundo en este momento? Nadie desea que ese monstruo resucite completamente. ¿No es también su responsabilidad… obtener el libro de Amón-Ra y matarlo?”

Evelyn de repente recordó algo. “Cierto, ¿mencionó a Anck-Su-Namun? Ese monstruo me llamó por ese nombre en la tumba.”

El hombre y comisario se sorprendieron. “Según los registros históricos, esa mujer era la causa de que Imhotep sufriera la maldición Hom-Dai… Probablemente pensaba en ti como la reencarnación de Anck-Su-Namun. Si él quiere resucitar a Anck-Su-Namun, necesita el Libro de los Muertos y un sacrificio humano. Este sacrificio humano…”

“¿Es probable que sea yo?” Evelyn subió las escaleras hasta el segundo piso mientras respondía. Se puso de pie al lado de una tableta de piedra con jeroglíficos.

“De acuerdo con las investigaciones arqueológicas, el libro de Amón-Ra estaba oculto dentro de la estatua de Osiris. Pero encontramos el Libro de los Muertos dentro de la estatua en su lugar. Por lo que los arqueólogos estaban equivocados. Se confundieron con las ubicaciones de los dos libros…”

“Si no me equivoco, el libro de Amón-Ra… ¡debe estar dentro de la estatua de Ra!”

“¡Sí! El libro de Amón-Ra esta al interior de la estatua de Ra, pero… ¡ustedes no serán capaces de ver ese libro!”

Una voz vino desde arriba. Todos miraron rápidamente y vieron a un hombre moreno, flaco que sostenía una inusual espada curva parado en la ventana del segundo piso. Saltó al reír con arrogancia, ¡balanceando la hoja hacia la cabeza de Evelyn!

¡Pah! ¡Pah!

El hombre delgado se vio afectado por una serie de disparos mientras estaba en el aire, enviándolo de regreso casi diez metros, y derribando varias estanterías. Al mismo tiempo, Zheng y su grupo irrumpieron adentro desde una ventana.

 

Traductor Tordmund Icestorm

Editor Lykanos  

 

AnteriorÍndiceSiguiente

 

Índice

  • Prox-Sensee

    Llegan los héroes!

  • Juan Manuel

    Gracias.

  • Bryan Ssc

    Safe!!!!

  • Galiza

    !!! Lucha! Esto es lucha! Ahh!