Martial World-7

A A A

Capítulo 7- ¿Fuerza divina innata?

 

El método de ataque más fuerte dentro de los Meridianos de Combate de Virtudes Caóticas, que Lin Ming practicó, no fue un ataque de espada, ¡sino un ataque de puño!

En la actualidad, la fuerza detrás del puñetazo más fuerte de Lin Ming podría dejar una hendidura de medio pie de profundidad en un tronco del árbol de hierro. La durabilidad del Árbol de Hierro no era inferior al acero. Si el objeto que se perforaba fuera piedra, ¡habría sido fácilmente despedazado!

Lin Ming mantuvo su mirada en Wang Yigao, con los ojos fijos en el pecho de Wang Yigao. Moviéndose a un lado, ¡lanzó un puñetazo!

—¡Peng!

Con un sonido ahogado, Wang Yigao escupió sangre de su boca y salió volando. Incluso con la protección de la armadura flexible, incluso con un cultivo marcial de la Segunda Etapa de Entrenamiento Físico, incluso con el entrenamiento para endurecer su carne a un grado increíble, todavía era incapaz de soportar este excelente puñetazo de Lin Ming.

Observando a Wang Yigao mientras cae al suelo como un cerdo muerto, los espectadores circundantes quedaron sin habla. Wang Yigao había amenazado con derrotar a Lin Ming en tres movimientos, pero el resultado fue todo lo contrario. En su lugar, Lin Ming derrotó a Wang Yigao en ¡tres movimientos!

Dentro del intercambio de tres movimientos, cada uno había terminado con Lin Ming siendo el victorioso. Si no fuera por la armadura flexible, Wang Yigao habría perdido pronto. ¿Cómo esto, fue una pelea entre un Entrenamiento Físico Primero y un Segundo? ¡Parecía ser todo lo contrario!

—Senior Liu, ¿cuál es su opinión sobre este incidente? —En medio del duelo, un hombre mayor apareció entre los espectadores. En su juventud, este anciano había alcanzado una vez la Quinta Fase de Entrenamiento Físico, Etapa de Forja Ósea. Estaba a sólo un paso de llegar a la etapa de condensación de pulso; Sin embargo, en última instancia había fracasado. Un artista marcial de la etapa de la Forja del Hueso, tiene la misma cantidad de vida que la gente común. Naturalmente, sus cuerpos no podían soportar los estragos del tiempo. Ahora que la edad de este Senior Liu había superado los setenta, ya no tiene ninguna fuerza de lucha. Pero sus perceptivos ojos permanecieron.

El anciano reflexionó un momento antes de responder. —¡Ese niño está dotado de una fuerza divina innata!

(NT. Creo que sería “Suerte de protagonista innata”)

El grado de un artista marcial, ya sea Grado Uno Talento Marcial o Grado Dos es simplemente la medida de la velocidad y facilidad con la que su cuerpo podría absorber las energías primitivas. Cuanto más rápido pudieran absorber las energías primitivas, mayor sería su talento marcial.

Sin embargo, la fuerza del cuerpo del artista marcial no está incluida en la medición del talento marcial. Eso es porque la mayoría de la gente tiene la cantidad equivalente de fuerza.

De vez en cuando, no obstante, algunas personas nacerían con fuerza divina innata. ¡Algunos nacen con diez veces la fuerza de la gente normal, y otros con aún más!

Con gran fuerza viene gran velocidad. Naturalmente, tendrían una ventaja en las batallas.

Aunque, el número de estos artistas marciales es pequeño. Además, no muchos de ellos tienen éxito. Después de todo, a medida que avanza el cultivo marcial, las energías primitivas se vuelven más importantes y el efecto que la fuerza innata de uno tiene, se vuelve correspondientemente más pequeño.

—Así que así es … —Los observadores de alrededor asintieron con la cabeza. Esta explicación era muy razonable.

Lin Ming tomó su cuchillo y caminó paso a paso hacia Wang Yigao. El actual Wang Yigao estaba en un estado miserable. Su ropa se había convertido en tiras de telas, sangre derramada de su boca y su rostro estaba cubierto de tierra. Wang Yigao no quería nada más que suicidarse. Había perdido por completo su rostro en el incidente de hoy. Probablemente se convertiría en la risa entre sus compañeros dentro de la Ciudad Fortuna Celestial.

