Hiraheishi Vol 1 Capítulo 23: Una vez más, momentos felices

A A A

 

(NT. Nuevo capítulo, nueva dosis del soldado más llorón de la comarca)

(NE: Ese título me suena a que ahora nos ponen de buenas y nos hacen querer a todos los personajes para luego traumarnos con el prox cap)

 

– Uhmm, Naklur, cuando me dijiste que la conociste en tu anterior vida. Bueno, decidí que era necesario que yo también la conozca.

Cuando mi padre regreso del bosque le pregunte sobre todo lo referente a la aparición de Naklur en el pueblo Taros, y esa fue su respuesta. Bueno, el siempre da resultados simples a problemas sensibles, algo así como verdadero o falso, supongo que toda esta forma de ser se desarrolló en el tiempo que protegía la fortaleza del bosque demoniaco.

Después de esa respuesta comencé a contarle acerca el encuentro que tuve ayer y de la prueba que se realizó el día de hoy. Todo esto se desarrollaba mientras mi padre comía carne de rinoceronte de hielo que mi madre había preparado, al terminar de contarle todo lo sucedido, me felicito sobre el éxito en mi examen.

 

(NT. No estaba seguro si ponerle como Rhino Ice o como rinoceronte de hielo, decidí el segundo ya que se escucha mejor)

 

– Lo has hecho bien John, por hoy vamos a celebrar, es bueno que haya podido cazar un Rinoceronte de hielo ya que es difícil de encontrar.

 

El rinoceronte de hielo es un monstruo bastante fuerte, se les puede encontrar vagando entre el bosque y el pueblo, tiene un cuerpo caliente que, de manera extraña, posee una capa gruesa de hielo que no se derrite, por su puesto este hielo tiene propiedades mágicas.

Esta armadura helada también tiene la función de arma, gracias a su propiedad mágica puede cambiar su forma a voluntad por ejemplo para atacar puede crear una estaca en su cabeza como si fuera un unicornio y arremeter con la fuerza de todo su cuerpo, por el contrario, si está recibiendo un ataque, cubrirá todo su cuerpo para defenderse, este monstruo es difícil de vencer.

Pero para mi padre ese problemático monstruo no es una amenaza, un experimentado guerrero mago puede vencerlo. Cuando el rinoceronte de hielo muere, al perder todo su atributo mágico, todo el hielo se evapora, su cadáver no difiere mucho de un rinoceronte normal la diferencia que existe es el sabor de la carne.

La carne es simplemente deliciosa, de hecho la carne de rinoceronte de hielo es usada cuando se realiza una celebración y de hecho platos preparados con esta carne son parte de la cocina local del pueblo. Gente como mi padre, como aventureros o caballeros, suelen cazarlos y vender su carne a los cocineros de las principales ciudades del reino.

Como dije la carne de rinoceronte es deliciosa, pero en las manos de mi madre se convertirá en un manjar en poco tiempo. Al terminar tanto el sabor como la apariencia serán una obra de arte, si uno ve la cocina no entenderá lo que está pasando, con la velocidad con la que mi madre cocina, solo notara los diferentes utensilios volar por el aire.

Pero no importa que el resultado será siempre perfecto, en esta ocasión la carne quedo decorada como si fuera una rosa abriéndose, empiezo a pensar que mi madre tiene alguna magia que le ayuda en la cocina.

En estos momentos toda esta exquisita comida esta sobre la mesa y como dijo mi padre, hoy es un día festivo, además tengo deseos de probarlo inmediatamente. Cuando me preparaba a comer, mis padres que ya se encontraban sentados hablaron.

 

– Bueno… Felicitaciones por tener éxito.

– ¡Felicitaciones!

 

Recuerdo que en mi anterior vida, cuando había aprobado mi examen para entrar al ejército, ellos dijeron exactamente lo mismo, al igual que en este momento solo podía sentir alegría de estar con ellos. Recuerdo que cuando empezó la guerra nunca volví a pasar un momento así, con esos pensamientos mis ojos empezaron a humedecerse.

