Terror Infinity V5 C3-3

A A A

Terror Infinity

Vol. 5: Capítulo 3-3.

 

Tuvieron que enfrentarse a la realidad después de reír. Sin nada para el transporte, el grupo tuvo que caminar más de la mitad de un día para llegar al oasis. Había algunas plantas del desierto en el camino y con una que otra charla en el trayecto, el tiempo no fue insoportable.

Zheng caminaba junto a Honglu y le preguntó en voz baja. “Nos estamos acercando a Hamunaptra. ¿Cuántas posibilidades crees que tenemos?”

“¿Cuál es la condición de victoria? ¿Evitarlos? ¿Matarlos? O ¿Terminar esta película tan rápido como sea posible?, ¿eliminar a Imhotep?”

“Condición de victoria… sobrevivir. La mayoría tiene que sobrevivir.” Zheng lo pensó y luego asintió con determinación.

“La probabilidad sería del 10%, no, un 7%. Es muy difícil mantener a todos vivos. Incluso sin el equipo contrario, solo por Imhotep ya sería bastante difícil. Por lo menos no se me ocurre ninguna manera de eliminarlo… Por lo tanto, hay que seguir la trama original y utilizar el libro de Amón-Ra para enterrarlo… En cuanto al otro equipo, para ser honesto, estoy preparado para morir. No debes tener demasiada esperanza. Al menos la mitad de nuestro equipo va a morir…”

(¿Al menos 5 personas?)

Llevando este pensamiento, o tal vez premonición, Zheng siguió detrás de O’Connell hasta el oasis. Este oasis tenía una fuente abundante de agua dulce. Era como una mini ciudad. Tenía mercancía común y especialmente camellos.

El grupo no tomó mucho tiempo. Después de reabastecerse con agua fresca y comida, y la compra de trece camellos, siguieron el camino a Hamunaptra. Incluso cuando se cansaran, sólo tomarían una siesta en un camello. Tres días y noches pasaron y estaban más cerca y más cerca de Hamunaptra.

O’Connell y los otros dos personajes habían estado viviendo cerca del desierto así que sabían cómo conservar su energía. Pero Zheng y los otros lo tuvieron difícil. No sólo era la primera vez que montaban camellos, Jie y Zero eran los únicos que habían estado en un desierto. Así que después de tres días en el camello y el calor del desierto, incluso Zheng se sintió mal, por no hablar de los demás. Tengyi, Liang, Heng, y Zhuiyu tropezaban después de bajar de los camellos.

Fue otra medianoche. Justo cuando el grupo se estaba acostumbrando al desierto, un grupo de varias decenas de personas montando a caballo se dirigió hacia ellos. El líder era Beni, la otra persona que dejó Hamunaptra vivo.

“Buenos días, mi amigo.” Beni le gritó a O’Connell cuando todavía estaba bastante lejos de ellos.

O’Connell no respondió. Se acercó a ellos con el grupo.

Un americano que se colocaba detrás de Beni preguntó. “¿Por qué nos detenemos? ¿No dijiste que ya estamos cerca de Hamunaptra? Date prisa, ¿por qué detenerse aquí?”

Beni respondió con calma. “Mi amigo, sea paciente…”

Evelyn también preguntó en voz baja. “¿Qué estamos haciendo aquí?”

“Esperamos… hasta que aparezca nuestro destino.” O’Connell también respondió en voz baja.

Entonces el americano gritó. “O’Connell, ¿todavía recuerdas tu promesa al jugar ese día? El que entre en la ciudad primero gana 500 dólares… ¿Quieres ver quién entra primero?”

El sol estaba saliendo mientras hablaban. La luz del sol brillaba en el desierto y una ruina apareció poco a poco. Esta era la legendaria ciudad de los muertos.

Varios días de penurias a pie. Todos estaban emocionados cuando finalmente vieron su destino.

Sin embargo, fue más complicado para el grupo de Zheng. La única manera en que pudieran volver era eliminando a Imhotep. Sin embargo, con el fin de hacer eso, tenían que revivirlo. Entonces tendrían que enfrentar tanto a Imhotep como al otro equipo. No, también debían matar a uno de los miembros del otro equipo para salvar a la mayor parte de este equipo. Las palabras no podían describir cómo se sentían en este momento.

El grupo de Zheng se acercó a la ruina de Hamunaptra. Esta era una magnífica ciudad antigua. Se podría decir sobre su esplendor solo por sus restos, incluso después de varios miles de años.

Una vez dentro de Hamunaptra, los dos grupos se establecieron juntos. Evelyn arrastró a O’Connell para buscar la entrada. Los estadounidenses también estaban buscando su entrada. Zheng discutió con su grupo y decidió no ir con O’Connell. Por el contrario, comenzaron a explorar el terreno.

“La tumba subterránea es sólo de 100 metros de profundidad. O’Connell no estará a más de 5000 metros de distancia de nosotros después de que entre en el subterráneo. Por lo que es aceptable si no intervenimos con la trama. Vamos a familiarizarnos con el entorno primero.”

“Zero, encuentra un lugar que sea conveniente para los francotiradores. Jie, Tengyi y Honglu ir a buscar un lugar adecuado para luchar. Mejor si se puede registrar… El resto mantenga un ojo hacia fuera en todas las direcciones. Disparen su arma una vez que vean a un enemigo… Entonces, todos, vamos a luchar por nuestras vidas… ¡Al menos la mayoría de nosotros tiene que volver!”

 

Traductor Tordmund Icestorm

Editor Lykanos  

 

Anterior Índice Siguiente

Índice