Terror Infinity V5 C3-1

A A A

Terror Infinity 

Vol. 5: Capítulo 3-1.

 

Al mediodía del día siguiente, O’Connell trajo a todos al puerto de Giza. Evelyn y su hermano, Jonathan, ya estaban esperando allí. Ellos dejaron escapar un suspiro de alivio después de ver a O’Connell, pero también notaron al grupo de Zheng detrás de O’Connell y mostraban señales de precaución.

Evelyn era bastante sencilla, una vez que O’Connell estuvo cerca, le preguntó de inmediato: “¿No dijiste que sólo nos traerías a nosotros? ¿Por qué hay tanta gente? Sólo para que quede claro, no voy a pagar por sus gastos. Tú, ¿tú eres O’Connell?”

O’Connell estaba cubierto de suciedad cuando estaba en la cárcel, pero después de limpiarse y conseguir ropa nueva, parecía bastante atractivo. Antes que tuviera la oportunidad de responder, Evelyn estaba totalmente aturdida. “H-hola…”

“Jaja, hoy es un buen día para la aventura. No hay nada de malo en tener más gente… pero ¿Son dignos de confianza? Por supuesto, usted sabe que yo me estoy refiriendo al oro. No hay suficiente oro para dividir entre tanta gente…” Jonathan rió cuando le preguntó a O’Connell en voz baja.

O’Connell asintió. “Sí, el clima es propicio para la aventura. En cuanto a ellos, es probable que no estén interesados en el oro. Además de que nos protegerán en el viaje… De lo que estoy más preocupado es por…” Metió la mano en los bolsillos y echó un vistazo a su billetera.

Jonathan era un ladrón hábil. Se rió torpemente. “No te preocupes, no les voy a robar a nuestra propia gente. Jeje, has mencionado que no están interesados en el oro. Entonces eso significa… ¿Son ricos?”

Zheng se acercó a los tres de ellos y se rió. “Jeje, oí lo que dijiste… Mi nombre es Zheng Zha, y estos son mis compañeros. Somos un grupo de expedición patrocinado por un multimillonario estadounidense. Nuestra misión es encontrar todos los posibles lugares secretos en el mundo… Por supuesto, la legendaria ciudad de los muertos es uno de esos lugares secretos. Vamos a cuidar de los gastos en el viaje y le proporcionaremos una protección adecuada. Por supuesto que tendrán que escuchar nuestros consejos y no hacer nada que nos ponga en peligro. Eso es todo básicamente.”

Evelyn había estado mirando a O’Connell todo el tiempo y no se despertó hasta que Zheng comenzó a hablar. “¡¿Q-qué?! ¡Nosotros no nos uniremos a su grupo de expedición! Estamos en la búsqueda de la ciudad de los muertos como ciudadanos privados, ¿por qué tenemos que escuchar sus consejos? Nosotros no necesitamos que paguen por nuestros gastos, lo podemos hacer nosotros mismos…”

Zheng sacudió la cabeza y dijo: “Creo que estás equivocada. Nuestra misión es sobre la exploración, no estamos interesados en el oro… ”

Su reacción se intensificó. Con la cara roja, prácticamente gritó, “Ahora lo entiendo. Su objetivo es el Libro de los Muertos y el libro de Amón-Ra ¿Verdad? ¡Imposible! Incluso si existen tales libros antiguos, no podemos entregárselos a algún tipo rico. Estos libros son tesoros históricos, ¡no voy a dejar que los tengan!”

Zheng se dio cuenta que la gente alrededor de ellos les estaba dando miradas extrañas, e incluso percibió cierta hostilidad. Él sacudió la cabeza y dijo, “Bien, bien, bien. No estamos tomando nada, ¿de acuerdo? Sólo es para la exploración, exploración únicamente… ah, mujeres… todas son paranoicas.” Luego se subió al barco.

