Hiraheishi Vol 1 Capítulo 11: El rincón de los niños

(NT. Hagan sus apuestas, cuanto tiempo demora Ted en morder el polvo, cuantos huesos estarán destruidos, no teman, apuesten hasta sus almas)

(NE: Si, apuesten sus lolis)

 

Después de que Karen me dijo que soy un chico muy fuerte el pueblo que normalmente es bullicioso e ingenuo cambio a un aire tenso y mostraba sed de sangre.

¿Por qué podría pasar eso?

La razón radica en la belleza de Karen, no es que fuera simplemente hermosa, la madre de Karen era conocida en el pueblo por poseer una belleza diabólica. Es normal que los hijos posean ciertos genes de sus padres pero Karen era la excepción, los recibió todos, ella era una chica que hermosa quedaba chico.

Así es Karen, Karen era la chica más popular del pueblo, además de eso poseía un carácter muy abierto, siempre era muy atenta y amable, podía cuidar de personas menores que ella, así como mostrarse firme hacia personas mayores, era inteligente y hablar con ella era interesante, tiene un espíritu protector y siempre buscaba comunicarse con todos, incluido yo, era capaz de hablar en igualdad de condiciones con la banda de Ted, poseía un gran estatus en su grupo, siempre inquieta, y aunque la vida del pueblo es difícil en ella siempre se podía confiar, era normal que cada uno de los chicos del pueblo quiera estar con ella, esto solo se intensifico con el pasar del tiempo.

Este tipo de chica dirigió esas palabras de aprecio y respeto hacia mí, eso era suficiente para que experimente la ira de los que me rodean. No era cualquier palabra, ella dijo que era fuerte. Es normal que todo chico quiera ser fuerte, ser el más fuerte de todos y de todos los lugares lo dijo dónde está su guardia personal.

Era normal que los chicos, excluyendo a Ted, se sobresalten, los chicos se mantenían silenciosos pero podía sentir como si sus miradas quemaran. Cuando mire los ojos de Ted este solo se limitó a sacudir la cabeza.

(Buena suerte).

Esas palabras fueron dichas con esa acción, en ese momento Ted irresponsablemente dejo la decisión a Karen. Él simplemente no quiere estar en contra de ella, el silencio del ambiente dio a entender que se enfrentaban dos chicos fuertes como si se tratara de soldados entrenados.

 

(NT. Estos niños y su imaginación)

 

En silencio nos acercamos y nos dimos la mano, en nuestro corazón la determinación estaba encendida. Se nos proporcionó armaduras de cuero de monstruo al mismo tiempo que una espada de madera, ya estábamos en posición de lucha gracias al círculo que esta dibujado en el suelo.

No importa cómo se mire el sitio fue diseñado para la lucha, gracias a las preparaciones la lucha era imposible de negar. En cuanto a Karen ella miraba los acontecimientos intensamente, mientas que los chicos esperaban un partido entretenido donde su orgullo estaba en juego. Ted suspiró, el deseaba que todo se acabara pronto, se limitaba a mirarme silenciosamente.

En nuestro pueblo sólo mi padre era un soldado capaz de derrotar a un monstruo, era normal que el resto de hombres no supieran sobre la etiqueta de combate pero ellos defenderían con diligencia el pueblo de los monstruos.

Hay casos raros donde estas criaturas salen de sus dominios en búsqueda de un nuevo hogar, mi padre no siempre está presente, en esos casos no habría más remedio para el resto de varones del pueblo de arriesgar su vida.

Todos los hombres después de sus trabajos cotidianos buscan mejorar su formación de lucha, en el pueblo, desde pequeños, los varones aprender a manejar armas. Todos repiten el mismo estilo de vida, todos saben pelear, incluso en el pueblo hay eventos interesantes donde los pobladores se enfrentan entre ellos en batallas amistosas ya que incluso se tratara de una espada de madera, el afectado tendría un lesión.

