Arslan 1.2.3

Arslan Tomo 1 La Capital Ardiendo: Capitulo 2 – Monte Bashur III

 

 

Durante algún tiempo después de que el príncipe se hubiera arrastrado a la cama en la habitación contigua, Dariun y Narses continuaron su conversación en voz baja. Fue en este punto que Dariun confió a su amigo las órdenes peculiares de su tío Vahriz.

“Que Su Majestad pueda adorar a la Reina Tahmineh hasta tal punto, y sin embargo mantenerse tan extrañamente distanciada de Su Alteza Arslan – realmente no puedo entenderlo”

 

-“La reina consorte, eh…”

-murmuró Narses, cruzando los brazos-.

 

“A mí me fue posible ver a la reina Tahmineh unas cuantas veces cuando era un niño. Su belleza no era verdaderamente de este mundo. Pero en todo caso, antes de que ella se convirtiera en la consorte del Príncipe Kayumars, parece que ella era la intención de su framatar

 

-“¿Un lord que roba la esposa de su vasallo? Tal es la semilla de la agitación nacional. ¿Y  que le pasó a este miserable framatar?

 

-“Al parecer, se suicidó. Lamentablemente, pero supongo que no hay garantía de que las cosas hubieran resultado mejores si hubiera vivido.”

 

Los dos se volvieron al vino y se quedaron en silencio, cada uno recordando la historia de los acontecimientos que habían precedido al nacimiento de Arslan.

 

En el año 301 de Pars y el trigésimo año de su reinado, Shah Gotarzes II, Gran Protector de la Gran Ruta Continental, falleció. El rey a sus 61 años de vida, sus dos hijos Osroes de 26 años y Andragoras de 25 años. Antes de su fallecimiento, el rey ya había instaurado formalmente a Osroes como príncipe heredero, y como hermano menor Andragoras estaba en pleno apoyo de la adhesión de su hermano mayor, Osroes sucedió al trono sin incidentes.

El nuevo rey instaló a su hermano menor como Eran, entregandole el comando del ejército entero a él. Durante dos años los hermanos cooperaron exitosamente en el mantenimiento de los legados de su ilustre padre, pero no pasó mucho tiempo antes de que el desastre llegara a llamar.

En el año 303 de Pars, la discordia civil surgió en el sureste del Principado de Badakhshan, que hasta entonces se había aliado con Pars. Esta nación había estado siempre situada entre Pars y Sindhura, y como tal estaba a veces en mejores términos con la primera, y a veces en mejores términos con ésta, pero desde la adhesión de Gotarzes II habían mantenido una alianza con Pars. A pesar de esto, en la muerte de Gotarzes II, la facción de Sindhuran menguante en la corte de Badakhshan comenzó a retorcerse de nuevo a la vida.

 

“-El Reino de Pars debe su estabilidad enteramente al rey Gotarzes. Sin ese gran rey, Pars ya no se debe confiar. Debemos hacer un tratado con el Reino de Sindhura para asegurar la paz a nuestra nación “.

 

A medida que esas voces adquirieron influencia, el Principado de Badakhshan expulsó al embajador parsiano y estableció relaciones amistosas con el Reino de Sindhura.

Andragoras convirtió a Vahriz en su comandante adjunto y llevó a diez mil jinetes arrasando los territorios de Badakhshan. El príncipe Kayumars, el señor de Badakhshan, envió una llamada de socorro a Sindhura solicitando ayuda. Aunque Sindhura envió inmediatamente fuerzas de socorro, Andragoras ya había atravesado la totalidad de Badakhshan y destruido todos los puentes sobre el río que el ejército de Sindhuran necesitaba cruzar al país. Con el avance del ejército de Sindhuran así obstruido, Andragoras volvió sus propias fuerzas detrás alrededor y agarró la capital de Badakhshan, Helmandus. El príncipe Kayumars de Badakhshan se tiró de una de las torres de la ciudad y cada uno de los dos mil ministros y generales de la facción de Sindhuran que lo había tentado por este camino fueron asesinados por los parsianos conquistadores. Después de que Andragoras anunciara la anexión de Badakhshan a Pars, el ejército de Sindhuran se retiro y volvió a su país de orígen.

Hasta este punto, el Reino de Pars todavía no tenía ni idea ni presagio de la desgracia por venir.

Sin embargo, Andragoras había descubierto dentro de la capital una mujer soltera cuya existencia cambiaría irrevocablemente irremediablemente los destinos de los dos hermanos reales. Esa mujer era la joven consorte del príncipe Kayumars, Tahmineh.

Osroes dio la bienvenida con gusto a su hermano victorioso de vuelta a la capital Ecbatana. Para recompensar a su hermano, él tenía la intención de conferirle todo el territorio del antiguo Badakhshan junto con el título de Vice Regente.

Pero Andragoras sacudió la cabeza y respondió:

 

“-Hermano, no necesito tierras ni trono. Todo lo que pido es la consorte de Kayumars…”

 

Que hiciera la peticion estaba de acuerdo con las leyes de Pars. Todos los despojos de la guerra eran primero del rey, luego eran distribuidos entre sus soldados como le parecia conveniente.

 

-“¿Qué, más que tierra o posición, dices que sólo quieres una mujer soltera? ¡Qué indeseable! Muy bien, te daré esa mujer, junto con una nueva propiedad y joyas para adornarla.”

 

Después de que Andragoras dio las gracias y se despidió, la curiosidad de Osroes fue despertada inesperadamente por aquella mujer que había sacudido el corazón de su hermano. Cuando se trataba de la guerra y la caza y el banquete, Andragoras mostraba mucho entusiasmo, pero nunca antes los chismes lo vinculaban amorosamente con ninguna mujer.

