Slime Capitulo 156

Tensei Shitara Slime Datta Ken

 

 

Capítulo 156: Conferencia dentro del Laberinto

 

Nota: los capítulos 156 al 158 serán traducidos por BryanSSC.

El jefe de los Cuerpos Acorazados, Calgurio, avanzó con sus tropas con la mayor confianza.

Después de consultar con sus asesores, un escuadrón de tanques mágicos avanzó como vanguardia y cebo.

Incluso si el Dragón Tormenta Veldora aparecía, la flota de 100 naves, la Legión de Luchadores Aéreos lo manejaría fácilmente.

Esa fuerza era más que suficiente para arrinconar a todo el lado oeste.

Después de todo, 100 naves aseguraban completamente el dominio de cada uno de los magos a máxima capacidad.

Además, a pesar de que 300 naves cargaban a los Cuerpos Bestia, no tenían muchos magos ofensivos, ellos se especializaban en apoyo logístico, así que no era un problema.

Con ambos equipos atacando simultáneamente, los Cuerpos Acorazados de Calgurio lograrían un gran éxito y honor.

Así, Calgurio se rio de corazón ante la perspectiva de su poder aumentando en el Imperio.

Cuando el enemigo cayó por el cebo, la fuerza principal hizo su aparición audazmente y comenzó el ataque.

A pesar de que estaban en el límite de la nación militar Dwargon, sus movimientos no serían detectados.

Tampoco se garantizó que esta nación se pusiera en contacto con su nación aliada, el País de los Monstruos, Tempest.

En cualquier caso, ya era demasiado tarde.

Incluso si enviaban tropas ahora, estaban demasiado lejos, y por el tiempo que llevaba movilizarse, no serían capaces de hacerlo.

Incluso si estaban demasiado ocupados con sus experimentos y se replegaran, sería demasiado tarde. (BryanSSC: el traductor tuvo problemas aquí, solo lo traduje directamente)

Además, incluso si estuvieran vigilando todas las rutas, se extenderían excesivamente, por lo que en realidad no serían un obstáculo.

Todo iba de acuerdo al plan, la victoria estaba en manos de Calgurio.

En ese punto, con la posibilidad de que la nación militar Dwargon tratara de ayudar al País de los Monstruos, Tempest, su neutralidad sería anulada.

Si eso sucediera, entonces los abrumaría y destruiría a ambas naciones.

Entonces, llegó un informe inesperado.

El escuadrón de vanguardia lo envió mientras el cebo reportaba eso, los monstruos de Tempest habían llegado.

Sus números no superaban los diez mil.

Su reporte verificó que era una de las fuerzas principales del enemigo.

¡Gané!

Calgurio se regodeaba.

El enemigo cayó fácilmente en la trampa.

Parecían ser mucho menos inteligentes de lo que él pensaba, y, al no suponer su ruta de invasión, dividieron sus fuerzas.

El reconocimiento había determinado que el País de los Monstruos, Tempest, había preparado entre 120 mil y 150 mil tropas.

Entre ellos, los que podrían considerarse unidades militares, no deberían ser ni siquiera 50 mil.

Por lo tanto, mientras el enemigo aquí rondaba los 10mil, su plan probablemente era cubrir todas las rutas y ganar tiempo.

Con una fuerza tan patética, olvídate del tiempo, incluso la vanguardia puede acabar con ellos fácilmente.

Como era de esperar de los salvajes, los monstruos que no pueden comprender la importancia de recolectar información, este era su máximo nivel de planificación.

Si Veldora no aparece, están destinados a la derrota.

Antes de que las fuerzas frontales lleguen a ser pisoteadas, Calgurio caería rápidamente sobre la base enemiga.

Calgurio ordenó detener las operaciones encubiertas y avanzó con su ejército hacia la capital de Tempest.

Aunque existe el asunto de que los enanos tomen acciones militares, se había decidido que eso no era un problema.

De hecho, Calgurio estaba inmerso imaginando los rostros de sus enemigos mientras se daban cuenta de su ejército.

Al final, sin ninguna señal de refuerzo de Dwargon, se dirigieron hacia el Laberinto en la ciudad satélite de Tempest.

Aquellas bestias probablemente se rindieron al ver el poder del Imperio, pensó Calgurio.

Eso era obvio, después de todo, el Imperio cuenta con un enorme ejército de 700 mil.

Además, a pesar de estar completamente armados, marcharon con una velocidad sin precedentes.

Este ejército moderno era una fuerza más allá de la imaginación de los enanos con su tecnología y armas.

Magia y ciencia.

Con su fusión, basada en un nuevo sistema de vanguardia, nació el cuerpo más fuerte.

