Terror Infinity V3 C5-2

A A A

Terror Infinity

Vol 3: Capítulo 5-2.

Los diez hablaron de sus planes después del almuerzo. Aparte de encontrar una manera de eliminar al Ju-on con los templos, también era importante mantener un ojo en la red policial. Zero también quería encontrar un lugar adecuado para francotiradores. Yanwei quería ir de compras y esos tres estudiantes se ofrecieron para protegerla.

La situación era totalmente inesperada para Zheng. Parecía que nadie tenía ninguna esperanza en los templos. Como si las armas y balas mágicas fueran suficientes para alejar a los fantasmas.

Zheng era el único consciente del horror. El Ju-on estaba mucho más allá de lo que podían imaginar. Sin embargo, la ignorancia era una dicha. Si se tratara de un Alien que estuviera de pie delante de ellos, probablemente sientan miedo. Sin embargo, estas personas sólo habían visto las películas y que no tenían los sentidos afilados que Zheng poseía. Para ser honesto, las balas mágicas no traían seguridad a sus vidas.

Zheng no pudo evitarlo, no podía simplemente arrastrar a todos a los templos. No era más su suposición después de todo.

A pesar de que no quería admitirlo… pero si fuera Xuan en su lugar, ¿Qué haría él en esta situación?

Zheng negó con la cabeza y sacudió esos pensamientos. El autobús había llegado a su tercer templo. Los cuatro ya habían visitado dos templos, y aparte de los numerosos visitantes que indicaban el estatus de los templos, los abades (sacerdotes) no sabían nada acerca de maldiciones. Recitaron algunas escrituras y dieron a los cuatro cenizas de incienso, pero no pudieron detectar las marcas en sus cuerpos.

Era la temporada turística en esta época del año. El tercer templo también estaba lleno de visitantes.

Zheng tomó una respiración profunda. “Vamos y espero que podamos encontrar lo que queremos aquí… ¿Son la 15:00 ya?”

Las otras tres personas suspiraron. A pesar de que ellos no tenían mucha esperanza desde el principio, el resultado seguía siendo decepcionante.

No importa qué, todavía tenían que continuar. A medida que se fusionaban en la multitud y lentamente subían la montaña, Zheng de repente se estremeció. Vio a un niño pálido desapareciendo entre la multitud. Una indescriptible sensación de frío barrió a través de ellos. Se sentía como si una mano agarrase su tobillo izquierdo.

El encanto en el bolsillo de Zheng se encendió inmediatamente. El fuego no lo quemo y en su lugar le dio una sensación de calor. Este calor bajo por su cuerpo hasta el tobillo izquierdo y la mano fría se retiró. No fue sino hasta ahora que Zheng se recupero del miedo. Su pierna izquierda se había vuelto insensible.

Los otros tres vieron que Zheng se detuvo por un momento y luego tropezó. Jie inmediatamente se acerco a él. “¿Qué ocurre? ¿Te torciste la pierna?”

Para su sorpresa, Zheng sacó la ametralladora y les dijo en un tono serio. “Me atacaron hace un momento. De prisa, ¡entremos en el templo! El encanto en el bolsillo se está quemando…”

Sin decir una palabra Jie y Tengyi cargaron a Zheng y corrieron hacia el templo. Tengyi era un hombre grande y la fuerza de Jie estaba sólo en segundo lugar a la de Zheng. Se abrieron paso entre la multitud y, finalmente, llegaron a la puerta principal (todavía fuera del templo real) antes de que el encanto se quemara.

Una vez dentro, Zheng consideró que se saco un peso de encima. Ese frío y el estrés desaparecieron. Detuvo a Jie y Tengyi, entonces se dirigieron hacia un lado del camino, lejos de la multitud.

Cuando estuvieron solos, Zheng se agachó y levantó la parte inferior de los pantalones. Había una huella de una mano gris en la pierna, el tamaño de la mano de un niño. También sacó el encanto de su bolsillo, ya se había convertido en cenizas, pero su camisa estaba intacta.

“Fue realmente un ataque.” Sonrió con amargura. “¿Todavía recuerdan a los dos fantasmas en La Maldición? Este fue probablemente el fantasma de ese niño. Él simplemente me agarró la pierna y no podía moverme ni un poco. Si el fantasma de los adultos también es así, o incluso más fuerte… entonces las balas mágicas no serán suficientes. Estamos muertos si consiguen agarrarnos.”