 

(NT. Ya me extrañaba que no lloraba por un buen número de capítulos)

(NE: y yo pensando que se había curado…)

 

– Eh… No es momento de llorar, en estos momentos tienes más objetivos que necesitas cumplir.

 

Mi padre sonrió pero podía sentir tristeza en su voz.

 

– Vamos, es momento de que limpies tus lagrimas… ¿Chicos, ya tienen sus bebidas? ¡Salud!

 

Cuando mi madre termino de decir aquello estaba mirando a los ojos a mi padre, a lo que mi padre levanto su vaso.

 

– ¡Por el futuro de la humanidad!

 

Me acerque con alegría tanto a mi padre como a mi padre para chocar nuestros vasos de vidrio, sabiendo que estaba dando otro paso ahora tengo que ir a la universidad de magia. Para que se diera mi padre dio un gran aporte logrando que Naklur aparezca en escena, sabiendo todo el esfuerzo realizado tengo que dar también todo de mí.

Aunque, por el momento, degustare el rinoceronte de hielo que preparo mi mamá, la carne literalmente se derretía en la boca gracias a que es la mejor temporada para que germinen los condimentos locales. El gusto y el aroma que desprende los hace inolvidables.

Mi padre obviamente estaba feliz, se lo podía ver por su rostro satisfecho más aun cuando mama empezó a darle de comer. No importaba nada en este momento, solo importaba que la comida estaba deliciosa. A mi madre nunca le importo lo que la gente pueda decir de su comida ella, solo sonreía ya que para ella todo el esfuerzo que hizo para llegar a ser una experta fue solo para que su amado esposo y precioso hijo coman felices.

 

(NT. Malditos, no saben que hay gente que todavía no come, dejen de hablar de comida)

(NE: John ya me esta recordando a Rou)

 

Comimos, charlamos y nos fuimos a dormir.

 

(NT. Gracias)

 

Para el día de Mañana Naklur regresara a la universidad de magia, ayer nos dijo que sería bueno ir a verla. Quería hacerlo lo más pronto posible, y para lograrlo tenía que salir temprano de mi casa.

Los días que pase con Naklur fueron agradables, seguro será por su naturaleza intrusiva, ya cerca de nuestra separación podía decir que me agradaba, Ted y los demás también tenían la misma opinión. Pensado que el día de mañana será una despedida maravillosa, mi mente se sumergió en la oscuridad.

 

♦ ♦ ♦

 

Se podía escuchar el estrépito que producía el pavimento de piedra en algún lugar de la capital, el carruaje empujado por buenos corceles se detuvo. Mirando por la ventana podía ver una majestuosa mansión, que para la gente cotidiana podía crear miedo.

 

– ¿Es aquí…?

 

Suspiré mientras el chico sentado a mi lado… Kelkeyr sonrió.

 

– Esta es mi casa, John, acuérdate que te comprometiste a visitarla.

 

Así fue, solo podía mover la cabeza en silencio. Kelkeyr no me prestó atención y tan pronto como se abrió la puerta del carruaje, rápidamente se puso de pie.

Es aquí.

 

– Su mano, princesa.

 

Esas palabras llevaban carisma y respeto, el día de ayer en el entrenamiento nuestro instructor del pelotón “David” ordeno burlonamente que lo llamen princesa. La imitación de un experimentado soldado Kelkeyr era tan buena que me hizo reír.

 

– Je, je… Está bien, ya entendí, bueno debería agradecer este trato al pelotón “David”.

 

Kelkeyr jugo con esas palabras todo el día e incluso dijo que al comandante del pelotón le gusta que le traten como una verdadera dama, un novato le hacía parecer un tonto y no solo lo hizo una vez convirtiendo el final del día en un verdadero embrollo. A pesar de todo el embrollo que hicimos nadie expresa su descontento en el pelotón, no podía verse por ningún lugar la falta de alegría.

A muchas personas les agrada, yo también pensaba que era un gran sujeto, nadie se quejó por que en el futuro las manos de KelKeyr tendría un gran peso en la humanidad. Cuando nos conocimos Kelkeyr me pidió que lo tratara como si no existiera clases sociales, lo escuche y desde ese momento nuestra actitud no cambio.

