Hiraheishi wa Kako wo Yumemiru – Prólogo

“Ah, ahora se salvará el mundo.”

Así pensé. Nuestros héroes derrotarán al Señor Demonio… En mi pecho la punta de una lanza de plata sobresalía.

 

– ¿Ehh…?

Sorprendido, solo pude articular ello.

¿Ehh? ¿Qué paso?

Tenía que decir algo más inteligente en un momento así, Dios debería darme apoyo en estos momentos y permitir decir algo más sustancial. Pero, entiendo, nada se puede hacer. Qué decepción. Podía sentir una frustración simplemente insoportable. La guerra con los monstruos se prolongó durante tantos años, muchos de mis amigos han perdido la vida. Mi mejor amigo, mi amante.

Pero un día, en nuestro país, llegaron los héroes, un arma legendaria. En ese momento pensé que era una especie de cuento de hadas pensé que los tiempos venideros eran increíblemente brillantes, estaba muy feliz. La creencia de que vamos a ganar, comenzó a hacerse más fuerte en mi corazón. El héroe, el santo, el gran mago, el maestro espiritista.

¿Más bien no serían como algún personaje de algún sueño infantil?

Así pensé, pero la realidad es cruel. Ellos están aquí pero de igual modo los soldados mueren. Merlot o Hiltis o Kelkeyr regresaran, ellos no volverán. Pero sobreviví y fui capaz de llegar al final. Seguí adelante impulsado por un sentimiento de venganza, continúe caminando hacia adelante mientras vomitaba sangre y entonces lo vi.

El héroe de la espada sagrada ha alcanzado el objetivo de toda la humanidad, era el momento decisivo. Todo estaba iluminado, el héroe, su espada, incluso el aire que los rodea y pensé.

“Ah, ahora se salvará el mundo.”

Simplemente no puedo creerlo.

“¿Cómo podía el enemigo matarme en un momento como este?”

Soy un soldado de los países de la coalición que luchan contra el señor de los demonios, John Serias, así es como morí.

Jajá. Ni siquiera puedo reír.

 

♦ ♦ ♦

 

Se sintió como un largo sueño. Todo era oscuro, el mundo está sumido en la oscuridad, la gente moría y los demonios se daban un festín. Era un sueño triste, pero, tan pronto como abría los ojos, sabía que no era un sueño. Todo era real, todo era verdad. Sería deseable considerar que todo esto es un sueño, preferiría considerar estos recuerdos como un triste sueño en comparación con que todo fuera real.

Lo recuerdo perfectamente, el momento en que mi cuerpo dejó de vivir. Soy el último de mis amigos, viví luchando y perdiendo amigos. Hay muchas personas que dieron su vida defendiéndome, y, aunque débil, luché como si buscara la muerte.

Sí, y así fue. En realidad, era. He seguido a los héroes legendarios mientras entraban al castillo del señor demonio, fui testigo de cómo los personajes luchaban y morí por alguno de sus subordinados. Ahora no entiendo lo que veo.

¿Por qué estoy en mi casa, que fue destruida por el ejército del Señor Demonio, y por qué está intacta?

 

IndiceSiguiente

Índice