Terror Infinity – V1 C5-1.

A A A

Terror Infinity

 Vol. 1: Capítulo 5-1.

 

‘¿Estoy muerto?’

Zheng estaba allí con los ojos fuera de foco. Recordaba el momento previo en el que ese monstruo salido de una pesadilla saltó hacia él. Esas enormes garras estaban justo delante de sus ojos. Sería cuestión de un instante, un instante para ser rasgado en pedazos.

‘Entonces… ¿estoy muerto?’

Zheng se quedó mirando a su alrededor en un deslumbramiento. Estaba de pie en una plataforma abierta con una gran esfera de luz en el centro. Iluminaba toda la plataforma como si fuera el sol. Más allá del borde de la plataforma había oscuridad. Una especie de oscuridad donde ni una pizca de luz podía ser vista. Con sólo mirarlo durante unos segundos le hizo sentir la cabeza mareada.

“¡Vivimos, mierda, eso estuvo cerca! Finalmente lo hemos logrado.”

La voz de Jie trajo la mente de Zheng de vuelta. Allí estaban él, Jie, Lan, Xiaoyi y una quinta persona. Una chica que salió de una de las habitaciones en el borde. Ella estaba llorando mientras corría hacia Jie. Este hombre mostró una especie de ternura que no pertenecía a su carácter. Corrió hacia la chica, la abrazó y comenzó a besarla.

“Si tienen alguna pregunta, simplemente pídanselo a Dios. Comuníquense con él con su mente.”

“Aparte de la creación de su propia persona, no intercambien nada. Esperen hasta mañana. Ah, claro, elijan una habitación, imagínense cómo desean que la habitación parezca.”

Se llevó a esa chica y corrió a su habitación antes de que nadie pudiera decir nada. Zheng y los demás se quedaron mirándose el uno al otro, y luego cayeron al suelo.

“Bueno, él es fuerte. Todavía puede correr y tener energía para algo de tiempo sexy.” Lan dijo mientras estaba tumbada en el suelo. “Estaba tan asustada, todavía no puedo mover las manos y las piernas. Y él está actuando como si nada.”

Nadie le respondió, se dio la vuelta para ver que los dos hombres tenían los ojos cerrados bajo la esfera de luz, con un bulto en su entrepierna. Probablemente estaban haciendo el diseño de sus mujeres.

“Dos malditos idiotas. ¡Los hombres son idiotas! Logramos vivir a través de eso y experimentamos tanto terror, sin embargo, lo primero que piensan al llegar acá es en cosas ecchi.”

Lan corrió hacia una habitación con ira y cerró la puerta con un bang. Eso despertó a los dos hombres de sus pensamientos. Se rieron de la vergüenza, cerraron sus ojos y continuaron.

Este es un sentimiento maravilloso, al momento en el que Zheng cerró los ojos bajo la esfera de luz, sintió como si se hubiese fusionado con la luz. Apareció una pantalla delante de él, que es similar a un programa de computadora. Había cuatro categorías de artículos, y seis estadísticas de mejoras, también le mostraron la cantidad de puntos y recompensas que tenía.

Las estadísticas de Zheng eran: La inteligencia 107, la capacidad mental 122, la vitalidad celular 97, la velocidad de reacción 131, la densidad muscular 112, la inmunización 103. Parecía que sólo su densidad muscular era un poco superior a la media por haber ido al gimnasio, los puntos extra de capacidad mental y la velocidad de reacción fueron las recompensas en la película.

Tenía 6502 puntos, 1000 de la misión básica, 5000 de la misión oculta, 2 puntos por matar a veinte zombis, y 500 de otra cosa.

“Crear una mujer. Crear una mujer…”

Zheng no tenía la intención de utilizar sus puntos aún. Reconocía la importancia de los mismos después de experimentar la vida y la muerte. A pesar que tenía un buen montón de puntos, quería consultar con Jie primero. Sólo hay una cosa en su mente.

‘Lori, ¿la puedo crear a ella?’

Dios parecía reconocer los pensamientos de Zheng. Abrió la categoría de entretenimiento, a continuación, dijo la voz rígida. “La primera creación humanoide es libre. Las siguientes creaciones cuestan 500 puntos cada uno. Por favor, simular el tipo de ser, el sexo, la cara, altura, edad, color de piel, raza… en su mente.”

Zheng se hundió en sus recuerdos. Ese año, cuando todavía era un adolescente, cuando él tenía sentimientos secretos por ella. Su olor, su sonrisa, su voz, sus recuerdos estaban todavía tan vivos.

‘Por lo tanto, resultó que mi vida aburrida fue debido a la pérdida de ella. He estado cayendo en la oscuridad porque sus manos ya no estaban para sostenerme.’

“Siempre y cuando estés a mi lado, nunca voy a caer en la oscuridad…”

Lágrimas cayeron de sus ojos, que luego desaparecieron cuando llegaron al suelo.

Cuando abrió los ojos de nuevo, una chica de 15 años estaba de pie frente a él. Esta chica era la misma que la de sus recuerdos, Lori.

—–

Ellos crecieron juntos. A pesar de que se habían acostumbrado el uno al otro hasta el punto en que ni siquiera eran conscientes de la presencia de la otra persona; eran conscientes de la importancia del otro. Los niños que crecían en la ciudad urbana estaban en su mayoría solos. Las puertas a través de los apartamentos estaban generalmente cerradas. A veces ni siquiera sabían quiénes eran sus vecinos, incluso después de haber vivido allí durante algunos años.