Era una condición importante que se tuviera una armadura de cuero, es por ello que los adultos permiten a los niños tener su propio conjunto de protección y el centro del pueblo fue elegido para ser el lugar donde se llevan a cabo las luchas amistosas, así, si es que llegaba a haber un accidente, los adultos acudirían rápido a auxiliar a los agravados

Ahora bien, lamentablemente con respecto a técnicas de combate solo conocían uno o dos movimientos así que podría decirse que solo agitaban las manos. Para los soldados experimentados podría decirse que los aldeanos no sabían que hacer con armas en sus manos, para esta batalla es seguro decir que su fuerza es insuficiente.

Por supuesto también había gente que no podía presumir ni por su fuerza ni por su técnica, pero Ted, siendo un aldeano, destacaba entre ellos. Ted y yo estábamos de pie mirándonos de frente, como era de suponer todos apoyaban a Ted.

 

– ¡Vamos! ¡Golpea a John!

– ¡Derríbalo de un golpe! ¡Ted vamos, que quede inconsciente de un golpeeee!

 

Las palabras eran duras, era más que claro quién era el favorito en esta pelea, pero cuando llegue a ser soldado me pasaron casos más drásticos, recordando, mire a Ted y sonrei. Que luchara con Ted fue la propuesta de Karen, pero, aun así, también quería llevarme bien con los guardias de Karen.

Soy el hijo de mi padre, cada vez que llegaba practicaba con él, mi fuerza de combate es conocido por estos chicos ya que entrene también con ellos algunas veces. Aunque en esas ocasiones usaba la fuerza de un niño aun así era capaz de vencer a la mayoría, al único que no podía superar era a Ted. De mi generación era el niño más fuerte, viendo eso es normal que todos den de seguro que Ted será el ganador de este encuentro

 

– Lo siento, Ted, si no fuera por…

 

Ted no me dejo disculparse, solo se dispuso a ponerse su protector de cabeza. Ted era un hombre noble, al ver que me sentía culpable sonrió, me apuntó con su espada y dijo:

 

– … No importa, yo también quiero una lucha seria. Sé que eres extraño además es improbable que pueda vencerte, ah, ni se te ocurra contenerte, si lo haces te golpeare.

 

(NT. ¿Cómo puedes golpearle si no puedes vencerle? Los misterios de la vida)

(NE: Elemental mi querido Watsont (¿así se escribe/dice?) se espera a la noche, se lo invita a jugar, y le dan a palazos entre 10 a 20 juntos)

 

Nos preparamos como dos espadachines, a Ted nunca le gusto que en el pueblo no hubiera nadie digno de ser llamado su oponente pero ahora yo estaba aquí.

Vio cómo utilicé magia y tal vez también vio la forma en la que practico con la espada, por el momento mi nivel está lejos de ser ideal pero para un niño debe ser magnifico. Él estaba de pie enfrentándome, sabía que yo era superior, solo puedo admirar su coraje.

Un hombre, aun siendo pequeño, nunca debe admitir su debilidad, yo también era así y es por eso que me uní al ejército. Pero al terminar mi formación mi orgullo fue aplastado, siendo adulto podía ver mis habilidades de manera objetiva.

Pero Ted, desde un principio pudo ver sus límites, es increíble, si preguntara a Ted como lo hizo lo más probable seria que lo hizo solo observando. Siempre ha sido capaz de compararse con los demás y comprender de cómo funcionan las cosas, nunca fue incapaz de adaptarse a los cambios. Apunté mi espada al pequeño pero valiente espadachín y hablé.

 

– Me pondré serio, dependiendo de lo que puedas hacer.

 

Esa pequeña incitación despertó la furia de Ted, no quería contenerme pero si lo digo en serio la lucha terminaría en solo un instante así que para el bien de los dos no voy a hacerlo. Eso quería transmitirle a Ted, pero Ted lo interpreto de manera diferente.

 

– Asi que es posible que nuestra diversión no tenga fin… ¡Ven Coe!