En el País de los Monstruos Tempest, en la ubicación de la ciudad Laberinto no había nada excepto una estructura.

Esa era en realidad la entrada del Laberinto, y además de una escalera en sus profundidades, no había nada más en los alrededores.

Esta escena era diferente de lo que se reportó inicialmente, y al parecer, los comerciantes y aventureros en el lado oeste huyeron con la aproximación del Imperio.

Si ese fuera el caso, en lugar de dejar que el enemigo los use, era más probable que las bestias hayan borrado a todos.

Probablemente temían la posibilidad del saqueo.

Esto en realidad era claramente una estrategia para evitar que el enemigo obtuviera comida.

(¡Inteligente!)

Escupió Calgurio.

Para los soldados que recibieron la cirugía mejorada del “Otro mundo”, ciencia y magia, es posible trabajar óptimamente sin comida ni agua por una semana.

Los paquetes de comida hechos con el balance energético en mente, fueron hechos para proveer a cada unidad con energía para un simple día.

Cada unidad, cargaba un pequeño paquete de almacenamiento, eso proveía 10 de esos paquetes de comida.

Considerando tales medidas tomadas antes de llegar, no hubo pérdida de rendimiento en el Cuerpo Acorazado, incluso si no podían recolectar comida de este pueblo.

La ingesta de alimentos fue optimizada al hacer los paquetes de comida lo suficientemente pequeños y fáciles de usar.

El problema del agua potable fue fácilmente resuelto al drenar agua de la magia.

Esperar que el suministro fuera la debilidad de este gran ejército era simplemente demasiado ingenuo.

(¡Ha! ¡Señor Demonio o no, y pensar que solo serían capaces de pensar tan superficialmente!)

Ridiculizando los planes de su enemigo, Calgurio estaba seguro que esta sería su victoria.

Primero pondría un punto de apoyo en la ciudad satélite de Tempest.

Construyendo una base ahí, subyugaría el lado oeste con un suave flujo.

Si no se apresuraba, los Cuerpos de Bestias avanzarían del norte, lo que disminuiría la escala de este logro.

Si Veldora llegara, sería necesario detenerlo, pero el Dragón Tormenta no había hecho ninguna señal de mostrarse.

Hablando de eso…

Mientras Calgurio estaba descansando en una tienda en los cuarteles provisionales, se sorprendió de no recibir ningún reporte de la vanguardia.

Después de la primera vez, no hubo más comunicación.

Según el mago de comunicaciones, la concentración mágica en el Gran Bosque Jura aparentemente había interferido con las ondas de comunicación mágica.

Como este es el dominio de un Señor Demonio, eso era más que esperado.

Las tropas remanentes del enemigo podrían haber regresado y la pelea ya habría estallado.

(Incluso así, juzgando por las primeras tropas que encontramos, los refuerzos también deben ser forraje)

No había necesidad de preocuparse sobre la vanguardia, así que Calgurio dejó de pensar en ello.

Por si acaso, ordenó un reconocimiento para investigar el asunto y abandonó la idea.

El asunto ahora era: si avanzar a la capital o al laberinto.

Normalmente, se daría prioridad a la capital.

Estaba cerca, así que primer era derrotar al Señor Demonio y después, vencer al laberinto.

Incluso si Veldora apareciera, simplemente llamarían a la flota de naves.

Aunque la comunicación era imposible por ahora, podrían fácilmente enviarles señales usando balas mágicas.

A diferencia de la tierra, la velocidad aérea era tan alta que el tiempo de espera sería insignificante, así que no había necesidad de temer al supuestamente debilitado Dragón Tormenta.

El mago reportó que, la capital del País de los Monstruos Tempest tenía una barrera defensiva instalada a su alrededor.

Incluso usando el Dispositivo de Cancelación Mágica para romper la barrera, volvería a regenerarse, así que no había punto.

Parecía ser bastante fuerte. En lugar de romperla, sería más fácil destruirla desde el interior.

A pesar de que el Dispositivo de Cancelación Mágica era excelente contra la magia ofensiva, era bastante débil ante las barreras.

Siendo ese el caso, ahora sería el momento en que el remodelado Cuerpo Acorazado tomara el centro del escenario.

El reconocimiento informó que las tropas de monstruos estaban estacionadas justo en frente de la capital.

Eran la fuerza principal de 20 mil Altos Orcos.

No hay problema en absoluto.

Calgurio y sus consejeros nunca dudaron de su victoria.

Después de todo, tenían a un gran ejército de 700 mil hombres.

La victoria usualmente sería asegurada con 3 veces la fuerza del oponente, con más de 30 veces, no tenían ninguna duda en absoluto.