Zheng siempre pensó que él era afortunado. Sus padres eran valientes y francos. Ellos invitaban a los vecinos a comer y, casualmente, sus vecinos eran el mismo tipo de personas. Este tipo de gente son poco frecuentes en las ciudades. Y lo más afortunado fue que conoció a esa chica un año menor que él.

Ella era como si hubiese sido bendecida por los dioses. Perfecta como un cristal puro. Era inteligente, de buen corazón, tenaz, le gustaba reír en voz alta, no tenía miedo de las dificultades.

Él pensó que siempre que ella estuviese allí, su corazón nunca se sentiría frío.

Pero ¿por qué la vida humana es tan frágil? Ella sólo tenía quince años cuando estaba acostada en una cama blanca. Los largos períodos de quimioterapia se llevaron su largo cabello. Esa cara pálida ya no estaba viva. Todo lo que quedaba era su sonrisa. Pero él sabía que la sonrisa estaba allí sólo para consolar a las personas cercanas a ella.

¿Qué es la vida? ¿Por qué esa hermosa sonrisa de repente se convirtió en cenizas? Eso no es lo que quería, él quería ver aquella gentil sonrisa, él quería verla rodando por encima de él, y hablándole en su oreja…

Remando a través de un mar de gente en un mundo de blanco y negro. Él seguía cayendo, descomponiéndose, una mujer tras otra, bares, el éxtasis, y tal vez más pronto o más tarde, la heroína.

“Mientras estés aquí. Yo no caeré…”

—–

Cuando Zheng se despertó, ya eran más de las once. Tomó el cigarrillo en la mesita de noche cuando tocó algo suave.

“Detente. Déjame dormir un poco más…”

La pantalla del computador, Resident Evil, la muerte, y Lori. Recuerdos volvían a él. De repente dio vuelta a la manta y allí estaba ella. Una niña de quince años, con rastros de lágrimas en su rostro, y sangre en las sábanas.

Zheng sólo podía recordar cuando estaba creando a un ser humano, recordó todo lo relacionado con ella. Y cuando vio su cara ya no pudo contener los años de sentimientos reprimidos.

Ahora él está mirando a ese rostro familiar. Había tantas cosas que quería decir. Y antes de que se diera cuenta, él ya estaba lleno de lágrimas.

La chica estaba sintiendo frío, alcanzó la manta de nuevo, pero no la podía coger. Ella abrió los ojos y vio a Zheng mirándola. Se sentía avergonzada y quitó la manta de la mano de Zheng. Entonces se puso a llorar.

“Estúpido Zheng, me hiciste sentir tanto dolor anoche y ahora me estás tomando el pelo. Y te hice el desayuno todo este mes. Dijiste que me darías un anillo cuando tuviera dieciocho y nos casaríamos después de los veintidós. Idiota, ni siquiera tengo dieciséis años todavía.”

Zheng se estremeció al oír esas palabras. Él la sostuvo con sus manos y le preguntó. “Tú… Lori, ¿tiene recuerdos? ¿Recordaste todo?”

Ella dejó de llorar y le preguntó con curiosidad. “¿Qué quieres decir si todavía tengo mis recuerdos? Y, Sr. Pervertido, por favor póngase su ropa, y luego vaya a mi casa a buscarme ese vestido verde. Arrancaste mis ropas la noche anterior. Gracias a dios mis padres están en el trabajo.”

Zheng se sorprendió. La actitud, el tono y las acciones de esta chica eran exactamente de la misma forma en que él recordaba. Entonces se dio cuenta de que esta habitación era la misma en la que vivió cuando era un adolescente. Incluso los detalles eran los mismos.

“Oh, dios mío, tus padres probablemente han escuchado nuestras voces anoche. Ahora pensarán que soy ese tipo de chica. Tú, idiota, pervertido… no sé cómo hacer frente a tu madre ahora.”

“Espera, ¿tal vez he estado soñando todo este tiempo? ¿Todo lo que pasó ayer? ¿Incluso cuando estabas enferma? Jaja. ¡Era todo un sueño!”

Zheng se aferró a ella y se rió en voz alta. Luego, después de un rato, empezó a llorar. Lori también dejó de luchar y se mantuvo con él.

‘Gracias a dios que todo era un sueño. Yo no quiero un futuro como ese…’

Luego hubo un golpe en la puerta. Lori se deslizó dentro de las mantas. “Tus padres están de vuelta, pervertido, ¿cómo voy a salir? No tengo ropa.”

Zheng de repente sintió frío. Podía reconocer a alguien llamando por su nombre, esa voz era de Jie. En otras palabras, él no estaba soñando, la Lori en sus brazos era sólo un ser que él había creado.

Forzó una sonrisa. “Lori, voy a echar un vistazo afuera y traer algo de ropa. Quédate aquí y no te muevas.”

Zheng suspiró, se puso su ropa y se fue a la plataforma.

Abrió la puerta y vio a Jie y los otros. Miró más allá de ellos y la esfera de luz todavía estaba en el centro.

“Dame unos momentos.”

Corrió hacia Dios. “Dime, Dios. ¿No es ella un ser que has creado? ¿Por qué tiene recuerdos? ¿Por qué es exactamente igual que ella? ¿Sabe ella de este lugar? ¿Qué está pasando?”

 

Traductor Tordmund Icestorm

Editor Lykanos 

 

Anterior – Índice Siguiente 

  • Jose Torres

    OMG una waifu personalizada jajajaj esto tiene de todo

  • Anónimo

    Esto se pone bueno

  • Daniel

    Jajaajaj c mamo el autor con eso de “bultos”