– ¡Sí!

 

Ted se llamó hacia la multitud y salió Coe, el será el árbitro. Al darse cuenta de lo que estaba ocurriendo, Coe asintió y se puso entre nosotros. La voz bien modulada, comenzó a publicar las reglas.

 

– Como siempre, para obtener la victoria uno tiene que perder, uno puede darse por vencido, para darse por vencido este deberá guardar su espada, pero si el contrario decide atacar la victoria no será contada, si uno pierde la conciencia se considera derrota, si llega a pasar eso inmediatamente llamaremos a un adulto para que de la atención necesaria, listo… ¡Comiencen!

 

(NE: Estos enanos son muy serios…)

 

Apenas termino la explicación la batalla comenzó, no me dio tiempo de pensar e inmediatamente me puse en defensa. Ted ya se había movido de su posición inicial y levantaba su espada de madera, un ataque claro y sin titubeos. La falta de indecisión combinado con la velocidad dada un efecto enorme a la espada, para Ted los demás chicos no eran contrincantes.

Desde el inicio se mantenía atacando pero ninguno de sus ataques me golpeaba después de todo en mi cuerpo de niño residía el alma de un adulto era el espíritu que se formó bajo el temor y la desesperación sin fin, un espíritu que pasó por una verdadera masacre. La fuerza de unos niños será insuficiente para asustarme.

Uno de sus ataques lo refleje golpeando ligeramente su espada, el golpe fue contundente. Sintiendo el golpe de la espada se tambaleo al mismo tiempo que su espada cayó al suelo.

Ted fue golpeado pero una vez más levanto su posición y comenzó a atacar de nuevo, sus ataques eran más feroces. Ted dispuso toda su agilidad y fuerza, Ted era fuerte. Si fuera como cualquier niño normal, bajo está presión ya hubiera gastado toda mi resistencia y dejado caer mi espada.

Pero para mí esto no es suficiente, solo aumentar su fuerza bruta no era suficiente para ganarme, conocía las técnicas que la humanidad había desarrollado por décadas, siglos y milenios. Mi cuerpo es de un niño pero gracias a una formación sin fin esto era posible, simplemente continuare repeliendo los ataque de Ted con ese desgaste se cansara rápidamente.

 

– ¡Hey, John! ¡¿Cuánto tiempo seguirás escapando?!

– ¡Lo mismo digo, ¿eres un cobarde por que no luchas?!

 

Aumentaban los sonidos de desaprobación ellos entendían mi táctica como cobardía, se podía entender que con esta táctica podría mantener mayor resistencia mientras mi oponente se agotaba.

Aunque dudo que los niños pudieran entender estas tácticas usadas en largas batallas, aunque si me pongo en su lugar, para ser honesto, estoy corriendo de un lugar a otro. Pero para una batalla estratégica saber cuándo retirarse es importante. Se empezaba a cansar, estaba sudoroso, Ted se limitó a gritar

 

– ¡John, no te atrevas solo a defenderte!

– ¿Que dices?…

– ¿No dejaras de defenderte? ¡Ah, ya sé! ¡Me menosprecias! ¡Estás seguro de ser superior! ¡Vamos, muéstrame toda tu fuerza, vamos!

 

Su voz era más fuerte que las voces de todos los demás, su voz tenía ira así como molestia.

 

– Maldición… ¿Estás diciendo que no soy rival?… ¿¡No soy tu rival?!

 

Entonces me di cuenta, estaba molesto por el hecho de que no lo enfrentaba como a un igual. Pensaba que era una tontería, pero para un niño era desagradable. En mi anterior vida cuando mi padre fue al fuerte no pude acompañarlo, en secreto solo podía quejarme de mi debilidad. No pude ayudar a mi padre como soldado, Ted sentía lo mismo. Sentía que lo trataba de débil.

Es una tontería contenerme si le muestro a Ted sus límites él sabrá a donde apuntar cuando se levante.