“¿No podemos solo atacar a ambos lugres al mismo tiempo?”

Los consejeros que expresaron sus opiniones eran nobles del Imperio.

No había objeciones.

No había necesidad de disentir inútilmente y crear ansiedad, ya que no había prisa.

Por el contrario, Calgurio estaba igualmente interesado en los tesoros que se encontraban dentro del laberinto.

Al final, envió a 200mil tropas a capturar la Capital, y él junto a 350mil fueron hacia el Laberinto.

De todos modos, era una estrategia simple para abrumar al laberinto con la inmensidad de los números.

No hubo objeciones, realmente no había duda de que estaban más interesados en el beneficio a corto plazo en lugar de capturar la capital, pero…

Al estar seguro de la victoria, Calgurio y compañía pusieron su plan en acción sin darse cuenta de su codicia.

Por lo tanto, en el País de los Monstruos Tempest, 200 mil tropas avanzarían hacía la capital, y 350 mil se enfocarían en capturar el Laberinto.

Y entonces… (BryanSSC: ¡Está mierda se prendió! 😀)

Esas estúpidas almas que descenderían por las escaleras, nunca más volverían a subirlas.

Con la convicción absoluta de estar llenándose los bolsillos hasta arriba con los tesoros del Laberinto, avanzaron.

El Laberinto les concedió el paso a todos.

Pero, el Modo Seguro ahora estaba apagado, habría un infierno nunca antes visto cayendo sobre sus visitantes.

(BryanSSC: ¿Había un Modo Seguro? xD)

——————————————————

Una de las habitaciones más profundas del Laberinto.

Un lugar donde había una reunión secreta, una que ni si siquiera Rimuru conocía. (BryanSSC: Santa madre… ahora si se armó…)

Por primera vez, debido al Maestro del Laberinto, Ramiris el re-modelador de emergencia, los más poderosos habitantes del Laberinto se reunieron.

La razón: una reunión sobre la aniquilación de los tontos que se atrevieron a invadir el laberinto.

Pero en realidad, el propósito de la reunión era de una naturaleza muy diferente.

Los reunidos eran aquellos llamados los 10 Señores del Laberinto.

El ayudante de Ramiris, conserje del Laberinto, maestro de la mazmorra, Beretta.

4 grupos de Señores.

Guardián del piso 90, Kumara-Nueve-Cabezas.

Guardián del piso 80, Emperador Insecto Kaiser Zegion.

Jefe de piso 79, Reina Insecto Apito.

Guardián del piso 70, Rey Fantasma, Rey Inmortal Adalman.

Vanguardia del piso 70, Caballero Fantasma, Paladín de la Muerte Albert.

Y finalmente.

Los guardianes alternos del piso 50, Gozurl y Mezurl.

Ambos estaban participando por alguna razón.

Al darse cuenta de la fuerza de sus compañeros Señores, se sentía como si estuvieran encogiéndose.

Ellos, que pensaban que podrían ganar contra cualquiera, ahora enfrentaban la realidad, mientras reconocían la clara diferencia de nivel.

En cuanto a Beretta, aunque solo fue asignado a las tareas, dijo –Después, el Maestro de las Runas Gadra se convertirá en uno de los 10 Señores – pero…

De todos modos, aquellos que estaban sentados eran los 10 Señores del Laberinto.

Conociendo la irresponsabilidad de Ramiris, ese nombre no le pega.

Normalmente, no se reunirían aquí si no fuera una situación de emergencia, Ramiris invocó su autoridad, y como un resultado, por primera vez, todo el equipo se había reunido.

Bueno, Veldora estaba sentado tranquilamente en el asiento del medio, pero, los otros Señores estaban reunidos por una única razón.

Entre Beretta y el Dragón Tormenta, Veldora era el más fuerte.

Esta rivalidad se incendió con más fuerza cuando el Señor Demonio Rimuru elogió personalmente al Alderman y le concedió un rango más alto.

Cada uno de ellos quería demostrar ser el más útil.

Con los pisos inferiores teniendo poca acción, los Lords fueron los más afectados.

Así que hubo un contragolpe.

Particularmente las dos hembras, Apito y Kumara, tenían una relación peligrosa.

Zegion estaba tranquilo y Alderman ardía con ambición.

Sin embargo, ellos no se odian verdaderamente, a pesar de sus venenosas auras.

Y al final, a pesar de que todos buscaban probarse a sí mismos, no iba a sabotear los esfuerzos de los demás.

Estas personas se reunieron por primera vez, pero estaban sorprendentemente tranquilos.

