Terror Infinity V5 C10-1

Terror Infinity 

Vol 5: Capítulo 10-1.

 

“Por desgracia, parece que has ignorado nuestra sugerencia por la paz, o tal vez ustedes creen que pueden ganar en contra de nuestro equipo. Incluso si ustedes han perdido un miembro del equipo al comienzo…” El monje entró lentamente.

Caminando al lado del monje, estaban dos mujeres y un hombre. Incluyendo al médico rubio, el hombre musculoso, y el cyborg, el Equipo India tenía al menos a ocho miembros.

Yinkong no apartó los ojos del hombre rubio para mirar a los recién llegados. Los dos se movían de forma similar, pasos silenciosos, sosteniendo las armas con las dos manos, con los ojos fijos el uno sobre el otro, tan pronto como la otra persona dejara su guardia, atacarían sin vacilar como una serpiente.

“¿Eres la persona que capturó a Muhammad Joseph? Entonces debes estar en posesión de un arma mágica. Me tomará un poco de esfuerzo si tuviera que atraparte viva… joven asesina, de piel blanca como la nieve, con blandos y rojos vasos sanguíneos. Cortaré tu estómago y arrancaré tus órganos para luego aplastarlos… ¡Jaja!” Él estaba más y más excitado mientras hablaba, al final se echó a reír como un loco. Él se movió hacia Yinkong como una sombra.

Yinkong levantó inmediatamente su daga frente a ella. Con un ruido metálico, sintió una fuerza enorme que venia a través de su mano. El rubio estaba sosteniendo dos cristales como escalpelos. Yinkong sólo pudo ver un atisbo de la reflexión de la luz antes que el dolor en su mano derecha fuera registrado. Una quinta parte de su pulgar fue cortado. Por suerte ella retrocedió al instante y esquivó el ataque siguiente. Aun así, su mano derecha ya goteaba sangre.

“Doctor lobo Arot… ¿No estabas muerto ya? Los clanes asesinos europeos no podrían haberte dejado pasar… ¿por qué sigues vivo?” Yinkong ni siquiera miró su dedo pulgar. Sus ojos estaban fuera de foco, ella entró en el modo desbloqueado mientras estaba hablando. A pesar que su vida no estaba en peligro, sin embargo, la presión que Arot ejercía era demasiada, como si fuera a cortarla por la mitad en el momento siguiente.

El estado mental de Arot se estaba volviendo más loco. Lamió la sangre en el escalpelo, y con un ligero tirón de la mano, se cortó la punta de la lengua. Gritó, “¡Sangre virgen! Piel, vasos, músculos, órganos, cerebro… Los cortare todos. ¡Jajajaja!”

Una mujer al lado del monje que tenía los ojos cerrados durante todo el tiempo, vio su locura y frunció el ceño. “Líder, se esta volviendo salvaje de nuevo. No puedo suprimirlo ya… si continúa, va a matar a todos en su visión…”

El monje miró a la primera planta y en voz baja dijo: “Entonces déjalo ir salvaje. Podemos ver la cantidad de energía que el Equipo China tiene. Si es capaz de matar a cada uno de ellos aquí, entonces vamos a comenzar la caza y acabar con su equipo…”

Arot siguió gritando, su cuerpo se convulsionaba orgásmicamente. Yinkong trató de hacer un ataque varias veces, pero tan pronto como ella movía los pies, sus ojos se volvían fijos en ella, obligándola a estar en su lugar. El cuerpo de Arot se agrandaba gradualmente, desgarrando su ropa. Su vello corporal siguió creciendo hasta que se transformó en un Hombre Lobo. Él no tenía las uñas, en cambio tenía escalpelos de cristal en su lugar.

El Hombre Lobo levantó la cabeza hacia el cielo y aulló. De pronto, sangre salpicó de su cuello, un cuchillo de plata se había clavado en su cuello. Por desgracia, su poder era apenas suficiente para penetrar la piel y ni siquiera llegó a su músculo. Arot sacó el cuchillo y luego cerró su mano, aplastando el cuchillo en una forma similar a una moneda. Luego saltó hacia Yinkong.

“¡Corre!” Yinkong sólo tuvo la oportunidad de gritar una sola palabra antes que fuera enviada a volar hacia los estantes. Papel y trozos de madera flotaban en el aire. Durante un tiempo, las otras personas sólo podían oír los sonidos rechinantes de metales chocando entre sí, y el gemido ocasional de Yinkong.

Lan rápidamente sacó una granada de humo. Ella la había intercambiado antes de entrar en la película y nunca pensó que la usaría. Cuando estaba a punto de tirar del anillo, Tengyi colocó su pistola en la cabeza de ella.

Lan gritó por la sorpresa y la ira. “¡Te… Tengyi! ¿Estás loco? ¿Crees que te dejarán vivir si me matas? ¡Imposible! Ellos te mataran… ¿Tengyi?”

Los ojos de Tengyi estaban llenos de dolor. Todo su cuerpo estaba temblando, pero el arma estaba fija en la cabeza de Lan.

La mujer con los ojos cerrados, dijo, “La chica del clan de asesinos había sido objeto de entrenamiento mental, no puedo controlarla. Esta mujer parecía haber mejorado su capacidad mental, no es fácil de controlar bien. Así que sólo puedo controlar al que esta al lado de ella…”

El monje se rió un poco. “No, hiciste un buen trabajo, Shainaia. Matar a los cuatro de ellos aquí. El que está en el sótano debería haber sido convertido en carne molida por ahora. El combate cercano de Minima esta tan sólo en segundo lugar a Arot… El Equipo China era solo esto, podemos…”

Antes que terminara de hablar, se oyó un gran impacto y gritos desde el sótano. Varios segundos después, dos personas saltaron desde el suelo. La cara de Zheng estaba llena de sangre, sus músculos estaban hinchados, y su mano estaba agarrando el cuello del gigante. Los dos se mantuvieron luchando en el suelo hasta que se escucharon sonidos de huesos rompiéndose. El cuerpo de Minima perdió toda su fuerza. Los ojos de Zheng eran de rojo sangre. Él estaba mordiendo sobre el hombro del gigante, mientras que la otra mano sostenía un cuchillo junto a su cuello.

“Sé que tienes un médico en tu equipo. Ustedes le regeneraron un brazo, incluso después de que lo había cortado. Sólo le he roto el cuello… Todavía está vivo, pero no puede durar mucho más tiempo. Dejen ir a Tengyi, ¡déjalos salir del museo o ambos enfrentaremos pérdidas!”

 

Traductor Tordmund Icestorm

Editor Lykanos  

 

AnteriorÍndiceSiguiente

Índice