Lin Ming habló. —Tú eres el que lo dijo antes, mil liangs de oro, entregalos.

—¡M*erda!

Al oír esas palabras, Wang Yigao casi escupió otro bocado de sangre.

¡Oh, qué hijo de p*ta soy! ¿Realmente no tenía nada mejor que hacer? ¿Por qué tuve que hacer ochocientos a mil? A pesar de que Wang Yigao es un hijo de una gran familia, ¡sacar mil liangs de oro no es poca cosa!

El incidente de hoy fue ciertamente el más miserable e inolvidable de toda su vida. Con tanta gente dando testimonio, Wang Yigao fue incapaz de devolver sus palabras.

Además, como eran los términos de un duelo, ni siquiera podía pensar en exigir venganza o correr el riesgo de ser ridiculizado por todos. A menos, a menos que se hiciera en el mayor secreto.

—¡Dinero, saca el dinero! —Gritó Wang Yiago a sus hombres. Hoy, él tendría que admitir su pérdida. Pero, éste no era el final, ¡él juró que cortaría a Lin Ming en pedazos!

El grupo de hombres se desconcertaron por la actuación de Lin Ming. Incluso si todos ellos atacaran a Lin Ming, ¡no había ninguna garantía de que podrían ganar! ¿Es realmente sólo un Entrenador Físico?

—Xiaodong, recoge el dinero —dijo Lin Ming. Un millar de liangs de oro no era una suma pequeña. Aunque Wang Yigao es rico, no habría traído tanto dinero con él. Así, sólo podía reunirlos a través de sus hombres.

Desde el momento en que Wang Yigao vomitó sangre, Lin Xiaodong estaba aturdido. Fue sólo después de que Lin Ming lo llamó, que finalmente reaccionó —¡Oh, Dios mío! ¿Esto es en serio? ¿Él realmente ganó?

Además, habían ganado mil liangs de oro. ¡Un millar de liangs de oro! Toda la riqueza combinada de Lin Xiaodong no es más que sólo doscientos liangs de oro. ¡Comprar un solo Ginseng de Sangre tomó más de la mitad de ella!

Mirando los billetes de oro dentro de sus manos, la expresión de Lin Xiaodong fue de shock. Luego se convirtió en éxtasis antes de convertirse en risa.

Sus ojos nunca fueron grandes para empezar. Ahora que estaba sonriendo hasta tal punto, sus ojos eran casi imperceptibles.

(NT. Ejemplo (-u-))

—Haha, somos ricos ¡somos ricos! Eres demasiado amable ¿qué puedo decir? Muchas gracias por tu generosidad. Sabiendo que estábamos en un punto apretado, los seniors han elegido regalarnos algo de dinero ¡gracias!

—Especialmente hermano Gao Yiwang (Wang Yigao) * que sentía que ochocientos liangs no era suficiente y había insistido en dar mil liangs. En nombre de la gente común, le doy mi gratitud.

* Recuerden que apostó su nombre

 Al escuchar las palabras sarcásticas de Lin Xiaodong, “Gao Yiwang”, que ya estaba gravemente herido, sintió que su boca se desbordaba y escupió otro bocado de sangre. En aquel entonces, él había dicho que, si no podía matar a Lin Ming dentro de tres movimientos, su nombre sería leído al revés.

¡Ataque a su abuelo!

Wang Yigao apretó furiosamente los dientes. En cuanto a los demás, sus rostros estaban torcidos hasta el extremo. Como sucedió, la cara de Lin Xiaodong no era la clase atractiva. Para ellos, el rostro actual de Lin Xiaodong era tan repugnante, que podía matar. Después de recoger las facturas de oro, Lin Xiaodong escupió un poco de saliva en sus palmas de una manera exagerada y comenzó a contar las facturas una por una.