Evelyn todavía no se rindió. Agarró la camisa de O’Connell. “¿Puedes prometer que están diciendo la verdad? No me importa, ¡tú los trajiste aquí! Tienes que prometer que no se llevaran esos dos libros. De lo contrario, te lo advierto…”

O’Connell sólo podía sonreír con amargura, especialmente cuando vio que el grupo de Zheng ya había subido a bordo del barco…

De todos modos, finalmente se hicieron cargo de Evelyn y en el momento en el que subió al barco, Zheng ya había comprado la mayoría de sus habitaciones en primera clase con su oro. Y Jonathan aparentemente se volvió su mejor amigo después de recibir una pepita de oro. Por supuesto, cualquiera que hubiera visto la película sabría que hay que evitarlo, porque era un ladrón muy capaz.

O’Connell abrió un mapa ordinario sobre la mesa. Mientras apuntaba a varios lugares, dijo “Siguiendo este río, vamos a bajar del barco para mañana al mediodía. Luego, vamos a caminar hacia el oeste alrededor de la mitad de un día y alcanzar el mayor y único oasis en el camino a Hamunaptra. Eso es también el lugar en el que los comerciantes intercambian elementos. Vamos a comprar los camellos y materiales de construcción a continuación. Después de eso, vamos a seguir en dirección sureste y debemos llegar a ella después de tres días y noches, si no hay accidentes…”

Evelyn preguntó “¿Accidentes? ¿Qué accidentes?”

O’Connell no dijo nada. De repente echó una bolsa sobre la mesa y la abrió. La bolsa estaba llena de pistolas, rifles y balas. Suficiente para cada uno de ellos.

Evelyn se sorprendió. “Yo… ¿Me equivoque en algo? ¿Estamos aquí por una expedición, cierto? ¿O estamos aquí para una guerra?”

O’Connell no le respondió y cargó un arma de fuego. “Señorita, ese lugar no es seguro… Hay algo debajo de la tumba y esta custodiada por un grupo misterioso… Es, literalmente, la ciudad de los muertos.”

Evelyn se volvió inmediatamente hacia Zheng. “¿No dicen que nos van a proteger? Yo sólo quiero esos dos libros, puedan tomar todo lo demás… A pesar que mi hermano cree que hay tesoros, no creo que realmente vayan a encontrar oro…”

Zheng asintió. “Te dije que estamos aquí sólo por la exploración. No estamos interesados en cualquier otra cosa… pero pareces estar familiarizada con esos libros.”

Evelyn respondió con entusiasmo: “Por supuesto, el legendario libro de Amón-Ra, también llamado el libro de oro de la resurrección (diferente de la película), y el Libro de los Muertos. Estos dos libros contenían antiguos hechizos egipcios. Me hicieron enamorarme de Egipto…”

Honglu la interrumpió de repente, “¿Qué hora es?”

Fueron sorprendidos por un momento. Zheng miró su reloj y dijo: “Las diez…” Se detuvo y vio a Honglu inclinando la cabeza.

Lan había contado a todos la trama de La Momia en la posada la noche anterior. Quizás debido a su capacidad mental mejorada, también tenía una memoria increíble y les dijo a todos los detalles de la trama.

Zheng luego recordó que serían atacados por los Medjai en la noche, alrededor de esta hora.

“Evelyn, ve a buscar la llav… ve a buscar el mapa y la caja del rompecabezas. Zero y Jie, van protegerla… O’Connell, ven a buscar a Jonathan conmigo, él debe estar jugando al póquer con los americanos. Todos los demás, estar de guardia aquí. Si pasa algo, sigan las órdenes de Lan, Tengyi y de Yinkong… Vamos. ¡La historia acaba de empezar!”

Zheng se puso de pie y tomó su cuchillo progresivo fuera del anillo, y luego se dirigió a la cubierta.

 

Traductor Tordmund Icestorm

Editor Lykanos

 

Anterior ÍndiceSiguiente

Índice