Cuando regresamos al cuartel uno de los soldados me comento sobre la familia de Kelkeyr y su gran influencia en el ejército así como su casa, pero para ese momento, ya era demasiado tarde, ya había aceptado la invitación.

Ya me había preparado para lo peor, afortunadamente, Kelkeyr no es esa clase de aristócrata déspota, como todos lo han descrito él es un gran tipo pero habiéndolo conocido entre el ayer y hoy todavía no estoy totalmente convencido. Ya que trate de hacer alguna cosa, tendré que ver que hacer en el momento.

Mientras estaba hundido en mis pensamientos ya me encontraba en la puerta de la mansión, nadie toca la puerta y sin embargo esta empezó a crujir. Es más que seguro que están reaccionando a la magia de Kelkeyr, las puertas no pueden abrirse manualmente solo reaccionaran a la magia de sus propietarios.

Escuche que este mecanismo es bastante costoso, pero para un aristócrata poseer estos bienes no sería nada raro, pase esperando ver lo que había dentro de la mansión mientras era guiado por Kelkeyr. Frente a la puerta puede ver la estatua de un fénix, cuando lo vi murmuré.

 

– Un diseño magnifico.

– Este es el escudo de armas de mi familia, no estoy del todo seguro pero se dice que el familiar que nuestra primera generación invoco fue esta criatura.

– … ¿En serio?

 

Magia de contratación, con esta magia uno puede llamar a un hada o alguna criatura de otro mundo, pero para poder lograrlo uno debe poseer fuerza y si hablamos de un fénix para poder invocarlo uno tendría que estar en la categoría leyenda y al parecer una leyenda podía ser representado este ancestro de KelKeyr. Con sorpresa lo mire y Kelkeyr grito.

 

– Ábrete.

 

Me quede sin palabras cuando se produjo un dialogo entre KelKeyr y la estatua.

 

“Un lema ¿qué es lo que deseas?”

– Justicia y Paz.

“Usted es el verdadero heredero de Oltorena”.

 

Con estas palabras el fénix abrió la puerta, quede mirando a KelKeyr y él dijo.

 

– Las palabras siempre cambian, cuando uno quiere entrar el fénix pedirá un lema.

 

Momento después Kelkeyr entro a la casa. Pensando lo increíble que es la propiedad de un aristócrata corrí tras Kelkeyr, pero al ingresar me di cuenta que era bastante normal incluso para mí no había mucho que me llamaba la atención.

Llegamos a las escaleras que conducían al segundo piso, llegando arriba podía ver el retrato de una persona además podía ver algunos adornos hechos de piedra y arreglos florares en los maceteros. Puede que simplemente no entienda nada del arte pero después de ver al fénix de la entrada nada de lo que había dentro de la casa me parecía interesante, al darse cuenta de lo que pienso Kelkeyr sonrió con tristeza.

 

– Lo más interesante de mi casa es la estatua del fénix… Así que no esperes nada más interesante.

– ¿Qué?, pensé, que habia…

– Ja, ja, ja, lo siento, amigo. Me agradas por el momento preparare un té, y no te preocupes algo como esto no me ara enfadar, simplemente esto no cumplió con tus expectativas… Oh.

 

Kelkeyr dirigió su mirada al segundo piso cuando escucho que alguien se acercaba yY claramente ese alguien bajo a toda prisa mientras saltaba hacia Kelkeyr, cuando llego pude escuchar una voz alegre.

 

– ¡Hermano! ¡Bienvenido!

– Oh, Tiana, estoy de vuelta.

– ¿Me trajiste algún recuerdo? ¿O no me trajiste nada?

– Solo mi saludo así que… Nada, a por cierto este es mi invitado. Me imagino que no harás una rabieta delante de él.

 

Claramente Kelkeyr hablaba burlándose de ella. Al darse cuenta de mi ella se sonrojo, empezó a dar varias respiraciones para tranquilizarse, después más serena y con elegancia se presentó.