Esos eran mis pensamientos, él es una persona talentosa, es seguro que si se entrena llegara fácilmente a mi nivel. Si le muestro ahora no hay problema, una cosa es la magia pero no sería raro que en un pueblo existan uno o dos niños prodigios en el uso de la espada. Pensando en ello, le dije a Ted.

 

– Está bien, Ted. Ya que lo dices así no me voy a contener, ya no seguiré ofendiéndote no te menospreciare.

 

Ted mostro una cara de alegría.

 

– ¡John, quiero ver lo fuerte que eres! ¡Te superare y hare mía la victoria!

 

Ted lanzo un nuevo ataque, fue directo y sin una pisca de vacilación, era un golpe bastante bueno pero el estilo sagrado tenía un gran variedad de movimientos para contrarrestarlo y cada uno de ellos los perfeccione. Elegí el contrataque más eficaz y mande a volar su espada.

 

– ¡¿Qué fue eso?!

– ¡Eso es todo!

– ¡Diablos!

 

Mi técnica dio a todos una cara de alegría, el estado de ánimo alrededor se animó. Esta técnica no solo aseguro mi victoria también logro otro objetivo, pensando en ello tengo que decirles después que lo mantengan en secreto.

Ted buscaba la espada que salió disparada de sus manos, solo podía ver mi espada apuntándole a la cara. Al darse cuenta de esto apretó los dientes, y luego, en voz alta para que todos puedan oír, gritó.

 

– ¡Perdí!

 

Viendo su recta actitud, y sabiendo que Ted se calmó no me di cuenta que algo estaba cayendo hacia mi cabeza.

 

– ¡Cuidado, John!

– ¿Ehh?

 

(NE: Por pendejo y por tratar de verse cool frente a mí loli)

 

Oí la voz de Karen, pero en ese momento el orgullo cegaba mis sentidos. Un fuerte sonido golpeando mi cabeza sin protección poco después escuche el sonido de mi cayendo al suelo, la espada de Ted, esa misma que mande a volar, cayo directamente en mi cabeza. No tengo argumentos para esta falta de atención, aquí aprendí mi lección más importante.

 

♦ ♦ ♦

 

Me desperté después de 5 minutos. Lo primero que vi fue la cara de preocupación de Karen, junto a ella esta Ted y más atrás el grupo de muchachos asustados. Hasta hace poco eran mis brutales enemigos pero ahora soy parte de ellos, al punto que se preocupan por lo que me pase.

Sabía que Ted admitió la derrota pero permitir que la espada de mi contrincante caiga en mi cabeza, la misma que yo había puesto a volar, era algo inverosímil, ahora la pregunta era: ¿Acaso perdí?

 

– ¿John, te has hecho daño en la cabeza?

– Creo que no hay problemas, mejor decidamos cual es el resultado de la lucha

 

Esa fue la respuesta dada por Karen ante la pregunta de Ted, a lo que él respondió con una cara triste

 

– Sí, bueno es cierto que perdió el conocimiento pero antes de que pase eso yo había admitido la derrota. Si seguimos la regla, diría que yo perdí.

 

Ted es un hombre noble pero la respuesta no me satisface, este era el orgullo de un hombre que sobrevivió a la guerra. Perdí el conocimiento, si esto fuera un campo de batalla ya estaría muerto. Esto sucedió por mi descuido, esta era mi derrota.

Ted hasta el final no cometió ningún error y pudo seguir luchando, lo subestimé, cometí un error y perdí el conocimiento. Como espadachín no me lo puedo perdonar, no me merezco esta victoria. Le dije a Ted al respecto, a la que dijo: “eres terco como un crio” y se rio. Pero no quería recibir la victoria al igual que Ted tampoco lo quería, todo recaía a manos del juez Coe.

 

– ¿Acaso esto no se puede contar como un empate? Ted perdió, John también perdió, ambos están en la misma condición ¿eso no les conviene?