Jie y los otros dos se pusieron pálidos. Miraron las cenizas en silencio. Lan se tocó la frente y le preguntó. “Entonces, ¿Por qué te detuviste aquí? Démonos prisa y entremos en el templo.”

“¿No puedes sentirlo? Bien, yo soy el único que puede sentirlo. Una vez que llegamos más allá de la puerta, el frío y el estrés se habían ido. Parece que este templo es auténtico. Tal vez ellos tienen lo que estamos buscando. ¡También sospecho que el fantasma nos atacó porque no quería que viniéramos aquí!”

Jie lloró de emoción. “Eso es bueno, nunca pensé que en realidad podría encontrar algo útil. Jaja, vamos, ¡de prisa al templo!”

La razón por la que Zheng encontró un lugar para parar era realmente porque su pierna izquierda se había entumecido. Dado que los demás estaban muy contentos de llegar al templo, Jie y Tengyi tenían que llevar a Zheng.

La mayor diferencia entre este templo y los otros dos, es que había una sensación de vejez. Este templo se sentía como si hubiera sobrevivido muchos siglos. Tengyi observó las paredes y las puertas, entonces les dijo en voz baja. “Es de un estilo de la dinastía Tang, probablemente dada por monjes que visitaron Japón.”

Esto les dio una sensación de seguridad. Los monjes de la antigüedad eran probablemente más hábiles en el manejo de los fantasmas. A pesar de que la gente en los tiempos modernos piensa en ellos como supersticiones, pero ellos escogieron creer estas supersticiones, al menos mientras estaban en este mundo.

Los cuatro encontraron al abad de este templo. Desafortunadamente este abad era igual que los dos últimos. No podía detectar la marca del Ju-on en ellos y sólo recito algunas escrituras. Se sentían muy mal cuando el sol se ponía en el horizonte.

Zheng preguntó de repente. “Maestro, ¿El primer abad de este templo vino de la dinastía Tang?”

Tengyi tradujo las palabras para él. El viejo abad respondió. “Este templo fue construido por los residentes locales cuando el discípulo de Xuanzang visitó Japón. Se dijo que este monje falleció en el interior de la sala principal. El Buda en la sala principal fue modelado en la posición en la que él murió.”

“Entonces, maestro, ¿Dónde está su cuerpo? Y ¿Había algo extraño en la puerta principal en el exterior?”

El abad negó con la cabeza y luego continuó. “El cuerpo del monje fue quemado por Oda Nobunaga durante el período Sengoku. Nobunaga ordenó que la gente rociara sus cenizas en la puerta principal, así todos los que pasen van a caminar sobre él.”

Mientras que el abad suspiró, finalmente se dieron cuenta de lo que pasó. Las cenizas de los monjes podían contrarrestar el mal, pero esto también se llevo su última esperanza.

Los cuatro también suspiraron y cuando estaban a punto de salir, el abad les entrego unos trozos de papel amarillo.

“Estos son escrituras copiados a mano por ese monje. Dijo que volvería a la dinastía Tang, una vez que terminara la predicación en Japón. Por desgracia murió en esta montaña… Desde que el destino los ha traído aquí, ¿Por qué no toman estas escrituras? Tal vez puedan encontrar una manera de eliminar la maldición con ellas.”

La generosidad del Abad ganó su respeto. A pesar de que estas páginas eran viejas y estaban agrietadas en algunas esquinas, eran antigüedades de valor incalculable.

Cuando Zheng tomó las escrituras, sintió una sensación de calor en su cuerpo. Al mismo tiempo la marca en su cuerpo se desvaneció, casi no podía sentirla más. No se había sentido tan cómodo desde que entró en esta película.

“Definitivamente podemos sobrevivir, ¡sin duda!”

 

Traductor Tordmund Icestorm

Editor Lykanos  Nyx

 

AnterioríndiceSiguiente

 

 

  • PALHIME (ง ͠° ͟ل͜ ͡°)ง

    Mierda q difícilmente se salvan

  • Dantalian

    Esa ultima frase da una sensacion contraria :’v .