Osroes llamó secretamente a la mansión donde Tahmineh estaba bajo arresto domiciliario, y allí la vio dar un paseo en el patio bajo la luz de la luna. Cuando salió de la mansión, decidió casarse con Tahmineh. Ni su posición de rey ni su posición de hermano mayor llevaban más peso que él.

Durante su tiempo como príncipe heredero, Osroes había tomado una esposa a los dieciocho años y al año siguiente había dado a luz un hijo. Después de eso, su esposa falleció de la enfermedad, y él nunca había nombrado oficialmente una reina, prefiriendo mantener el estilo de vida de un soltero. Pero ahora, quería poner fin a esos días. Al día siguiente, cuando Andragoras fue a visitar a Tahmineh, ya había sido trasladada a la corte por orden de su hermano.

Andragoras estaba furioso. Presionó a su hermano el rey, declarando

 

“-¡Esto no es lo que prometió!”

 

Pero Osroes recurrió a la excusa de que no había testigos ni acuerdo escrito y rechazó las protestas de su hermano. Al mismo tiempo, concedió a su hermano menor no sólo los territorios del ex Badakhshan y la posición de vice-regente, sino que también le otorgó 100.000 dinares y varias bellezas, pensando en aplacarlo de esta manera. Sin embargo, Andragoras se retiró a sus propios estados y desde entonces se negó a mostrar su rostro en la corte.

Osroes tenía la intención de casarse con Tahmineh por la fuerza, pero debido a las represalias de Vahriz y varios otros retentores importantes, no tuvo más remedio que renunciar a esa noción. No importaba cómo tratara de defenderse, lo cierto era que había roto su promesa a su hermano menor.

Así la relación entre los hermanos se agravó drásticamente, y la discordia se extendió por toda la corte. Si se comparaban, las simpatías de los cortesanos se debían en gran parte al valoroso guerrero Andragoras, más que al débil y enfermo Osroes. Naturalmente, los que se unieron al hermano menor incurrieron en el disgusto de Osroes y fueron expulsados ​​de la corte, exiliados a ciudades provinciales y regiones fronterizas. Vahriz, también, fue relegado a una fortaleza en la frontera occidental con Misr.

Andragoras estaba cada vez más inculto. Abandonando sus deberes como Eran, se encerró en su propia residencia y ahogó sus penas en bebida. Para el rey Osroes, esto sirvió como excusa perfecta. Despidió a su hermano menor de la posición de Eran, lo degradó a Marzban, y lo desplegó a la frontera oriental.

 

“-Si yo mantengo a Andragoras y Vahriz demasiado cerca, sin duda tramarán rebelión. La división de este y oeste por trescientos farsangs evitará que puedan discutir traición entre sí.”

 

Tales habían sido sus consideraciones, pero justo cuando las nuevas asignaciones debían anunciarse públicamente, Osroes se llegó al lecho del enfermo. Había llevado a Tahmineh a cazar cuando su montura se burló y lo arrojó, hiriéndole el hombro. Debido a esta herida, bajó con una fiebre alta.

Después de varios días de fiebre ininterrumpida, el estado físico del rey se deterioró rápidamente. Los arduos tratamientos de sus médicos eran ineficaces; Las oraciones de los sacerdotes fueron en vano. El rey descendió a un estado crítico.

Si un rey moría, debía tener un sucesor para ocupar su lugar. Por lo general, era el hijo mayor del rey que seguía la línea real, pero como el hijo de Osroes sólo tenía once años en este momento, las ceremonias que lo nombraron oficialmente príncipe heredero no habían sido hechas todavía. Osroes se había negado a hacerlo por el hermano menor Andragoras y sus partidarios. Después de todo, poderosos enemigos estaban a ambos lados de Pars, y si un simple muchacho de once años tomara el trono, sin duda despertaría las ambiciones de esas diversas naciones.

El decimonoveno día del quinto mes, una noche de verano sin nubes, llena de luz de luna y fragancia florida, Andragoras, hermano menor del rey, fue convocado al palacio real. Una hora más tarde, la noticia de la desaparición de Osroes y la adhesión de Andragoras fue anunciada oficialmente.

 

“-El rey Osroes escribió un testamento declarando que el príncipe iba a sucederle después de su muerte, con Andragoras sirviendo como regente. Pero Andragoras sofocó al rey en su cama de enfermo con una almohada y así se convirtió en rey.”

 

“-No, el rey Osroes sospechó de la relación entre su hermano menor y el consorte Tahmineh. Loco de celos, convocó a su hermano al palacio con intención asesina, sólo para que las mesas se volvieran contra él.”

 

Todo tipo de rumores se propagó, pero después de Andragoras se convirtió en Shah con el apoyo abrumador de los militares, la gente se cerró la boca. Poco después, un rincón del palacio se incendió accidentalmente y el hijo del anterior rey Osroes murió quemado. El chef del palacio que asumió la responsabilidad de encender el fuego fue ejecutado. Posteriormente, los recién reinados Andragoras nombraron a Vahriz Eran. El misterioso huésped de largo tiempo del palacio Tahmineh se casó con Andragoras al año siguiente, y aceptó el manto de reina. Después de otro año, el príncipe Arslan nació…

 

Y hasta este año, ni siquiera el más mínimo señal de conflicto había agitado el reinado de Andragoras.

 

 

 

Trad. Usume

 

 

Consorte: Se usa en aposición a reyreinapríncipe o princesa para indicar que comparte el título por matrimonio, pero no las atribuciones del mismo.

 

 

 

 

 

 

Anterior – Índice – Siguiente