Frente a la invasión del Imperio, su hostilidad hacia el enemigo tomó precedencia sobre su rivalidad.

“¡Señores, han hecho bien al reunirse! ¡Hoy, este Laberinto enfrenta su más grande crisis desde su gran apertura! ¡Con eso, déjenme escuchar sus pensamientos!”

Las palabras de mi Ramiris señalaron el inicio de la reunión.

“¿Ara? ¿Eso no es obvio-?”

“- una masacre por supuesto”

Interrumpiendo a Kumara, Apito continuó.

“Esta vez ¿Puedes enviar la acción a mi piso? Estos días Apito ha sido feliz tonteando alrededor con el Caballero Santo ¿Cierto?”

“¡¿Qué?! ¡Ese debilucho, más de eso y moriré de aburrimiento!”

Mientras se miraban la una a la otra, una tensión diferente llenó la habitación.

“¡Kuhahahahahaha! Vamos a detener las disputas y tomarlo con calma. ¡Esta vez, todos tendrán la oportunidad de luchar! Primero, pensé que cualquiera que pueda pasar del piso 60 sería un digno enemigo, pero… era molesto así que me detuve”

“¡Sí, es correcto! Justo como Shishou dijo, esperar a que crucen los 50 pisos de verdad es un dolor ¿-ne? Normalmente estaría bien, pero con sus números, parece que tomará un tiempo. Así que diles que, enviaremos a 10 mil de ellos en cada piso desde el comienzo. Si tienes suerte, alguien fuerte podría aparecer ¿Sabes?”

Con esas palabras, de Veldora y Ramiris, los demás mostraron un brillo en sus ojos.

“¿Quieres decir… que todos tienen la oportunidad?”

Preguntó Alderman.

“¡Exactamente!”

Ramiris asintió exageradamente y continuó con la explicación.

Cada uno de los Lords recibirá 10 mil tropas al a vez.

Los pisos 61 al 70, 71 al 80 y 81 al 90 se llenarían con 100 mil soldados.

Y los restantes serían enviados a los pisos 51 al 60.

Había alrededor de 350 mil tropas dirigiéndose al Laberinto, así que serían distribuidos de esta manera.

“Y entonces, Gozurl, Mezurl estarán en espera en el piso 30 para devorar a los que puedan huir hasta ese punto ¿Okay? ¡E incluso si ustedes mueren, siempre pueden revivir, así que trabajen duro –ne!”

Ramiris concluyó.

Con eso, los Señores estaban súper motivados.

“Entonces ¿Rimuru-sama sabe sobre esto?”

Zegion rompió su silencio y habló.

Y Apito se sorprendió.

El Emperador Insecto Kaiser Zegion era un hombre silencioso, en realidad él nunca tuvo mucho de qué hablar.

Parece que estuvo recibiendo entrenamiento de combate de Veldora por un tiempo, y recientemente parecía que estaba cerca de igualarlo.

Veldora era sin duda alguna muy fuerte, y aparte de su lealtad al Señor Demonio Rimuru, era un hombre que solo se preocupaba por la fuerza.

“¡Ehehe, estamos manteniéndolo en secreto! ¡Así que vamos a sorprender a todos –ne!”

Ramiris dijo con una inocente sonrisa.

Pero en realidad, junto con Veldora, los dos estaban incubando un complot tortuoso – principalmente para sorprender a Rimuru.

Siempre fue así, y los que estaban involucrados sufrieron.

“Oi, oi, Rimuru-sama no se enojará después ¿Cierto?”

Albert preguntó, preocupado.

“¡No hay problema!”

Veldora y Ramiris le aseguraron.

Viendo a Berertta desviar su mirada, Albert se rindió.

Bueno, probablemente no era un problema demasiado grande, él pensó.

Solo necesito derrotar al enemigo.

En teoría, un enemigo golpeado es más fácil de derrotar, pero podemos revivir.

No había necesidad para esperar que se cansaran peleando con monstruos más débiles en los otros pisos.

“Muy bien, estoy de acuerdo con el hecho de que simplemente tenemos que ganar”

Zegion asintió, y el asunto quedó resuelto.

Ramiris y Veldora se miraron con una sonrisa maligna, y los demás pretendieron no notarlo.

Después de todo, era la primera batalla real con todas sus fuerzas.

En cualquier caso, en realidad, ninguno de ellos iba a dejar pasar esta oportunidad.

Para liberar el verdadero horror del Laberinto sobre sus invasores, los 10 Señores regresaron a sus respectivos pisos.

Y así, estos habitantes del infierno esperaban pacientemente por sus invitados.

Trad. BryanSSC

Edit. Minra

Anterior – Índice – Siguiente