Terror Infinity V4 C3-1

Terror Infinity

Vol. 4: Capítulo 3-1.

La nitidez del cuchillo era inigualable. Se deslizó por la pared todo el trayecto mientras caían. Cuando llegaron a la sexta planta, el cuchillo finalmente detuvo su vibración. Pero la inercia todavía les hizo seguir hacia abajo. El brazo de Zheng absorbió la fuerza que se generó por el repentino cambio de la velocidad.

Incluso con su brazo mutado no era suficiente para mantener esta fuerza. Sentía todo el dolor del brazo que venía de sus músculos y huesos separándose. Era como si todo su brazo estuviese siendo arrancado. Pero el estar en el modo desbloqueado le permitió suprimir las señales de dolor al instante.

“¡Ah!”

Zheng sacó el cuchillo, lo sacudió e inmediatamente lo clavó de nuevo en la pared. Entonces él y Lan continuaron cayendo mientras que el cuchillo recuperó su vibración…

Cuando llegaron a la segunda planta, la vibración se detuvo de nuevo. Zheng sacó el cuchillo y saltó. Su aterrizaje generó dos grietas en el suelo de hormigón. Luego corrió hacia el auto que usó para llegar allí.

Numerosos fantasmas se acercaban por todos lados. Zheng los pulverizó con el arma mientras corría. Su brazo derecho había vuelto a la normalidad, pero estaba rojo e hinchado, y una gran cantidad de sus vasos sanguíneos estaban rotos.

“¡Lan! ¿Puedes conducir? ¿Pueden tus brazos y piernas moverse?” Gritó Zheng cuando tuvo la oportunidad.

Lan también gritó en respuesta. “Probablemente, pero no tengo energías para pisar el acelerador.”

“¡Bien! ¡Te voy a dejar la conducción a ti!”

Zheng llegó al auto y vació su arma. Llevó a Lan al interior y luego se quitó el chaleco a prueba de balas a la vez. Pisó el acelerador y gritó. “¡De prisa! ¡Toma el control del volante!”

Lan inmediatamente tomo el volante con las dos manos. El auto comenzó a avanzar a lo largo de la calle. Estaba sentada en el regazo de Zheng como una niña pequeña. Antes de que tuviera la oportunidad de pensar en algo extraño, Zheng empezó a temblar violentamente. Estaba temblando a causa de un dolor extremo, el dolor que venia después de desbloquear la limitación.

Un minuto más tarde, Zheng comenzó a calmar el dolor. Exhaló y dijo. “Tuvimos suerte. Escapamos antes de que terminara mi estado desbloqueado. Lan, ¿cómo fue que de repente llegaste al Hotel Sunlight?”

Lan se movió un poco con malestar. “No lo sé. Yo estaba durmiendo y de repente una puerta grande apareció en mi sueño. La abrí y luego entre. Cuando desperté, ya estaba en esa habitación.” Ella comenzó a llorar mientras decía esto.

“… Lo siento. Casi te mataste al volver allí…”

Zheng sonrió con ternura. Cuando estaba a punto de consolarla, su expresión cambió. Se dio la vuelta y vio a una multitud de fantasmas siguiéndoles detrás del auto. Estaban avanzando más rápido de lo que el auto lo hacía.

“¿Qué ocurre? ¿Qué hay detrás?” Lan sintió que Zheng volvió su cuerpo, entonces, preguntó.

Zheng de inmediato sacó un cargador del anillo y lo puso en su arma. “Céntrate en conducir. Sólo tenemos que volver al parque. Jie y los otros están esperando allí. ¡Vamos a tener suficiente poder de fuego para matar a todos estos fantasmas!”

Los fantasmas en la parte delantera se estaban acercando cada vez más al auto. Al mismo tiempo, el parque también apareció a la vista. Zheng dijo. “¡No pares! Conduce a la vereda peatonal. Abrirán fuego cuando vean a estos fantasmas. Luego, nos detendremos.”

Eran casi las 22:00, sin embargo, no había nadie en el parque, ni siquiera las patrullas. Zheng también se acaba de dar cuenta de que no hubo otros vehículos en todo el camino mientras estaban conduciendo. ¿Todo el mundo desapareció cuando los fantasmas atacaron?

Mientras pensaba, disparos llegaron del otro lado del parque. Cuando agarró a Lan para salir del auto, vio que Jie estaba de pie allí con una ametralladora pesada.

Jie parecía excitado mientras le disparaba a los fantasmas. Tengyi también parecía excitado mientras él sostenía la cinta de munición para la ametralladora.

“Mierda, esto se siente tan bien. Estábamos asustados por estos fantasmas todo el tiempo y, ¡es tan satisfactorio matarlos!” Jie grito mientras miraba a esos fantasmas.

Los fantasmas no podían acercarse a ellos en virtud de este poder de fuego. También volvieron a su velocidad normal de rastreo una vez que Zheng se bajó del auto. Cuando la ametralladora se quedó sin municiones, sólo quedaban un centenar de fantasmas.

Zheng y los demás terminaron a estos cien fantasmas con facilidad. Luego dejaron escapar un suspiro de alivio. A pesar de que tenían una ametralladora, la cantidad de fantasmas todavía se veía horrible. Si no fuera porque tienen las balas mágicas ellos no tendrían suficiente para darles a cada fantasma.

“Wow ustedes, ¿de dónde atrajeron a tantos de ellos?” Jie dejó escapar un suspiro de alivio y les preguntó.

Zheng y Lan forzaron una sonrisa, pero antes de que llegaran a responder, el área delante de ellos se iluminó. Una serie de shoji apareció y un hombre y una mujer estaban discutiendo detrás del shoji.

 

Traductor Tordmund Icestorm

Editor Lykanos

 

AnteriorÍndiceSiguiente

Índice