 

– … Bienvenido a nuestra casa, soy Christiana la hermana menor de la próxima cabeza de la familia Kelkeyr. Puedo entender que en la casa no haya nada especial, pero espero que disfrutes de tu estancia.

 

(NE: ♡♡♡ ¡Christina! ♡♡♡ (/♡.♡)/ \(♡.♡\)(/♡.♡)/ \(♡.♡\) )

 

Que encantador comportamiento posee esta señorita, si esta hubiera sido la primera impresión que recibiera de ella no bastaría con mis alabanzas, hubiera llegado al punto de caer enamorado y dedicar toda mi vida a ella.

Realmente era hermosa, la luz del sol se reflejaba en su cabello dorado, su piel era blanca, al punto de ser casi translucida, sus mejillas presentaban un sano color rosado, sus curiosos ojos azules como aguamarinas me cautivaban, no era muy alta pero para su edad era una verdadera belleza.

Pero esa no fue la primera impresión, la primera impresión que tuve es la de una niña, ese comportamiento no logro hacer que mi pecho palpitara. Ella intentaba mostrarme una apariencia delicada, Kelkeyr, suspirando, dijo.

 

– … Es demasiado tarde, Tiana.

 

Al oír esto, en la cara de Christiana desesperación apareció, ella se desanimó por completo.

 

– Yo… Lo entiendo, no creía que mi hermano tuviera algún amigo…

 

Parecía que colapsaría en cualquier momento, Keyleyr al escuchar ello se acercó a su hermana.

 

– Eres cruel, sabes, por cierto también tengo un par de amigos.

 

Sin embargo Christiana se opuso inmediatamente.

 

– Él es tu primer amigo, hermano.

– Te olvidas acaso de Franda.

 

Christiana lo miró y luego, recordando algo, dijo:

 

– ¿Acaso no se fue con algo de dinero de la familia y se fue tal como dijo papá que haría?

 

Quede boquiabierto, Kelkeyr suspiro.

 

– También esta… Gerd.

 

Christiana suspiro como si su respuesta no fuera necesaria.

 

– Es el hijo del Barón, ¿él acaso no se puso en contacto contigo solo para que nuestra familia le de apoyo para ser la próxima cabeza de su familia?

– … Pero.

 

Kelkeyr comenzó a pensar pero Chistiana solo se limitó a mover la cabeza y bajar los hombros.

 

– Ellos nunca regresaran, ellos solo se acercaron a ti por su propia codicia o prudencia, ellos crearon una relación para un solo lado, piénselo.

– Entonces, nunca tuve un amigo.

– Es la triste verdad…

 

Y luego ambos suspiraron, sus gestos y rasgos eran similares, realmente son hermano y hermana.

 

– Bueno, te encomiendo a mi hermano, te advierto que es muy vulnerable.

– Sí… No, será como desees, Christiana-sama.

– ¿Por qué hablas con mi hermano como un amigo y conmigo con respeto conmigo? Llámame Tian, ​​y hazlo sin ese exceso de cortesía.

 

Podía ver las mejillas de Tian infladas mientras decía eso, no pude contener la risa viendo esa escena, ella parecía una linda ardilla llevando nueces mientras se enfadaba.

 

– Pf… Oh, me disculpo. Por… Bueno, Tiana, ¿no te molesta, no Kelkeyr?

– No te preocupes, es más, tengo cierto interés.

 

Después de estas palabras, nos reímos.

 

♦ ♦ ♦

 

En mis parpados podía sentir la luz del sol, con esa sensación me desperté. Me di cuenta que me desperté antes de lo habitual, seguro fue gracias a ese sueño, esos fueron tiempos felices momentos antes que empezara la guerra. En estos momentos Tiana es muy joven, y es seguro que está en la capital. No sé si la volveré a ver… Pero si llegara a pasar estaría feliz.

Con esos pensamientos, me levanté de la cama y empecé a vestirme.

 

Traductor: SpawnFall

Editor: Alphard

 

Anterior Indice Siguiente

 

Índice