 

(NT. Empate, la casa gane, ahora sus almas me pertenecen)

(NE: Y sus lolis me pertenecen a mí.)

 

Al oír sus palabras Ted y yo nos miramos, eso nos pareció una buena idea. Ted no quería admitir la victoria, siendo el jefe de los chicos su personalidad no le permitía, al igual que conmigo que tampoco lo podía aceptar por mis propias razones esta decisión nos convenía a los dos.

 

– No es una mala opción ¿no te parece, Ted?

– Tengo que estar agradecido. Sin embargo, tenía que perder.

 

Como resultado nuestra lucha terminó en un empate, luego se rascó la cabeza y dijo.

 

– Yo quería preguntarte… Hay algo que quiero preguntarte… De hecho quería que los chicos vieran que tan fuerte eres, quiero que les enseñes. Los adultos siempre están ocupados y no nos pueden enseñar a luchar, ¿verdad? El único que nos enseña es Allen-san pero como sabes eso es cada cierto tiempo, enséñanos en su lugar mientras Phil se hace cargo de las armas. Podrías pedir ese permiso a Allen-san, por favor.

 

Esa oferta literalmente me hizo caer de sorpresa.

 

(NE: No se porque pero recién de se ocurrio de que Ted ese demasiado perfecto… ¿Tal ves desde un principio tambien era un reencarnado?)

 

Anterior Indice Siguiente

 

  • Pingback: Hiraheishi Capítulo 11: El rincón de los niños – Es-Updates()

  • Prox-Sensee

    Gracias por el cap esclavo, le pago con el alma de una loli 😀 (es mejor que el alma de un tipo de 25 años, son mas jugosas) devorela sin remordimiento, tengo muchas en el sotano y el freezer >:D
    https://uploads.disquscdn.com/images/d5658b0bc5554eef4dfb89bde0f086b1c7a25a61fa2efb189b7faf046746d2c4.jpg

    • Alphar

      MMMMMMmmmmm…. ¡Que RIKO!(?

  • ALEXIS A.C.

    lamento decirte que mi alma se encuentra en un largo proceso para ver cual de todas la entidades espirituales , sobrenaturales y fuera de este mundo se quedara con ella asi que….a la fila!!

    • Alphar

      ¡¿Y LA LOLI?!

      • ALEXIS A.C.

        La onu me tiene, repito la ONU ME TIENE !

        • Alphar

          ¡AQUÍ LOLICON 1¡ ¡LLAMANDO A LOS DEMÁS LOLICONES PARA LA MISION DE RESCATRE DE PRINCESS 0! (?

  • KinSatsujin

    Gracias por le nuevo capitulo.

  • Karma

    Gracias por el cap (alma, que es eso, ¿es delicioso?)

  • Bryan Ssc
    • Alphar

      ¿Boss que tienes contra las lolis? (y ¿es que no posees otro meme?)

      • Genocida

        Como que ciertos esclav… digo personas recibirán unos buenos latigaz…quiero decir reprimenda sip eso es
        Pd: Bryan se amable😈😈😈😈

  • Jose Torres

    Ohh pero así no se puede apostar jejeje ya sabían el final… no es como las novelas de suspenso que las peleas las mochan a mitad de capítulo

  • santiago de vargas

    gracias por la traduccion

  • Juan Manuel

    Gracias.

  • Otakueagle01

    Muchas gracias por la traducción. Saludos

  • cerch4

    es un poco tonto que compare a niños de 7-10 años como si fueran luchadores profesionales

  • Juli Freixi

    Es Watson, sin la t!
    Pd. Muchisimas gracias!

  • bladimir

    Gracias por el capitulo

  • Ecle-chan

    Este, Ted tiene la pinta de ser todo un heroe… y ¿en serio? perder por la espada que él mismo quitó etoo….
    https://uploads.disquscdn.com/images/d1324a6d378700c6b8c50f4cc0fdfd774a23bbc1aa9d325057a8a3ca7eb19a7d.gif