—Veinte, treinta, cincuenta, cien, ciento cinco, ciento siete …”

Lin Xiaodong contó la gruesa pila de billetes de oro tres veces, y luego dijo con una sonrisa y los ojos entrecerrados.

—Ochocientos cincuenta liangs de oro, ciento cincuenta cortos. Yo digo, ¿no son todos ustedes hombres de riqueza? ¿Cómo es que ni siquiera pueden toser una pequeña suma de dinero?

Al escuchar las palabras de Lin Xiaodong, Wang Yigao casi vomitó sangre otra vez. Su rostro se hundió profundamente, él sacudió su mano derecha y un “ding” pudo ser oído. Su larga espada estaba incrustada en medio de la plaza.

—Verdant Sharp Sword (Afilada Espada Verde), se puede vender por doscientos liangs de oro en cualquier tienda de armas. ¡Nos vamos!

Seis de ellos llegaron a exigir venganza. Sin embargo, el resultado final fue que tenían que entregar todas sus posesiones, incluyendo sus espadas. ¡Este patético estado fue el primero de Wang Yigao!

Al ver la Espada Afilada, Lin Xiaodong sonrió. Él tiene un cierto conocimiento con respecto a las armas y la espada de Verdant es en verdad un arma extraordinaria. Por lo menos, es mucho mejor que la que estaba usando.

—Si te gusta, puedes tenerla. —Dijo Lin Ming.

Lin Xiaodong respondió. —No puedo hacer eso. Hermano Ming, ni siquiera tienes un arma.

Lin Ming respondió. —Mis puños son mis armas. Por ahora, no necesito un arma. Más adelante, conseguiré un arma que me quede. Aunque esta espada es afilada, es demasiado ligera para mi estilo de lucha.

Lin Xiaodong recordó el temible puño que Lin Ming había lanzado antes y tenía que estar de acuerdo en que esta espada era simplemente insuficiente para complementar a Lin Ming.

—Muy bien, entonces tomaré esta espada. Sin embargo, seguro que eres temible, hermano Ming. Nunca te había visto como un personaje antes —Desde que Lin Ming comenzó a practicar las artes marciales, Lin Xiaodong nunca había visto a Lin Ming en acción. ¿Cómo podría haber sabido que la fuerza de Lin Ming se había disparado hasta tal punto? Él creía que esto era el resultado del trabajo duro de Lin Ming.

Lin Ming explicó. —Wang Yigao no tiene una comprensión detallada de su propia fuerza, y es sólo un principiante en Entrenamiento Físico Segunda etapa. Además, su fundamentación es también inestable. Su nivel de cultivo es probablemente el resultado de rellenar con medicamentos. Incluso sus técnicas marciales no eran nada de la nota. Golpearlo no es nada de lo que estar orgulloso, mi primer gol es Zhu Yan.

Zhu Yan es diferente de Wang Yigao. Zhu Yan posee una gran cantidad de fuerza y una base sólida. Su Grado Cuatro Talento Marcial no es simplemente para mostrar. Además, él es también muy trabajador. Por lo tanto, el actual Lin Ming no tenía ninguna oportunidad de vencer a Zhu Yan.

Lin Ming aceptó las facturas de oro, luego las separó y entregó una pila a Lin Xiaodong sin contar.

—Utiliza esta.

—¿Qué estás haciendo? Este oro fue ganado por usted. Ya he tomado la espada. En cuanto al oro, no lo necesito. Con mi manera de practicar, diez liangs de oro por mes es lo más que necesitaré.

Lin Ming permaneció en silencio por un tiempo, luego sin objetar, guardó las cuentas de oro en su propio bolsillo. Entre él y Lin Xiaodong, tales detalles eran innecesarios.

—Está bien, vamos a la feria.

—¡Tienes razón! Jaja, casi lo olvidé ¡la feria! ¡Ahora tenemos el capital para ello, mil liangs! ¡Hijo de p*ta! ¡Este anciano ni siquiera había visto una cantidad tan enorme de dinero antes! Esta vez, ¡voy a hacer un chapoteo!

 

Traductora: Celty Strulson

 Editora: Aucifer Sakuya

Anterior– InicioSiguiente

Índice